Diario Vasco

Una estupenda autorregulación

La buena campaña también se debe a la magnífica gestión del recurso por los arrantzales, que topan la capturas por barco y día para no saturar el mercado y hundir los preci0s. Los profesionales también han prohibido las ventas los viernes, que es un mal día para encontrar compradores; algo que, por otro lado, ha dado descanso a los caladeros. La flota cerquera del Cantábrico Noroeste estableció un límite diario de 8.000 kilos por buque hasta julio, aunque los barcos de más de 120 GT (arqueo bruto) podían capturar 10.000 kilos. Además, la campaña se divide en dos semestres. Su primera fase transcurre del 1 de marzo al 1 de julio. Posteriormente, tras la campaña de bonito de verano, algunos barcos podrán seguir capturándola hasta el día 30 de noviembre con máximos de entre 3.200 y 4.000 kilos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate