La actividad industrial de Gipuzkoa superó en noviembre el ritmo de antes de la crisis

Un grupo de empleados trabaja en equipo en las instalaciones de la firma Egile en Mendaro. / MORQUECHOGráfico
Un grupo de empleados trabaja en equipo en las instalaciones de la firma Egile en Mendaro. / MORQUECHO

El sector manufacturero aleja fantasmas y avanza un 2% en los primeros once meses de 2017. La mejora productiva se suma al incremento en ventas del 6,2% del sector en el mismo periodo y al aumento del empleo en un 2,5%

ALEXIS ALGABA SAN SEBASTIÁN.

Llevamos meses publicando en estas mismas páginas cierres y amenazas de echar la persiana de empresas industriales emblemáticas del territorio. La renacida Fagor Electrodomésticos, Muebles Xey o Alfa PC encabezan esta lista de firmas que lideraron sus sectores y tiraban de la industria décadas atrás. La caída de estas tres en el segundo semestre de 2017 podría llevarnos a pensar que el sector manufacturero de Gipuzkoa se llevaría un sopapo sonoro y que todos los indicadores caerían de forma evidente. Pero no. Parece que el cambio de ciclo es una realidad, y lejos de sufrir un descalabro, la actividad, las ventas y el empleo de la industria guipuzcoana vivió un florecer notable en la segunda mitad del pasado ejercicio.

Quizá no dé para formar un titular tan sensacionalista como el que podría componer el cierre de una empresa emblemática, pero podemos quedarnos sin lugar a error con una tesis contrastable: la actividad industrial de Gipuzkoa vivió el pasado año su mejor mes de noviembre desde 2007. Así lo refleja la estadistica sobre el Índice de Producción Industrial (IPI) publicada ayer por el Eustat. En noviembre, la industria guipuzcoana volvió a sacar la cabeza por encima del resto de territorios y se apuntó un crecimiento del 6% en comparación con el mismo mes del pasado año. La media vasca se situó en el 2,4%, con Álava creciendo sobre la media y Bizkaia cayendo un 1%.

La estadística, además, parece mostrar cierta continuidad en los incrementos de actividad, ya que el resultado del penúltimo mes del año llega tras un excelente octubre en el que el IPI repuntó un 7,2% en el territorio.

Dichos avances han transformado un año que parecía empezar renqueante en un más que probable cuarto ejercicio consecutivo de majora productiva, lo que no se producía desde hace una década larga. Hasta abril la comparativa interanual era negativa en Gipuzkoa, con la industria del resto de territorios vascos creciendo con vigor. Desde entonces, el sector ha tomado ritmo y en el acumulado de los once primeros meses del año, el aumento de actividad se sitúa en el 2%. Todavía, eso sí, la distancia con el repunte de los territorios vecinos es relevante, ya que el IPI en Álava crece un 2,9% hasta noviembre y en Bizkaia, un 3,5%.

Ventas y salarios

Curiosamente, la mejora en la actividad de las empresas guipuzcoanas ha llegado en unos meses marcados por el proceso secesionista catalán y en los que algunos expertos auguraban un efecto contagio del deterioro económico de Cataluña. Sin embargo, la estadística refleja que cualquier fantasma sobre ese efecto inmediato ha quedado disipado.

Y no solo lo reflejan los datos referentes a la actividad industrial, sino que también se hacen eco del buen momento los referentes a las ventas de las compañías manufactureras y al empleo generado por éstas. El informe recientemente publicado por el departamento foral de Hacienda y Finanzas de Gipuzkoa reflejó un aumento de las ventas del 7,1% en el sector transformador en noviembre, mientras que el acumulado interanual hasta el mismo mes se queda en el 6,2%.

Igual que en el caso de la producción, la comercialización también se ha servido de un evidente florecer en el segundo semestre del ejercicio, encadenando incrementos de ventas superiores al 6,7% todos los meses, con picos de hasta el 32,5% en el mes de agosto. Ese incremento ha estado apoyado en una mejora patente de las exportaciones y en el mantenimiento de un pujante mercado interior.

Estos dos ingredientes, es decir, el aumento de producción y ventas en la industria guipuzcoana, ha llevado al sector a incorporar a más profesionales, lo que se traduce en un aumento del 2,5% en la cifra de empleados en los once primeros meses de 2017. En lo que se refiere a los salarios, según el informe mensual del fisco guipuzcoano la retribución media aumentó un 1,7% hasta noviembre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos