Diario Vasco

Este año cumple 55 años, con intención de llegar a centenaria

  • La cooperativa nació por iniciativa de unos jóvenes de Soraluce, pero se ubicó en Bergara por falta de suelo en su localidad

El punto de partida de la cooperativa hay que datarlo en 1960, cuando un grupo de jóvenes emprendedores de Soraluce, apoyados por el sacerdote Enrique Larrañaga, decidió levantar una empresa en la que fueran patrones y obreros a la vez. Finalmente, 52 socios constituyeron el 27 de abril de 1962 Talleres Soraluce. El propósito inicial era ubicar la empresa en su pueblo de origen, pero la escasez de terreno hizo que la incipiente cooperativa se situara en el barrio de Osintxu, en la vecina Bergara. Estos datos históricos se recogen en el libro que publicó Javier Barajas en 2012 con motivo del cincuentenario.

Idigoras señala que aquella efemérides «fue un hito muy especial. Acometimos una fuerte inversión en la delegación de Alemania (abierta en 1991) para consolidar nuestra posición de liderazgo en el subsector del fresado en aquel país y fuimos acreedores del reconocimiento de la Q de Oro de Euskalit».

El acto de inauguración de las instalaciones ampliadas contó con la presencia del presidente de Alemania, Joachim Gauek. La relación de Soraluce con ese país es tan estrecha que el águila gigante que preside el Bundestag fue torneada en una máquina de la cooperativa comprada por un cliente alemán.

El director general de la compañía subraya que, «sin lugar a dudas», el hecho más importante del cincuentenario «se produjo de puertas adentro, con un firme compromiso de los socios de recoger el testigo de nuestros predecesores y asentar entre todos las bases de futuro que conviertan a Soraluce en una empresa centenaria».

Los fundadores, cuando en 1962 decidieron en asamblea que su línea de producto sería el «taladrado y mandrinado», se sumaban a la tradición industrial de la máquina-herramienta, un sector clave en la economía vasca.

5.000 personas

Los últimos datos de la AFM muestran un sector que emplea a alrededor de 5.000 personas en la comunidad y que el pasado ejercicio facturó, según la asociación que agrupa a 125 firmas, 1.500 millones de euros, un 1,8% más que en 2015. La máquina-herramienta teme que la ejecución de todos los planes que Donald Trump ha anunciado perjudique seriamente a su negocio, dependiente en un 77% de las exportaciones. Xabier Ortueta, director de la AFM, prevé un incremento de la facturación en 2017, pero añade que el «panorama geopolítico actual es incierto a nivel doméstico, europeo e internacional».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate