Diario Vasco

Adegi celebra el éxito de la Nueva Cultura de Empresa en el tercer aniversario de esta filosofía

Los participantes del tercer aniversario de la Nueva Cultura de Empresa de Adegi pudieron comprobar las ventajas del paso de la soka tira a la trainera
Los participantes del tercer aniversario de la Nueva Cultura de Empresa de Adegi pudieron comprobar las ventajas del paso de la soka tira a la trainera / LUSA
  • Arantxa Tapia felicita a la patronal guipuzcoana ante la extensión de manera paulatina a todo Euskadi de esa fórmula nacida en el territorio

. La patronal guipuzcoana Adegi celebró ayer por todo lo alto en Tabakalera el tercer aniversario de la llamada Nueva Cultura de Empresa, una forma de hacer distinta y basada, según recordó el presidente de la organización, Pello Guibelalde, en «el paso de la confrontación a la colaboración, de la soka-tira a la trainera». Esta embarcación tan nuestra y su simbología como elemento cohesionador de equipos fueron el 'leit motiv' principal de una mañana en la que cuatro empresas que ya se han sumado a la Nueva Cultura relataron su experiencia, y en la que dos deportistas guipuzcoanos de reconocido prestigio, como Txema Olazabal y Julen Lopetegui, compartieron sus 'secretos' y recetas para alcanzar el éxito comunitario. Fue una sesión cargada de juegos, mensajes profundos, sorpresas y experiencias compartidas con Ángel Castrillo, responsable de los programas de formación de gerentes de Adegi.

Pello Guibelalde fue el encargado de abrir la jornada, que reunió a lo más destacado del ámbito empresarialguipuzcoano y en la que también estuvo presente la consejera de Desarrollo Económico y Competitividad del Gobierno Vasco, Arantxa Tapia. Durante su intervención, el presidente de la patronal recordó que «con la Nueva Cultura queríamos impulsar una manera de hacer empresa basada en la transparencia, la comunicación y la participación». «Queríamos que nuestras empresas se convirtieran en espacios de confianza, en proyectos compartidos; era un sueño y, a base coraje e imaginación, lo estamos consiguiendo», añadió.

Guibelalde no dudó en atribuir el mérito de esa extensión al modo de mancha de aceite que avanza entre el tejido empresarial vasco a la «decisión de empresarios, directivos y trabajadores».

«Esto marcha así porque ellos así lo han decidido», remachó. «Es la mejor manera de que la evolución de la compañía sea lo más favorable posible y que luego toda la organización se beneficie de esa buena evolución; porque, estamos convencidos de que si remamos en la misma dirección ganaremos todos», apuntó, para sentenciar a continuación que «ese es el camino, no hay otro».

«Estoy convencido de que extender e interiorizar la cultura de la trainera será la base para la sostenibilidad, la atracción de talento y el éxito de las empresas que quieran seguir aquí, en Gipuzkoa y Euskadi, generando valor, riqueza social y empleo», concluyó.

La Zodiac del Gobierno

La consejera Tapia felicitó a Adegi y a los 'pioneros' guipuzcoanos por haber abierto brecha con un Nuevo Modelo de Empresa que tiene ya sus réplicas en el resto de Euskadi. Y destacó que mientras son las empresas las que deciden su rumbo en esas traineras en las que compartir trabajo, pero también éxitos, «el Gobierno es la Zodiac que navega al lado, ayudando siempre». «Ayudadnos a ayudaros», dijo.

Tapia aprovechó para subrayar que en este tiempo de crecimiento, una vez superado lo peor de la crisis aunque invadido de «incertidumbre», dijo, el Ejecutivo de Iñigo Urkullu se ha marcado el «reto de caminar hacia un modelo de gestión avanzada». También una nueva forma de hacer que, advirtió, va más allá del uso de las nuevas tecnologías, pues requiere cambiar los procesos internos y apostar por la digitalización de las empresas en toda su arquitectra. «No es una moda», señaló.

Una moderna trainera real, concebida en el centro de innovación e investigación aplicada Tknika, sirvió para acoger a los profesionales de cuatro empresas que se subieron a la trainera y que, de una u otra forma, han cambiado su forma de hacer.

Igone Urquiri, Jose Aguirrezabal, Jon Cortés y Kote Bernal, directivos de Cebanc reconocieron que «una de las máximas es crear ilusión en los equipos». «Fomentamos la transparencia, la plantilla ve que las cosas son de verdad, y procuramos pasearnos y acercarnos a las personas», explicaron. Mertxe Heriz, Javier Martínez y Teresa Zestau, trabajadores de Matia Fundazioa, subrayaron la importancia de dar valor a lo distinto de cada cual para, sumando, encontrar la salida a los problemas y «poner el foco en una nueva cultura, centrada en la atención a las personas». También desvelaron que cuando los equipos de esta querida institución guipuzcoana encallan en un problema, debaten, si hace falta votan y, para celebrar la resolución, hasta se achuchan.

Ibon Idigoras, gerente de la calderería Kalman, junto a sus compañeros Joseba Aperribay y Aitor Díaz, dejaron claro que «lo importante son la personas y la libertad de pensamiento». «También es crucial no ir con una decisión ya tomada, sino hablarlo antes entre todos». Iñigo Muguruza (el jefe), Kepa Ayesta, Xabier Ormaetxea y Ainhoa Muguerza (el equipo de directivos y mandos intermedios) trabajan en la planta de multiplicadoras que Gamesa tiene en Asteasu. Un día se dieron cuenta de que había demasiada tensión y se subieron a la trainera. Han aprendido, entre otras cosas, que «reconocer tu vulnerabilidad es la clave para confiar en los demás».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate