La apuesta de la 'bio' Asklepios por Donostia respalda a un sector emergente en Gipuzkoa

La apuesta de la 'bio' Asklepios por Donostia respalda a un sector emergente en Gipuzkoa

En el territorio se asientan ya centros tecnológicos y empresas privadas de primer orden. La firma americana ha elegido Miramon, sede de firmas consolidadas como Cidetec, que en septiembre presentará su planta de nanopartículas

FERNANDO SEGURA SAN SEBASTIÁN.

Asklepios se va a asentar en terreno abonado. La biofarmacéutica norteamericana ha decidido ubicarse en el parque tecnológico de Miramon porque en su entorno radican compañías y centros tecnológicos de primer orden en el mundo 'bio', un sector que despunta sin apenas hacer ruido. Sin embargo, para quienes saben del asunto, como esta firma de Carolina del Norte, esta labor callada no ha pasado desapercibida.

Asklepios Biopharmaceutical ha elegido Miramon tras sopesar otras localizaciones internacionales. La firma invertirá 7 millones de euros en la nueva sede. Su especialización es el desarrollo de terapias genéticas y vectores virales. Poco más se sabe de una iniciativa empresarial que fue desvelada a medias el pasado viernes por la consejera Arantxa Tapia, quien se limitó a indicar que San Sebastián iba a acoger en septiembre «una nueva inversión importante». Este periódico tiró del hilo y pudo saber que se trataba de Asklepios.

La inversión es positiva por sí misma, pero también porque sirve para poner en valor el trabajo que desde hace tiempo se desarrolla en Euskadi. No hay que olvidar que el Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación 2020 del Gobierno Vasco define tres prioridades de especialización inteligente: fabricación avanzada, energía y biociencia-salud.

Proyecto 'Nanopilot'

En este contexto hay que situar el desembarco de Asklepios, una firma que ha sabido apreciar el impulso que está experimentado en Gipuzkoa el sector 'bio'. Buena prueba de ello es la labor de Cidetec, ubicado también en Miramon. El centro tecnológico organizará los días 18 y 19 de septiembre un workshop sobre nanomedicina que reunirá a todas las entidades europeas implicadas en el proyecto Nanopilot y a expertos en la materia. En el marco de esa reunión se hará la primera presentación oficial del laboratorio Good Manufacturing Practices.

Cidetec ha logrado liderar este proyecto tras competir con dieciocho aspirantes internacionales. La UE finalmente eligió al centro donostiarra, integrado en IK4, para albergar en sus instalaciones la primera planta de Europa de producción de nanopartículas para la industria farmacéutica y su ensayo en seres humanos. Nanopilot cuenta con una financiación de 6,5 millones de euros de los que la mitad se destinarán a Cidetec y el resto se lo repartirán las empresas que van a probar sus nanofármacos en las instalaciones de Miramon.

En San Sebastián también se encuentran otros centros tecnológicos de referencia, como Biodonostia, CIC Biomagune, Vicomtech, Ceit y Tecnalia. Algunos de ellos dedicados exclusivamente a la biotecnología y otros, como en el caso de los dos últimos citados, con unidades dedicadas a este campo, dentro de un organigrama más extenso.

Además de estos centros, que cuentan con generosas aportaciones públicas, en el territorio trabajan compañías privadas de primera línea. Este es el caso de BBD BioPhenix, (grupo Bionatur), Vivebiotech, Reginna o Quimatryx, todas ellas en Miramon. En el otro extremo del territorio, en Arrasate, se encuentra la firma Microliquid, que ha creado un dispositivo para prevenir daños cerebrales sobrevenidos a personas que están en coma. El proyecto ha sido premiado en el MIT de Boston como una de las mejores quince ideas del mundo.

La Corporación Mondragón no se ha quedado atrás. El grupo cooperativo cuenta con Mondragón Healt, la división de salud y tecnología médica que le ha permitido asociarse con gigantes como Grifols, tercera compañía del mundo en la producción de medicamentos biológicos derivados del plasma. Grifols adquirió en 2014 el 50% del capital de Kiro Robotics, spin-off de la unidad estratégica Mondragón Health, mediante la suscripción de un aumento de capital social por valor de 21 millones de euros. Kiro Robotics está especializada en la automatización de maquinaria para el sector hospitalario. Desarrolla equipos que permiten automatizar o controlar puntos clave de procesos hospitalarios, en especial los servicios de farmacia.

Y si el foco se amplía a Euskadi, el sector biotecnológico cuenta con firmas de la entidad de Faes Farma (Bilbao), que registró en 2016 unos beneficios de 36 millones de euros, o de Progenika (Derio), adquirida por Grifols en 2013 por 37 millones.

En este marco también se puede incluir la constitución de Atlas Molecular Pharma, una alianza en la que participan Cic Biogune (Derio), la compañía de capital riesgo Cross Road Biotech y el grupo inversor Kereon con el fin de impulsar la creación de fármacos contra enfermedades raras de origen metabólico.

Este es un somero esbozo del ecosistema biotecnológico vasco en el que se insertará Asklepios. Un sector con menos relumbrón que la siderurgia o que la automoción, pero que está llamado a ser cada vez más relevante para la economía vasca.

Los datos

30 personas
trabajarán en una primera fase en la planta que abrirá Asklepios en alguno de los edificios de Miramon. La inversión superará los 7 millones de euros.
6,5 millones de euros
invertirá Cidetec en la planta de nanopartículas que abrirá el próximo mes en su sede de Miramón. El proyecto Nanopilot está financiado por la UE.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos