Diario Vasco

«Tenemos que crear masa crítica para iniciar la vía hacia la independencia, mirando al proceso de Escocia»

  • Elorrieta afirma que en esta fase no se puede esperar al PNV y le extraña la insistencia de Sortu por intentar lograr con el partido jeltzale acuerdos de país

Calzado técnico running y trail para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 80%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Moda para hombre y mujer al mejor precio

Hasta 70%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Lleva contigo a tus personajes favoritos

Las mejores marcas a los mejores precios

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Todo el menaje que necesitas al mejor precio!

Hasta 70%

Primeras marcas en menaje para el hogar

Hasta 70%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

Renueva tu comedor con muebles de diseño al mejor precio

Hasta 70%

Sea cual sea tu estilo hay una chaqueta de piel para ti

Hasta 70%

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

Jose Elorrieta defiende que la acumulación de fuerzas en clave soberanista tiene que venir desde la izquierda, desde la alianza entre ELA y LAB, a la que se sumarían otras fuerzas o agentes sociales. Considera que en esta fase no se puede esperar al PNV, «porque ya ha dicho que no va por esa vía». Al exsecretario general de ELA le extraña la insistencia de Sortu por intentar lograr con el partido jeltzale acuerdos de país. «Parece que no se quiere dar por enterado de la posición del PNV», remarca.

-Estuvo en la gestación de Lizarra-Garazi. Aboga por un nuevo marco de colaboración. ¿Qué hay que hacer? ¿Con quién tiene que ser esa unidad?

-Los tiempos pasados no vuelven. La situación ha cambiado, entre otras cosas por la voluntad política de los actores. Lizarra-Garazi respondía a un acuerdo básico entre el PNV y el mundo de la Izquierda abertzale. El resto de las organizaciones estábamos de acuerdo y participamos. No éramos los actores principales. El PNV dice que ese diseño está descartado porque lo califica de frentista y defiende uno de corte neoestatutista, donde se limite a hablar de competencias. Considera que para la siguiente fase de autogobierno no se necesita un cambio constitucional, sino un acuerdo bilateral entre nosotros y Madrid, y lo que no quiere Madrid se queda aparcado. No hay un 'plan B'. El PNV busca el acuerdo en Madrid con el PP y el PSOE con el esquema de que lo que acordemos vale y lo que no, cae de nuestra agenda de autogobierno. A partir de ahí pensar en la suma con el PNV en clave soberanista es una ficción. Ante esa situación la acumulación de fuerzas en clave soberanista tiene que venir desde el otro lado, desde la izquierda. Creo que hay bases organizativas potentes, tanto en el ámbito político como sindical. Volvemos a ELA y LAB.

-¿Contempla a Podemos?

-Para mí, el elemento central del realineamiento soberanista es un componente de izquierda que dé una gran importancia a las potencialidades del acuerdo entre ELA y LAB. Quiere decir que ese acuerdo estratégico pasa por la autonomía y por combinar la lucha institucional y la de masas o social. Ese es el núcleo. A partir de ahí, quien esté de acuerdo estará. Cuanto más amplia la suma, mejor; no excluiremos a nadie.

-¿Ese no por ahora con el PNV se debe más a una mala relación con los actuales dirigentes jeltzales o a una quiebra más profunda?

-Buscar una suma en clave de mínimos nacionales o de soberanía con un partido que hace una política neoliberal dura es difícil. Cuando Urkullu dice que solo Confebask y el Gobierno estamos en la realidad, realmente decide quiénes son sus aliados. La hostilidad del Gobierno Vasco con el mundo sindical ha traspasado rayas rojas. Ha lanzado un modelo de Diálogo Social con la minoría. Pero no solo eso, que es mucho. El Gobierno Vasco ha dicho que va a ser beligerante con aquellas organizaciones que no entren en el modelo de sociedad que ellos planteen, porque entiende que tenemos una dimensión cuasi pública. Con ese nivel de hostilidad es muy difícil buscar niveles de entendimiento. En la fase actual no es necesario plantearlo porque el PNV ya ha dicho que no va por la vía soberanista, por lo tanto este debate no es pertinente. En esta fase no se puede esperar al PNV. Y extraña la insistencia de Sortu por intentar lograr con el partido jeltzale acuerdos de país. Parece que no se quiere dar por enterado de la posición del PNV.

-¿Qué recorrido tendría un proceso soberanista impulsado únicamente por fuerzas de la izquierda? ¿Sería suficiente esa acumulación de fuerzas?

-Luego se sumarán los que se sumen. Pero hay otro debate. ¿En término de suma soberanista en qué punto estamos? ¿Estamos en un punto en que casi estamos? Me gustaría equivocarme, pero estamos en el inicio de un proceso en el que la masa crítica, la agenda, la búsqueda de aliados nos va a dar cuál es nuestro verdadero punto de partida, y no hay que tener vértigo a que se identifique eso, porque seguramente nos va a exigir un recorrido largo. Porque cualquiera que sea el punto de partida en lo que respecta a la masa crítica, una vez identificada la agenda, las alianzas y los ritmos, el proceso ilusionante arranca ahí proyectando un horizonte que va a ser largo en el tiempo, porque hay que quemar etapas sucesivas. Ese es el modelo escocés, que no se ha analizado suficientemente. En 2014 pierden los partidarios de la independencia, ganando en las zonas industriales, obreras. Esa apuesta lleva veintitantos años. Hoy lo importante es que sea claro cuál es el perfil de tu apuesta soberanista: progresista y de izquierdas, lo que determina dos cosas, los aliados y el día a día político, y se proyecta en un recorrido en el tiempo en el que se pueda verificar la solvencia de esa propuesta, que se hace aumentando los aliados hasta buscar una posición de mayoría.

-¿Apoya claramente la independencia?

-Mi motivación última tiene que ver con la activación eficaz de un soberanismo social que lleve a una nación, Euskal Herria, a configurarse como Estado.

-¿Un Estado independentista?

-Un Estado es independentista. Un Estado como expresión de un estatus singular, cualificado de mutuo reconocimiento en el concierto internacional.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate