Diario Vasco

La macrosubasta de renovables da aire al sector eólico vasco

Montaje de palas de aerogeneradores en la planta de Aoiz de Siemens Gamesa. La vasco germana es una de las compañías adjudicatarias en la subasta.
Montaje de palas de aerogeneradores en la planta de Aoiz de Siemens Gamesa. La vasco germana es una de las compañías adjudicatarias en la subasta. / AFP
  • Los proveedores de suministros para turbinas eólicas esperan que el mercado crezca, pero dan más importancia a que el Estado vuelva a la liga de las energías limpias

. El sector eólico está que bate palmas en España. La subasta de renovables ha cargado las pilas a unas empresas que han padecido años de sequía. Bien es verdad que se trata de compañías que se han internacionalizado con éxito, porque a la fuerza ahorcan, pero siempre viene bien contar con un mercado local potente. Los proveedores vascos de componentes también se suman a este optimismo, aunque valoran más el hecho de que España se vuelva a colocar en el mapa de las renovables que el hecho en sí de que se vayan a instalar 3.000 MW.

La subasta celebrada el miércoles se saldó con la adjudicación de 2.979 megavatios para el sector eólico, el 99,3% de los que había en juego, para gran enfado de las compañías fotovoltaicas, que se han quedado a dos velas. La Asociación Empresarial Eólica estima que el desarrollo de esta potencia requerirá inversiones superiores a los 3.000 millones de euros y la creación de 30.000 empleos. El Grupo Forestalia, Gas Natural Fenosa, Enel Green Power, la filial 'verde' de Endesa y Gamesa fueron los grandes vencedores.

Estas compañías son las más beneficiadas del maná de las renovables, pero a su vera se encuentran las centenares de empresas proveedoras de componentes para los parques eólicos que levantarán estas grandes firmas. Y aquí es donde la industria vasca tiene un protagonismo especial. ¿Qué parte del negocio recalará en Euskadi? En opinión de José Ignacio Hormaeche, director gerente del clúster vasco de la Energía, es difícil cuantificar el efecto, pero se muestra optimista. «Los fabricantes vascos de componentes están bien situados para acceder a ese mercado. Tendrán que pujar por los contratos, pero si algo han demostrado es que son competitivos».

22.000 MW

Hormaeche subraya que la subasta reactivará el sector en España. «En el Estado hay instalados 22.000 MW eólicos. En la época buena, se ponían en marcha hasta 2.500 anuales, pero llevábamos siete años de paralización. Viniendo de donde venimos, que se subasten 3.000 es una buena noticia, aunque estamos lejos de los tiempos de expansión».

Hormaeche explica que más allá de la potencia a desarrollar, la iniciativa del Gobierno central tiene la virtud de colocar de nuevo a España en el mapa de las renovables. «Es importante que volvamos apostar por esta energía. Nuestro sector es muy exportador, pero no viene mal que haya un mercado local y, por tanto, inversores que vean que aquí hay oportunidades. Si estos inversores abren fábricas aquí, lo lógico es que se apoyen en proveedores locales y ahí tendríamos ventaja, aunque no hay que olvidar que se trata de un mercado global».

Alberto Frauca, responsable de la división eólica de Hine (Olaberria), coincide con el director del clúster en que el efecto de la subasta no se limita al impacto económico directo. «La subasta en sí misma es muy positiva para España porque después de muchos años sin megavatios de energía renovable, se va a reactivar la cadena de valor. Es bueno que España, que ha sido pionera y referente a nivel mundial, vuelva al campo de juego».

Sin embargo, relativiza el efecto en nuevos contratos. «La carga de trabajo para los proveedores crecerá algo, pero no será significativo. Tampoco será fácil precisar el impacto concreto. Gamesa, Vestas o Acciona fabrican turbinas en España para todo el mundo y sus proveedores no saben en qué parque acaban sus suministros. Lo realmente positivo es que España vuelve a situarse en el mapa como un agente activo en las energías renovables».

Frauca añade que la mayor parte del pastel se lo ha llevado el Grupo Forestalia (1.200 MW), que está asociado con General Electric. «Lo normal es que compren las turbinas en Alemania, donde está la planta de GE», señala el responsable de Hine.

Imanol Olaskoaga, director de Erreka (Bergara), también apunta a que Alemania puede acabar siendo la gran beneficiada. «El hecho de que los parques se construyan en España no conlleva que las turbinas se fabriquen aquí. La paralización del mercado español provocó el cierre de empresas. Este fue el caso de la fábrica que tenía Alstom en Buñuel. Esta compañía fue comprada por General Electric y cerró la planta aragonesa. Ahora, resulta que el Grupo Forestalia, de Aragón, gana la subasta, pero ha llegado tarde para Buñuel, porque las turbinas lo más probable es que las fabrique su socio, GE, en Alemania».

El responsable de Erreka señala que la facturación no registrará un especial crecimiento. «La paralización del mercado local nos obligó a exportar y ahora competimos en un mercado global». No obstante, afirma que la subasta «es una excelente noticia. España vuelve a jugar en la liga de las renovables. En términos de imagen es positivo. Cuando vayamos a las ferias ya no seremos los hermanos pobres, el país que había dejado de apostar por las renovables».

Revitalización

José Luis Cid, director general de MISE Servicios Energéticos (Corporación Mondragón), con sede en el parque tecnológico de Zamudio, también considera positiva la subasta, pero señala que es difícil cuantificar el impacto. En todo caso, augura una «revitalización del sector en los próximos años», un impulso que afectará a toda la cadena de valor. «Tras cada molino eólico o panel solar se desarrollan muchas labores de mecanizado de grandes piezas y de precisión. También grandes forjados presentes en las multiplicadoras, rodamientos de los molinos eólicos, soportes estructurales y muchos otros componentes sofisticados con gran innovación tecnológica, como tornillos inteligentes o procesos de aislamiento térmico».

Cid señala que la Corporación Mondragón es un buen ejemplo de la capilaridad de esta actividad, con empresas en siete divisiones de la compañía presentes en diferentes ámbitos de actuación de las energías renovables.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate