Diario Vasco

El TC anula el impuesto de plusvalía de terrenos de Gipuzkoa

  • El Constitucional tuma la norma ya que el tributo «no recae sobre alguna fuente de capacidad económica»

El Pleno del Tribunal Constitucional ha anulado parcialmente la norma sobre la plusvalía de los terrenos urbanos de Gipuzkoa. La decisión supone un pequeño torpedo en la línea de flotación de los ingresos de los ayuntamientos de Gipuzkoa ya que a través de esta vía alimentaban sus arcas al 'cobrarse' a través de un gravamen una cuota a la hora de la transmisión de una propiedad urbana. El TC ha tumbado esta medida al considerar que no es expresiva de la capacidad económica del contribuyente, tal como exige la Constitución.

De esta forma, el Pleno del Tribunal Constitucional, por unanimidad, ha estimado parcialmente la cuestión de inconstitucionalidad planteada por el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo núm. 3 de Donostia en relación con varios artículos de la Norma Foral 16/1989, de 5 de julio, del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana del Territorio Histórico de Gipuzkoa. El Tribunal considera que el citado impuesto es contrario al principio de capacidad económica, previsto en el art. 31.1 CE.

La norma cuestionada establece un impuesto sobre la plusvalía de los terrenos de naturaleza urbana, impuesto que se devenga en el momento en que se produce la venta del bien y que se calcula de forma objetiva a partir de su valor catastral y de los años (entre un mínimo de uno y un máximo de veinte) durante los que el propietario ha sido titular del mismo.

La sentencia recuerda la doctrina del Tribunal Constitucional sobre los principios del art. 31.1 CE y reitera que “en ningún caso podrá el legislador establecer un tributo tomando en consideración actos o hechos que no sean exponentes de una riqueza real o potencial”. Es decir, no podrá crear impuestos que afecten a “aquellos supuestos en los que la capacidad económica gravada por el tributo sea, no ya potencial, sino inexistente, virtual o ficticia”. Insiste además en que el principio de capacidad económica no sólo se predica del sistema tributario en su conjunto, sino que debe estar presente en cada concreto impuesto, en tanto que presupuesto mismo de la tributación.

“No caben en nuestro sistema–tiene afirmado el Tribunal-tributos que no recaigan sobre alguna fuente de capacidad económica”, afirma el auto.

La sentencia analiza los preceptos cuestionados y concluye que establecen una ficción de incremento de valor que, además, impide al particular toda prueba en contrario. Ello es así porque el aumento del valor del suelo se determina mediante la aplicación automática de los coeficientes previstos en la norma al valor catastral del suelo en el momento de la transmisión. Por lo tanto, la mera titularidad de un terreno durante un determinado período temporal produce, en todo caso y de forma automática, un incremento de su valor.

La fórmula prevista en la norma para calcular el impuesto provoca que éste deba pagarse igualmente en aquellos supuestos en los que el valor de los terrenos no se ha incrementado, o incluso ha disminuido, una circunstancia esta última no poco frecuente como consecuencia de la crisis. La sentencia considera que esta consecuencia “carece de toda justificación razonable en la medida en que, al imponer a los sujetos pasivos del impuesto la obligación de soportar la misma carga tributaria que corresponde a las situaciones de incrementos derivados del paso del tiempo, se están sometiendo a tributación situaciones de hecho inexpresivas de capacidad económica, lo que contradice frontalmente el principio de capacidad económica que la Constitución garantiza en el art. 31.1”.

Corresponde por tanto al legislador, a partir de la publicación de la sentencia, llevar a cabo las modificaciones o adaptaciones del régimen legal del impuesto que permitan no someter a tributación las situaciones de inexistencia de incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana.

Respuesta de la Diputación

Fuentes de la institución foral guipuzcoana han explicado que esperaban que el Constitucional fallara en este sentido, motivo por el que la Diputación, organismo que regula a través de norma foral los impuestos municipales, ya está trabajando desde hace meses para reformar este impuesto en el sentido expuesto en la sentencia.

La Diputación espera tener preparado el nuevo texto a lo largo de este año, tras lo que deberá ser aprobado por las Juntas Generales para su aplicación por parte de los municipios.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate