Diario Vasco

«Los hoteles en Gipuzkoa vivimos del verano. El invierno es duro de llevar»

Montse Gil cuenta con una gran experiencia en el sector del turismo.
Montse Gil cuenta con una gran experiencia en el sector del turismo. / LOBO
  • MONTSE GIL, GERENTE DEL HOTEL BARCELÓ COSTA VASCA

  • El turista en San Sebastián quiere un hotel «con un buen restaurante, wifi y calidad en las camas»

Estamos en invierno. Lejos queda ya la gran actividad estival en San Sebastián. Se reduce considerablemente la ida y venida de turistas. Esto se observa claramente en el hotel más grande de la capital guipuzcoana. El Barceló Costa Vasca dispone ahora de muchas habitaciones libres, pero «este descenso de trabajo no hace que cerremos durante unos días», explica la gerente Montse Gil.

- ¿Sigue habiendo mucha diferencia de ocupación entre el verano y el invierno?

- La diferencia es enorme. San Sebastián tiene un verano bueno, que se está convirtiendo en muy bueno. No obstante, también se da una temporada baja que es muy dura de llevar adelante, porque se trata de una ciudad pequeña, muy condicionada por el clima de cara a atraer turistas. Los hoteles de aquí vivimos en invierno de la industria. De lunes a viernes, recibimos clientes de empresa y el fin de semana nos quedamos a la espera de que se celebre algún evento que nos traiga clientes.

- ¿Cómo se puede hacer para atraer turistas en invierno?

- Incrementando el número de eventos que se celebran en la ciudad. También podemos ser una ciudad de congresos. Tenemos un Kursaal maravilloso y hoteles con muchos salones. Pero no nos olvidemos que no podemos ser un lugar de grandes eventos, porque tampoco tenemos infraestructura para ello. Debemos buscar cosas que nos sean manejables en afluencia. Por otro lado, tenemos el reto de que el turista no se quede solo en San Sebastián y se anime a conocer otras zonas del territorio. Es cierto que resulta complicado atraer turistas cuando estamos tan condicionados por el tiempo.

- San Sebastián viene recibiendo muchos turistas en los últimos veranos. ¿Puede morir la ciudad de éxito?

- No podemos decir que no queremos que venga nadie más. No obstante, si deseamos un turismo de calidad, tenemos que buscar que se cree una expectativa a la hora de venir. No puede ser que la ciudad esté saturada. Tenemos que saber qué turista queremos que venga. Se trata de algo que le compete a toda la sociedad y a las instituciones. Debemos saber si queremos masa o calidad.

- ¿Qué le pide un turista a un hotel en Gipuzkoa?

- El hecho de estar en San Sebastián lleva a que nos exijan disponer en el mismo hotel de un restaurante en el que se proporcione una buena gastronomía. Esto es un diferenciador con respecto a un alojamiento ubicado en otro lugar. La expectativa en este aspecto es mucho mayor aquí. Y como en todos los hoteles, los clientes quieren calidad en las camas, porque vienen a dormir y a descansar. Tener wifi en las instalaciones se ha convertido también en un requisito indispensable. Hoy en día, los huéspedes vienen con dos o tres dispositivos y necesitan estar conectados. Esto es algo que ha cambiado en los últimos tiempos y ya supone una demanda importante.

- ¿Considera que es caro el alojamiento en San Sebastián?

- No. Cuando se comenta que son caros los hoteles en San Sebastián se hace referencia a las épocas altas. Puede haber una diferencia en el precio de un 60% entre febrero y julio. Hay que entender que en julio y agosto es prácticamente cuando nosotros hacemos negocio. Aquí no hay hoteles que cierren durante un tiempo. Tampoco hay que olvidarse que en San Sebastián es caro vivir. Estamos en una ciudad que ofrece unos servicios buenos, pero caros, donde comprarse una casa es costoso...

- ¿Cómo se mantienen las 4 estrellas?

- Cada año invertimos el 3% de nuestros ingresos en mejoras. Además, también hay que estar muy atentos a un cliente que cada vez es más exigente. Hacemos planes de estabilidad, estamos atentos a las redes sociales, etcétera. Se trata de realizar una mejora continua.

- Las agencias de viajes online, ¿han llevado a cambiar el marketing de los hoteles?

- Por su puesto. Se trata de una tendencia que se viene produciendo en los últimos años. En el caso de este hotel, actualmente el 80% de nuestro presupuesto para marketing lo invertimos en internet y el 20% para papel. Esto se debe a que ahora vendemos más a través de Booking, Google o TripAdvisor, lo cual nos lleva a dirigir nuestros esfuerzos económicos al sector online. Y esto ha venido para quedarse.

- Disponen de espacio para eventos y un restaurante para bodas. ¿Qué les ha llevado a diversificar el negocio?

- Ofrecemos una serie de servicios que nos permite ser un poco particulares. Teniendo posibilidad, no te puedes dedicar a un único segmento. Además, hay que tener en cuenta que a veces el apartado vacacional funciona bien y otras mal, por lo que tener también opción para eventos y bodas nos permite complementar el negocio, porque el apartado de eventos y bodas también funciona bien y mal por temporadas.

- ¿Qué le proporciona a un hotel estar dentro de un grupo como Barceló?

- La marca nos trae clientes, porque los hoteles que formamos parte del grupo Barceló cumplimos unos estándares. Tenemos una central que está muy pendiente de todo y cuenta con especialistas para aconsejarnos en cuestiones como la comunicación online o dónde realizar inversiones.

- ¿Cuál fue su recorrido antes de llegar al Barceló Costa Vasca?

- Me gusta mucho el sector del turismo. Empecé de prácticas como recepcionista en un hotel de Madrid. Desde ahí, he ido dando saltos en función de los proyectos que me ofrecían.

- ¿Cómo gestiona un hotel de grandes dimensiones?

- Igual que todos los negocios: con un gran equipo y personas de confianza. Hay que trabajar, trabajar y trabajar. Este hotel está abierto las 24 horas del día 365 días al año, por lo cual hay que ser consciente de que eres completamente vulnerable y dependes siempre de alguien, ya que no puedes estar todo el tiempo al pie del cañón. Hay que ser generoso para que la gente que está contigo sepa que puede hacer las cosas igual que tú. Además, con el tiempo no se puede decir que las cosas vayan solas, pero sí que resultan más fáciles y siguen una dinámica.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate