PNV, PSE y PP afirman que la reforma fiscal aumentará los ingresos

El Parlamento Vasco avala el cambio en Sociedades, que permitirá rebajar el tipo general del 28% al 24% en el plazo de dos años

M. A.VITORIA.

El Parlamento Vasco avaló ayer, con varias propuestas de resolución aprobadas por los representantes de PNV, PP y PSE, la reforma fiscal que se tramita en estos momentos en las Juntas Generales de Bizkaia, Álava y Gipuzkoa y que permitirá la rebaja del tipo general del Impuesto de Sociedades, desde el 28% actual hasta el 24% en el plazo de dos años. Pese a este recorte del tipo, las tres formaciones defendieron en la Cámara de Vitoria que el resultado final, la recaudación de este tributo que grava los beneficios de las empresas, crecerá en los próximos años. Una cuestión con la que discreparon radicalmente EH Bildu y Elkarrekin Podemos.

¿Cómo es posible que se rebaje el impuesto pero aumente la recaudación? Los tres grupos políticos y también el consejero de Hacienda, Pedro Azpiazu, coincidieron en señalar que la bajada del tipo nominal no puede esconder que el impuesto va a experimentar un cambio profundo. Ese recorte, que permitirá solucionar no solo un problema estético que alejaba inversiones -el 28% que aplica Euskadi es tres puntos superior al Impuesto de Sociedades en el resto de España-, estará acompañado asimismo de una limitación de deducciones, de gastos financieros y, también, de la compensación de pérdidas de ejercicios anteriores. Y es que la nueva normativa va a producir un reequilibrio en la presión fiscal sobre las ganancias de las empresas, para beneficiar a la mayoría que no aplican deducciones y que tributan con el tipo general. Una minoría, aunque es el colectivo de empresas más grandes y con los beneficios más abultados, saldrá perjudicada porque este tipo de compañías verá ahora limitada su capacidad de utilizar algunas deducciones.

Las cifras

84,5 millones
prevé la Hacienda de Bizkaia que dejará de ingresar en Sociedades por la bajada del tipo nominal del 28% al 24%.
180 millones
prevé ingresar, por contra, gracias a la limitación de las deducciones y compensaciones en el propio impuesto.

El consejero Azpiazu defendió desde la tribuna del Legislativo vasco que la rebaja del tipo nominal al 24% actuará como elemento de incentivación de las inversiones y la actividad económica. Azpiazu, al igual que los portavoces de los partidos que apoyan la reforma, recordó que esa reducción del tipo, que beneficiará a miles de empresas, no generará una quiebra en los ingresos y en la financiación de los servicios públicos. La previsible mejora de los beneficios empresariales, muy dañados durante los años de crisis, también contribuirá a aumentar los ingresos públicos, como ya se ha evidenciado en el pasado 2017.

La defensa de la reforma de Sociedades tuvo ayer como escenario un pleno monográfico convocado por EH Bildu y Elkarrekin Podemos. El debate, el cuarto de las mismas características que se realiza en los últimos años en el Parlamento de Vitoria, había sido impulsado por ambas formaciones con el objetivo de 'afear' la estrategia de PNV, PP y PSE que, en su opinión, van a propiciar «una rebaja de impuestos a las grandes empresas y también a los contribuyentes de rentas más altas», en referencia a los cambios que se van a introducir de forma paralela en el Impuesto sobre el Patrimonio de Gipuzkoa. La discusión en la Cámara no aportó novedad alguna al ya extenso debate sobre fiscalidad que se ha desarrollado desde el pasado verano y que ha conducido a los proyectos de norma que se tramitan ahora en las tres Juntas Generales.

La propuesta del PSE

En el curso de la sesión, el Partido Socialista de Euskadi volvió a reclamar que la competencia de legislación fiscal, que en la actualidad reside en las Juntas Generales de Bizkaia, Álava y Gipuzkoa, sea asumida en el futuro por el Parlamento Vasco, como ya ha hecho en su propuesta de nuevo Estatuto. La reivindicación la hizo su portavoz Alexia Castelo. La iniciativa socialista, sin embargo, no cuenta con un respaldo político suficiente, ya que tanto el PNV como el PP defienden el mantenimiento del esquema actual, recogido en el Concierto Económico y que deja en manos de las diputaciones forales la iniciativa en materia fiscal y también la competencia normativa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos