Más de 50.000 trabajadores vascos, susceptibles de beneficiarse del alza del SMI

Más de 50.000 trabajadores vascos, susceptibles de beneficiarse del alza del SMI

ELA y LAB lo ven insuficiente, mientras que CC OOy UGT creen que es un referente para la negociación colectiva

PILAR ARANGUREN

Algo más de 50.000 trabajadores vascos son suscuptibles de beneficiarse del alza del 4% del Salario Mínimo Interprofesional acordado anteayer entre el Gobierno central y los sindicatos para 2018. Un pacto que contempla para 2019 y 2020 nuevos incrementos hasta alcanzar los 850 euros mensuales. Así, el Ejecutivo pretende cumplir con el objetivo de que dentro de tres años se cumpla lo recomendado por la Carta Social Europea de que el salario mínimo esté en torno al 60% del sueldo medio del país.

Por ahora lo que sí es seguro es que el próximo año se incrementará ese 4%, que supone aumentar el salario mínimo en 28,3 euros hasta los 736 euros por catorce pagas. Una medida que en el conjunto del Estado afectará a 533.978 personas, lo que supone el 3,5% de afiliados al régimen general, tal y como recoge la memoria del proyecto de Real Decreto por el que se fija el SMI para 2018. Un texto que no detalla los beneficiados por comunidades. Si se hace una extrapolación del porcentaje, en Euskadi serían 25.663 las personas que verían incrementados sus ingresos.

Pero a falta de cifras exactas, el Consejo de Relaciones Laborales de Euskadi (CRL) estima que las personas que podrían beneficiarse de dicho incremento llegaría a los 57.600. Para ello, tiene en cuenta que un total de 20.000 personas no tienen convenio, con lo que estarían sujetos al salario mínimo, al igual que los 30.000 empleados de hogar y 7.600 trabajadores netos nuevos en sectores con convenios decaídos y a los que también se les aplicaría dicha referencia salarial.

Más allá del número de trabajadores sobre los que impactará dicha medida, los sindicatos vascos valoraron de forma distinta el acuerdo. Así, mientras ELA y LAB lo califican de «insuficiente» y «exiguo», CC OO yUGT consideraron que es «positivo y que puede servir para relanzar la negociación colectiva en Euskadi, que sigue prácticamente bloqueada». Confebask declinó realizar declaraciones por el momento.

Para ELA, el punto de partida es tan bajo que el incremento, «de por sí escaso, deja a España lejos de los países más avanzados, los que tienen por encima de 1.400 euros, como son Gran Bretaña, Irlanda, Francia, Alemania...». Insisten que «seguirá estando en el pelotón de los que tienen entre 500 y 1.000 euros compartiendo espacio con Portugal, Grecia, Malta y Eslovenia. Tan solo están por debajo de esa barrera los países del Este».

Además, la central nacionalista critica que «se quiera dar la sensación de que el diálogo social funciona, cuando lo que han hecho los sindicatos es dar por buena la intención del Gobierno». «Nada más alejado –dice– de lo que debería ser un diálogo social bien entendido».

«1.300 euros en Euskadi»

LAB también coincide en que el incremento pactado y previsto «no cumple ni de lejos con los criterios de la Carta Social Europea en lo que respecta a los trabajadores vascos, ya que les correspondería un SMI de 1.300 euros en 2017». El sindicato abertzale considera que «es netamente insuficiente y que perpetúa la exclusión social y la precariedad».

CC OO de Euskadi cree, sin embargo, que el acuerdo es «positivo» porque sitúa el escenario de 2020 en el 60% del salario medio y apunta que «debería ser un referente para la negociación colectiva, no tanto en el porcentaje como en la filosofía de que los salarios tienen que subir por encima de la inflación para ir recuperando el poder adquisitivo perdido en la crisis». Este sindicato es consciente de que en Euskadi «hay otros condicionantes», pero añade que debería servir para impulsar los convenios sectoriales con unos criterios «que hagan moverse a las patronales».

UGT incide en que tendrá efecto en los trabajadores de aquellos convenios decaídos cuyas condiciones están por debajo del SMI porque no se han actualizado. La central liderada por Raúl Arza también aboga por impulsar los convenios sectoriales «para que muchos trabajadores no queden desamparados».

Por su parte, el PSOE indicó que «serán más ambiciosos cuando lleguen al Gobierno» y recordó su propuesta de situarlo en 1.000 euros en 2020.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos