Agosto destruye todo el empleo creado en Gipuzkoa desde mediados de mayo

La afiliación cae en 4.114 personas y el paro aumenta en 977, el peor dato desde 2009

PILAR ARANGURENSAN SEBASTIÁN.

Las alegrías estivales han acabado como siempre de golpe y porrazo dándose de bruces con los malos datos de paro y de afiliación de agosto. Una realidad tozuda que sigue devolviendo a su sitio a un mercado laboral marcado por el ímpetu del empleo temporal y la precariedad de los puestos que se crean. Unas características de las que no se libra Gipuzkoa y que comparte con el País Vasco y el conjunto del Estado. El paro ha aumentado de forma considerable en agosto respecto del mes anterior y la afiliación cae también con fuerza.

En lo que respecta a nuestro territorio, la afiliación ha descendido en agosto en 4.114 personas respecto a julio, lo que deja la cifra total de ocupados en 310.430. De este modo, se ha destruído todo el empleo creado desde mediados de mayo, un mes en el que se rebasó la barrera de los 310.000 afiliados, lo que pone en evidencia que gran parte del empleo que se genera en primavera y en los primeros meses estivales es estructural. El año pasado la caída intermensual fue algo inferior (-3.509), mientras que en 2015 superó a la registrada en esta ocasión, con 4.418 afiliados menos.

Con ser malo, el dato de Gipuzkoa no es el peor de Euskadi, ya que en Álava el descenso de la ocupación en términos porcentuales fue aún mayor (-1,75%) y algo más baja la de Bizkaia (-1,11%), frente al 1,31% de Gipuzkoa. En Euskadi el descenso es del 1,28%, con 11.945 ocupados menos, hasta alcanzar los 919.073. Una evolución peor que la del conjunto del Estado, que vio caer la afiliación un 0,97%, con 197.485 ocupados menos, lo que deja la cifra total en 18.309.844.

¿Pero a qué se atribuye ese descenso de la afiliación en Gipuzkoa? Si nos fijamos en el régimen general, que pierde 3.744 ocupados, la mayor reducción se ha registrado en la Educación, ya que se ha dejado por el camino agosto 1.352 afiliados. Una cuestión que puede entenderse debido al parón de la enseñanza privada. Le sigue en importancia la industria manufacturera, que pierde 925 empleos. En este caso puede resultar más preocupante, ya que es un sector llamado a tirar de la economía y también del empleo más estable.

La Administración pública, las actividades administrativas, las artísticas y recreativas, otro servicios, así como el comercio y la construcción fueron otros ámbitos que destruyeron empleo. En el lado contrario, la ocupación creció en la hostelería aunque de forma casi insignificante, en los transportes, las actividades sanitarias y en el servicio doméstico.

Si se compara con el mismo mes del año anterior, la afiliación creció en los tres territorios y con mayor ímpetu en Gipuzkoa, con 6.786 empleados más (2,23%). En Euskadi el aumento es de 7.475 ocupados, lo que supone un incremento del 1,94%, casi la mitad que en el conjunto del Estado, donde aumentó un 3,45%, con 609.849 afiliados más.

El descenso de la afiliación ha conllevado un aumento del paro, también significativo, aunque no es mimético. En Gipuzkoa, la cifra de desempleados ha crecido en 977 personas, lo que deja el total en 35.120. Se trata del mayor aumento desde 2009, es decir, el primer año de la recesión, un ejercicio en el que la cifra de parados se elevó en 1.834 personas. Todos los años desde el inicio de la crisis se ha producido un aumento del paro en agosto salvo en 2011, ejercicio en el que se produjo una ligera recuperación económica y que se tradujo en un descenso de 90 parados en dicho mes.

Además, la evolución de Gipuzkoa es la peor de los tres territorios, truncando así la tendencia de los meses precedentes en los que nuestro territorio encabezaba la buena marcha del mercado laboral. Es además, la quinta provincia del Estado en la que más aumenta proporcionalmente el desempleo por detrás de Huesca, Murcia, Córdoba y Girona.

Peor que la media española

El aumento porcentual de Gipuzkoa es del 2,86%, por encima de la media de Euskadi (1,79%), que suma 2.338 parados hasta los 133.210, y también del conjunto del Estado (1,39%), que se anota 46.400 desempleados más en el último mes. La evolución de Euskadi es la peor desde 2010.

Respecto a un año antes, Gipuzkoa sigue encabezando la reducción del paro en el País Vasco, con 3.660 desempleados menos (-9,44%). En Euskadi el descenso es de 9.904, pero se sitúa porcentualmente por detrás del conjunto del Estado, ya que baja un 6,92% frente al 8,52%.

En nuestro territorio, el paro aumenta en el último mes en todos los sectores menos en la agricultura y en el colectivo sin empleo anterior. El incremento del desempleo se produce especialmente en los servicios y también en la industria.

La cifra de parados ha aumentado más entre los hombres (2,46%) que entre las mujeres (1,27%) en variación mensual, aunque en el último año disminuye más el desempleo masculino (9,34%) que el femenino (4,95%). Actualmente el 56,18% de las personas paradas son mujeres. Los hombres acusaron más el impacto de la crisis, pero están mostrando una mejor capacidad de recuperación.

El paro crece en todos los intervalos de edad, pero de manera más significativa en la franja que va de los 25 a los 34 años. Casi la mitad de los parados supera los 44 años, un 24,7% llega a los 35 años y el 26,7% restante se sitúa entre los 35 y los 44 años. Las dificultades para incorporarse al mercado laboral aumentan a medida que se incrementa la edad de las personas, según destaca el Departamento de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco.

El Ejecutivo vasco también subraya que el paro de larga duración ha disminuído en el último mes en 1.016 personas, mientras que crece en 3.354 el de corta duración. En la comparativa interanual el descenso es también mayor entre los desempleados que llevan más tiempo en dicha situación, un 9,87% frente al 3,42% del resto.

Puestos a marcar un perfil, se podría decir que el paro ha aumentado en el último mes entre los hombres, entre los jóvenes, los domiciliados en Gipuzkoa y entre los autóctonos.

Eso sí, solo el 29,8% de los parados tenía en agosto derecho a prestación por desempleo. Este es un aspecto en el que inciden habitualmente los sindicatos y ayer también lo hicieron, al destacar que la desprotección es cada vez mayor. Así, indican que el 59,6% de los parados no cobra ningún tipo de prestación, una cifra que hace un año era del 59%, del 57% en 2015 y del 52,6% en 2014, es decir, siete puntos menos que en la actualidad.

A ello se une que la inmensa mayoría de los nuevos contratos son temporales. En agosto aumentaron más los que tienen caducidad que los indenifidos, y en el acumulado del año, estos suponen el 7,64% del total en Euskadi. En Gipuzkoa son el 8,85%.

Más

Fotos

Vídeos