Diario Vasco

La nueva planta de Zardoya Otis en Donostia le permitirá ampliar su gama de ascensores

Fotomontaje del edificio singular que albergará a la nueva factoría.
Fotomontaje del edificio singular que albergará a la nueva factoría.
  • Invertirá 20 millones de euros en la factoría de Zubieta, que se abrirá a finales de 2019

  • La instalación posibilita a la multinacional con sede en Madrid y de origen vasco abrir otros mercados, como el de rascacielos, el naval o el de viviendas unifamiliares

El traslado de Zardoya Otis del barrio donostiarra de Altza a Zubieta catapultará la firma a nuevos mercados y ampliará su catálogo. Las instalaciones que se inaugurarán a finales de 2019 permitirán a la multinacional seguir fabricando productos «estratégicos» para nutrir las plantas de ascensores distribuidas por todo el mundo. Además, y esto es lo singular, el nuevo proyecto ampliará el rango de máquinas que fabrica actualmente, destinadas tanto al mercado estatal como a la exportación.

La donostiarra Rosa Querejeta, directora de Fabricación e Ingeniería de Zardoya Otis España, explica que las instalaciones de Zubieta permitirán abordar tres proyectos estratégicos. El más llamativo se centra en la fabricación de máquinas para ascensores de alta velocidad destinadas principalmente a rascacielos, centros comerciales, hospitales y edificios de oficinas. Querejeta confía en que este tipo de máquinas «incrementará el ya alto porcentaje de exportación de la actual fábrica», que se sitúa en el 80%.

Otro importante nicho de mercado a abordar es el de la vivienda, pero desde un enfoque particular. Querejera señala que esta nueva perspectiva es resultado de la mayor demanda de rehabilitación de edificios, del envejecimiento de la población, así como de «la obligación moral y legal de eliminar las barreras arquitectónicas. Nuestra vocación innovadora y las circunstancias del mercado nos han llevado a especializarnos en ascensores adaptables a cualquier hueco y también a los destinados a uso limitado, como los que se colocan en viviendas unifamiliares». La directiva de Zardoya Otis España - antigua alumna de Tecnum- señala respecto a este último mercado que cada año se construyen en Europa 700.000 chalets.

El tercer proyecto estratégico que se abordará en Zubieta será la construcción de máquinas para ascensores que se emplearán en el sector naval. Esta línea de producción requiere diseños específicos, debido a las condiciones de humedad y salinidad que se registran en los barcos.

La nueva fábrica requerirá una inversión de 20 millones de euros. Se asentará sobre una superficie de 16.970 metros cuadrados, con una superficie edificable máxima de 10.000 en planta baja. El edificio ha sido diseñado por un estudio de arquitectura de Donostia -la compañía no revela el nombre- buscando la mayor eficiencia energética. El objetivo -señala la directiva- es obtener la mayor clasificación medioambiental y energética de edificios (LEED) posible. Con este fin se utilizarán materiales sostenibles, se intentará aprovechar al máximo la luz natural, así como la aguas pluviales. En resumen, se quiere levantar un edificio emblemático.

Trayectoria de Altza

Querejeta explica que la multinacional ha decidido redoblar la apuesta por San Sebastián porque cuenta con el know-how de la fábrica de Altza. Las instalaciones de Jolastokieta han dado un resultado más que óptimo. La multinacional la ha convertido en una de las factorías del grupo tecnológicamente más avanzadas del mundo. Está especializada en la fabricación de máquinas, motores y elementos de seguridad para ascensores. Su producción anual supera las 50.000 unidades. El año pasado facturó 81 millones de euros, lo que supone un incremento del 30% respecto a hace cinco años.

La compañía confía en mantener un crecimiento que no se ha visto afectado ni siquiera durante los años de la crisis. Al ser un operador global, la reducción de ventas en algunas mercados se ha compensado con oportunidades en otros. Evidentemente, todo este bagaje acumulado durante casi un siglo de existencia ha sido determinante a la hora de decidir realizar en Donostia las nuevas inversiones.

«Además -subraya la directiva- el País Vasco es una zona muy atractiva desde el punto de vista del desarrollo tecnológico y de infraestructuras al más alto nivel, compensando las ventajas que pueden suponer zonas de bajo coste».

Otra de las razones que ha favorecido el mantenimiento de la compañía en San Sebastián radica en que para Zardoya Otis «es extremadamente importante que la planta esté en marcha en el mínimo tiempo posible. Nuestra fecha para comenzar a trabajar es finales de 2019».

La apuesta de la compañía supone conservar el arraigo en Euskadi de una multinacional que, si bien ubica su sede en Madrid y se ha extendido por todo el mundo, tiene origen vasco. La empresa es el resultado de la fusión en 1973 de Otis Elevator con Zardoya, firma esta última que data de 1919.

La fábrica de Altza cuenta con doscientos empleados y es previsible que la puesta en marcha de la factoría de Zubieta requiera nuevas contrataciones. Querejeta señala que el aumento de la plantilla «dependerá del volumen de fabricación y, en este aspecto, tenemos claras previsiones de crecimiento. El perfil comprenderá tanto operarios cualificados como ingenieros de distintas especialidades que participen en la transformación hacia la fábrica 4.0».

Donostia, reforzada

San Sebastián, por tanto, sale reforzada en la estrategia de la multinacional. Zardoya Otis dispone de tres fábricas en España. En Madrid se fabrican los ascensores destinados al sector residencial y la de Vigo está especializada en elevadores navales y también para industrias químicas o petrolíferas. La nueva planta que se levantará en Zubieta, además de absorber la producción que ahora realiza en las instalaciones de Alza, sumará los mercados citados anteriormente: rascacielos, naval y viviendas unifamiliares.

En España la compañía ha instalado 1.050.000 ascensores. La cartera de mantenimiento, en la que se incluye Portugal y Marruecos, se eleva a 285.000, de los que el 5% dan servicio en el País Vasco.

Zardoya Otis, que cotiza en Bolsa, forma parte del grupo United Technologies Corporation, cuya facturación el año pasado fue de 56.400 millones de dólares. Zardoya Otis facturó en ese mismo periodo 746 millones de euros. Querejeta, preguntada por la posición de su compañía en el ránking estatal e internacional, responde que «Otis Elevator es la empresa lider en transporte vertical y su filial española, Zardoya Otis, es la que más clientes tiene en todo el mundo».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate