Alicia Gómez: «Animo a las jóvenes a que participen de este cambio de era industrial»

Alicia Gómez, en su despacho en DMP (Mendaro). /MORQUECHO
Alicia Gómez, en su despacho en DMP (Mendaro). / MORQUECHO

«El entorno de la digitalización hará necesario contar con mujeres y hombres a los que les guste el avance tecnológico»

FERNANDO SEGURA

Alicia Gómez es la directora general de las empresas DMP y Zehatz, ambas integradas en el Grupo Egile (Mendaro). Lidera un equipo formado por 200 personas que trabajan en un ámbito basado en la alta tecnología, como el aeronáutico. Gómez afirma que cada vez más mujeres se incorporan a carreras técnicas, pero admite que el ritmo no es el deseable porque pesa «la cultura histórica sobre unos roles de la mujer mal entendidos. No es fácil cambiar los paradigmas de un día para otro».

– En Euskadi hay muchas jóvenes universitarias, de hecho más que chicos, pero tienden al sector administrativo, sanitario o al de la educación, dejando de lado las ingenierías y similares. ¿Por qué cuesta tanto que las jóvenes elijan estudios técnicos?

– Pesa el pasado, la cultura histórica sobre los roles mal entendidos de la mujer, pero cada vez hay más chicas en las carreras tecnológicas, ya sean mecánicas o electrónicas. Los roles están cambiando en los últimos años y de una manera importante.

– ¿Qué se debería hacer para que se acelerara la llegada de mujeres a las carreras técnicas?

– Desde el ámbito educativo, cada vez se está promoviendo más el acceso a este tipo de estudios, pero no se modifican tan rápido los paradigmas instalados en nuestra cultura durante tantos años. En la medida en que vamos apareciendo más mujeres en esos ámbitos, las nuevas generaciones nos van viendo y quizá sirva para que surjan más vocaciones tecnológicas en chicas, algo que ha existido siempre, aunque de forma minoritaria. Ahora nuestros hijos e hijas ven mujeres en ese rol, incluso en el profesorado técnico, una situación que facilita que no se planteen ninguna limitación. No obstante, cada persona tiene sus cualidades y aficiones y, en ese sentido, quizá lo más conveniente no sea enfocar a un chico o a una chica hacia unos estudios determinados.

– En este sentido, el premio de Aspegi cumple con este objetivo de visualizar a mujeres que destacan en su labor profesional.

– Efectivamente, de hecho este es el objetivo. Servir de referentes para que las chicas jóvenes vean que es posible alcanzar puestos de relieve.

– Las carreras o las FP técnicas arrastras unos estereotipos sobre su dureza que quizá retraigan a las chicas. ¿Cómo les animaría a que cursaran estos estudios?

– Si les gusta la parte industrial, la parte técnica, la evolución que vamos a tener en los próximos años en el entorno de la Industria 4.0 o en campos como el de la robotización hará que necesitemos mujeres y hombres con ese gusto por el avance tecnológico. Ese desarrollo será muy bonito. Estamos en un momento de cambio absoluto de era, en comparación a lo que podían ser las máquinas existentes hace algunos año y la forma de operarlas. Les animo a participar de la revolución digital, de esta cambio de era industrial. Es interesante formar parte de ese ‘algo nuevo’.

– ¿En Egile se reciben más curriculum de hombres o de mujeres?

- El número es parecido. En la empresa tenemos un porcentaje de mujeres bastante elevado. En oficinas rondará el 40% y en el taller algo menos, pero cada vez se incorporan más.

– Usted es un caso un tanto especial. En nuestro entorno no es muy común ver mujeres dirigiendo empresas tecnológicas. ¿Percibe que la situación está cambiando?

– Está cambiando a un ritmo bastante rápido. En Euskadi cada vez hay más mujeres en ámbitos directivos.

– ¿En su experiencia laboral, a la hora de escalar puestos ha sufrido trabas por el hecho de ser mujer?

–He tenido la suerte de tener a mi lado personas que me han hecho sentir muy cómoda. Ahora dirijo a 200 profesionales. En el equipo directivo estamos tres mujeres y cuatro hombres.

– ¿Y existe brecha salarial entre hombres y mujeres que realizan el mismo trabajo?

– Hay estudios que indican que sí se produce, pero en las empresas en las que he trabajado no existe esa diferencia, en absoluto.

– Egile ha ampliado las instalaciones y se ha posicionado en las élite del sector aeronáutico. ¿Cuáles son las previsiones para este año?

– La ampliación permitirá un crecimiento de la facturación del 25% en DMP (división aeronáutica). Este objetivo exige un camino de esfuerzo y tensión a lo largo de todo el año. Es importante generar futuro, evolucionar tecnológicamente y mantener la rentabilidad y los puestos de trabajo en una empresa sostenible.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos