La ampliación del mayor polígono de Tolosaldea suscita el interés de los empresarios

Vista aérea del polígono de Apattaerreka, que se extiende por terrenos de Tolosa e Ibarra. / SPRI

El gerente de Apattaerreka señala que Sprilur ya dispone de una primera lista de posibles inversores

FERNANDO SEGURASAN SEBASTIÁN.

El polígono industrial de Apattaerreka, situado entre Tolosa e Ibarra, ha iniciado una ampliación que lo convertirá en uno de los mayores de Gipuzkoa. En la actualidad, con 65 empresas asentadas y 1.144 trabajadores, es un motor clave de la comarca.

Las parcelas y los pabellones existentes se encuentran prácticamente llenos. De ahí que Sprilur haya acometido la urbanización de una segunda fase, iniciativa que ya ha levantado interés entre los empresarios de la zona. En todo caso, los largos trámites urbanísticos y las obras posteriores requerirán un plazo de dos años antes de que se vean nuevas actividades.

El objetivo de Sprilur es ampliar la superficie en 154.298 metros cuadrados -ahora dispone de 512.000-, de los que 64.849 corresponderán a nuevas parcelas. La extensión de la zona útil se ha logrado mediante el relleno de una vaguada con 925.000 metros cúbicos de tierra procedentes de las obras de tres tramos del tren de alta velocidad.

Las labores de relleno finalizaron el pasado mes de abril. Ahora se inicia la tramitación del plan especial que deberá ser aprobado por los ayuntamientos de Tolosa e Ibarra. Una vez que se dé el visto bueno a este expediente, se iniciarán las obras de urbanización. De ahí que sean necesarios dos años de plazo antes de que se puedan comercializar los terrenos y los pabellones que construirá Sprilur.

Josema Soto, gerente de Tolosaldeko Apattaerreka Industria Lurra (Tailsa), explica que aunque quedan 24 meses hasta disponer de las parcelas, la labor de informar a los empresarios se inició hace un año. «Las sensaciones son buenas y disponemos de una primera lista de inversores que nos han dicho que les tengamos informados de la marcha del proyecto. Vemos que hay interés en asentarse o trasladarse a Apattaerreka. Todavía no se ha cerrado ninguna operación, algo lógico, dado que los empresarios quieren saber el coste de las parcelas o de los pabellones. Esta información no está disponible, porque hasta finales de este año no se adjudicará la obra de urbanización. Una vez que se dé este paso, entonces podremos concretar los precios».

Soto señala que el interés probablemente sea consecuencia de la reactivación económica. «Desde enero se nota movimiento», señala el gerente, pero añade que la ampliación del polígono no obedece a esta circunstancia. «Nuestros plazos son largos, de ahí que la activación de los proyectos no depende de la demanda existente en un momento concreto. La ampliación de Apattaerreka surge ante la colmatación de la primera fase y la necesidad de disponer de oferta de suelo o pabellones para responder en cualquier momento a las peticiones que surjan».

El gerente añade que Sprilur no puede «reaccionar solo cuando tiene demanda, debemos movernos en cuanto escasea suelo. Las condiciones orográficas existentes en Gipuzkoa son difíciles y obligan a complejas tramitaciones y, por tanto, prever plazos amplios».

Reactivar polígonos

Esta difícil orografía, unida a un uso intensivo del suelo, reduce la disponibilidad de parcelas aprovechables, de ahí que desde el Gobierno Vasco se apueste por la rehabilitación de antiguos pabellones o de superficies industriales. «Se trata de edificios y de espacios que ya disponen de la calificación precisa para ser reutilizados con fines industriales. De hecho -señala el gerente de Tailsa- Sprilur ha firmado recientemente un convenio con el Ayuntamiento de Tolosa para estudiar la posibilidad de reutilizar el polígono de Usabal».

Josema Soto se muestra optimista ante la evolución económica de Tolosaldea y de Oarso-Bidasoa, de cuyo polígono industrial también es gerente. Afirma que en el entorno de Irun la reactivación «se constata claramente. La comarca de Tolosaldea va algo más lenta, pero percibimos que los empresarios están volviendo a mover proyectos que tenían parados».

EL DATO

65
empresas se ubican en Apattaerreka, en las que trabajan 1144 personas.
El polígono ocupa una superficie de 512.828 metros cuadrados.
Solo se encuentran disponibles dos parcelas, de 1.355 y 2.000 metros cuadrados, y tres pabellones, de 348 metros cuadrados cada uno.

Fotos

Vídeos