Diario Vasco

70.000 personas domiciliadas fuera de la CAV se desplazan a Euskadi para trabajar

Cantabria es la comunidad que más trabajadores aporta a Euskadi.
Cantabria es la comunidad que más trabajadores aporta a Euskadi. / BORJA AGUDO
  • Otras 50.000 se mueven entre los territorios vascos, lo que en total supone el 12,3% de los afiliados

Un trabajo para siempre y relativamente cerca de casa fue algo que conocieron nuestros padres y muchos de nosotros, pero en los últimos años se ha convertido casi en una utopía, más por lo primero que por lo segundo. Pero si mantenerse en el mismo puesto de trabajo durante toda la vida laboral es ya prácticamente una quimera, cada vez son más los trabajadores que se tienen que desplazar decenas de kilómetros para llegar todos los días a su empresa y fichar.

Hablamos de la movilidad laboral, que se ha acrecentado con la crisis, porque muchos ya no le hacen ascos a tener que recorrer esa distancia que antes se antojaba excesiva. Y es que no están los tiempos para rechazar un puesto de trabajo, aunque para ello haya que desplazarse a otro territorio vasco o incluso venir de forma habitual desde otra comunidad autónoma a Euskadi.

El Gobierno Vasco ha cuantificado ese movimiento cotidiano de trabajadores en el Análisis de la población ocupada de Euskadi elaborado por Lanbide, el Departamento de Empleo y Políticas Sociales a partir del cruce de datos de la Seguridad Social y el Padrón municipal. En concreto, son 70.000 las personas que se desplaza a Euskadi desde otras comunidades autónomas por motivos laborales, una cifra que supone el 7% de la población ocupada de la CAV, ya que cuenta con 994.925 afiliados a la Seguridad Social.

Pero además de esas personas que llegan de fuera del País Vasco, también se ha incrementado la movilidad interterritorial. Así, otras 50.000 personas necesitan desplazarse por tener su puesto de trabajo en un territorio histórico distinto al de su residencia. Sumadas ambas cifras, supone el 12,3% de la población ocupada de Euskadi; es decir, más de una de cada diez personas vive en otro territorio o provincia distinto al lugar en el que trabaja.

El director general de Lanbide, Borja Belandia, señala que no se han contabilizado los desplazamientos, sino el núemero de personas que residen en territorios diferentes a los de su empresa. Además, añade que la movilidad laboral es superior a esa cifra si se tienen en cuenta las personas que viven en un municipio y trabajan en otro.

Cantabria, la que más aporta

Según el director de Lanbide, trasladarse desde otro territorio distinto al del domicilio para acudir al puesto de trabajo se ha convertido en un fenómeno bastante habitual en Euskadi. Las provincias limítrofes son las que más trabajadores aportan de ese flujo, con Cantabria a la cabeza, con el 1,4% del total de afiliados. Le siguen Navarra y La Rioja con el 0,9%, y Burgos (0,8%). A ellas se suman las grandes urbes del Estado, como son Madrid, con el 0,5%, y Barcelona, con el 0,2%. Por su parte, Asturias y La Coruna aportan cada una otro 0,2%, un flujo que se explica sobre todo por la movilidad de trabajadores del sector pesequero.

Gipuzkoa es el territorio que registra una menor movilidad interterritorial, ya que tan solo el 4,53% de los trabajadores guipuzcoanos vive en algún lugar fuera de la CAV, lo que supone 14.750. Entre estas destacan las que residen en Navarra, que suponen un 1,6%. Además, otro 4,83% procede de Bizkaia y solo el 1% de Álava. En total, el 10,36% de su población ocupada.

Bizkaia se sitúa cerca, ya que el 10,4% de los afiliados que tiene un puesto de trabajo en dicho territorio vive fuera del mismo. En total, ascienden a 33.575 personas. De ellas, 14.200 provienen de Cantabria, en gran medida por el efecto que ejerce Castro Urdiales como municipio 'dormitorio' del Gran Bilbao.

En el polo opuesto se encuentra precisamente Álaval. De hecho, casi uno de cada cuatro trabajadores (23,2%) vive fuera, ya sea en otra comunidad autónoma o en otro territorio vasco. De fuera de la CAV recibe a 21.675 personas, mientras que desde Bizkaia les llegan 13.140 y otros 3.750 de Gipuzkoa.

El hecho de ser la capital administrativa de Euskadi es un factor determinante, lo que obliga a diario a desplazarse a numerosos empleados públicos, con la tracción que ello genera sobre otros empleos. A su vez Álava envía 8.850 trabajadores a Bizkaia y 3.375 a Gipuzkoa. Es decir, que recibe más empleados de los que desplaza.

El reparto de afiliados entre los territorios vascos es muy similar al de su peso económico. Así, Bizkaia cuenta con el 47,7% de los afiliados, Gipuzkoa con el 31,1% y Álava con el 14,1%.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate