Diario Vasco

Recuperados 40 millones tras detectarse 3.091 empleos irregulares en Gipuzkoa

  • Suponen un tercio de los puestos de trabajo fraudulentos aflorados por la Inspección de Trabajo en Euskadi en el último lustro

La labor realizada por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, dependiente del Ministerio de Empleo, ha permitido aflorar en los últimos cinco años un total de 3.091 empleos irregulares en Gipuzkoa y recuperar 39,7 millones de euros en cuotas a la Seguridad Social no abonadas.

Estos empleos sumergidos suponen prácticamente un tercio de los puestos de trabajo irregulares detectados por la autoridad laboral en Euskadi, donde han regularizado un total de 9.993 en el último lustro, mientras que las cuotas recuperadas han ascendido a 210,6 millones.

Estas son algunas de las cifras aportadas ayer por el Delegado del Gobierno en el País Vasco, Javier de Andrés, y el director territorial de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, Carlos García, en la presentación del balance de este organismo en Euskadi.

El dato global ya había sido adelantado el pasado mes de enero por la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, durante una visita a Vitoria, en la que recordó que el plan de lucha contra el empleo irregular que puso en marcha el Gobierno central en 2012 había permitido aflorar 420.000 puestos no declarados en el conjunto del Estado, 10.500 de ellos en el País Vasco. Ayer, De Andrés, ofreció una información detallada y dejó la cifra en 9.993, que son las personas detectadas que no estaban dadas de alta en la Seguridad Social o cuyas cotizaciones eran inferiores a lo que les correspondía. Estas personas han dejado además de engrosar las listas de Lanbide para convertirse en trabajadores activos.

En el último ejercicio los empleos irregulares aflorados ascendieron a 2.104 en Euskadi, de ellos 598 en Gipuzkoa, mientras que el dinero recaudado llegó a los 40,9 millones en el País Vasco, de los que 11,18 fueron en nuestro territorio.

El Delegado del Gobierno explicó que el impacto económico va más allá de las cotizaciones recuperadas, ya que hay que sumar las sanciones impuestas a las empresas implicadas y también la mayor recaudación fiscal que logran las haciendas vascas a través del IRPF, ya que ahora los trabajadores declaran sus rendimientos.

De Andrés realizó un alegato en defensa del empleo con derechos plenos. Enfatizó que «un empleo sin Seguridad Social es un empleo sin garantías y, por tanto, sin derechos». El delegado del Gobierno defendió que la recuperación económica no debe realizarse a costa de los derechos y la protección social de los trabajadores, ni en detrimento de la solvencia financiera de la Seguridad Social, que es la que garantiza el futuro de las pensiones».

De cara a 2017 la Inspección de Trabajo tiene programadas 6.724 actuaciones para luchar contra el fraude a la Seguridad Social, la mayoría de las cuales se llevarán a cabo en hostelería (1.340), comercio (955) y servicios (845). Además, para perseguir el empleo no declarado se calculan otras 9.469 actuaciones, que al igual que en el caso anterior podrían incrementarse en función de las denuncias ciudadanas recibidas en el buzón de la Administración del Estado.

El director territorial en Euskadi de este organismo explicó que la mayor atención a la hostelería obedece a obedece a un patrón «clásico», ya que tradicionalmente el empleo sumergido se concentra en este sector. García también señaló que Euskadi «ha sido habitualmente bastante cumplidora» con la legislación laboral, pero que a raíz de la crisis han aparecido «comportamientos más propios de otros lugares, como la creación de empresas ficticias con falsos contratos que permitan luego el cobro de prestaciones.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate