Al menos 350.000 trabajadores vascos perdieron poder adquisitivo el año pasado

Al menos 350.000 trabajadores vascos perdieron poder adquisitivo el año pasadoGráfico

Los empleados sin convenio actualizado y los 548.158 pensionistas ven recortada su capacidad de compra al cerrar la inflación en el 1,1%

PILAR ARANGURENSAN SEBASTIÁN.

Tras un comienzo de año apoteósico, en el que marcó un incremento del 3% -su tasa más alta desde octubre de 2012-, la inflación se fue moderando en la recta final del ejercicio pasado hasta cerrarlo con un aumento del 1,1% en Euskadi, la misma cifra que en el conjunto del Estado, después de que en diciembre los precios se mantuvieran estables respecto a noviembre.

Más de uno suspirará con este dato porque puede pensar que los productos y los servicios no se han encarecido mucho, pero hay dos cuestiones importantes. La primera, que el alza media del ejercicio ha sido del 2%, lo que significa que es lo que nos ha costado de más la cesta de la compra en comparación con el año anterior. Y la otra, que aun teniendo en cuenta esa cifra de cierre de ejercicio, muchos bolsillos vascos han perdido poder adquisitivo. Los primeros, los 548.158 pensionistas, que tan solo verán revalorizada su pensión este año un 0,25%, ya que así lo ha aprobado el Gobierno en cumplimiento de los requisitos establecidos tras la última reforma.

De este modo, los pensionistas han perdido 8,5 décimas de capacidad de compra. Una merma significativa, sobre todo para los que cobran la pensión mínima y que a duras penas llegan a final de mes. Pero lo peor es que llueve sobre mojado, porque se suma a las pérdidas de los ejercicios anteriores.

INFLACIÓN MEDIA: Los precios subieron de media en 2017 un 2% tras iniciar enero con un alza del 3%, la mayor desde 2012

Y a este colectivo nada desdeñable, se unen todos aquellos trabajadores que no han podido actualizar sus condiciones salariales porque no han renovado sus convenios. Una cifra que alcanza al menos a 350.000 empleados que o bien tienen sus acuerdos laborales decaídos o pendientes de renovar, según las cifras aportadas por el Consejo de Relaciones Laborales (CRL) con datos de noviembre, los últimos ofrecidos.

A este colectivo habría que sumar otros empleados cuyas relaciones laborales no están amparadas por ningún convenio concreto y que en muchos casos tampoco han visto revalorizado su salario.

Una realidad que da alas a quienes reclaman una subida salarial significativa y general para los asalariados y pensionistas vascos. Los sindicatos son los más beligerantes, aunque hay otras muchas voces, incluso en el ámbito institucional, que propugnan recuperar capacidad de compra ahora que la reactivación económica se está consolidando. UGT insistió ayer en dicha reclamación y puso el acento en la necesidad de desbloquear la negociación colectiva para firmar acuerdos, al tiempo que exigió que ningún salario esté por debajo de los 1.000 euros, tal y como pide también CC OO.

SALARIOS VASCOS: La subida media acordada en los convenios vigentes el año pasado en Euskadi fue del 1,55%

Los empleados vascos que sí tienen actualizadas sus condiciones tuvieron una subida salarial media del 1,55, por encima del 1,1% con el que ha finalizado la inflación, pero por debajo de la media del ejercicio, con lo que también han perdido poder adquisitivo. Además, en Gipuzkoa, los precios se encarecieron un 1,2%, una décima más.

Pero volviendo a los datos vascos, en tasa interanual es el transporte, influido por los carburantes, el que más se han encarecido (2%), seguido por los hoteles, cafés y restaurantes y las bebidas alcohólicas y tabaco, ambos con un aumento del 1,8%.

Los alimentos y bebidas no alcohólicas, uno de los componentes de más peso, han subido un 1,7%, mientras que la enseñanza lo ha hecho un 1,6%. La vivienda se ha encarecido un 1,1%, la medicina un 0,4% y el vestido y calzado y las comunicaciones un 0,3%. Sin embargo han descendido el menaje (-0,7%) y el ocio y la cultura (-0,3%).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos