Diario Vasco

La banca pretende 'pagar' al cliente con otro producto lo que le debe por las cláusulas suelo

  • Los bancos ya tienen sus propios planes sobre cómo compensar, que no devolver, el dinero que el Tribunal de Luxemburgo considera que deben reintegrar

Los bancos ya tienen sus propios planes sobre cómo compensar, que no devolver, el dinero que el Tribunal de Luxemburgo considera que deben reintegrar por aplicar límites en los intereses de sus préstamos. Y lo harán independientemente del texto que resulte de la negociación entre el Gobierno y el PSOE para aprobar un decreto con el que se agilice la resolución del problema de las cláusulas suelo.

Pero en el sector financiero confían en que ese texto resulte lo suficientemente flexible como para que cada entidad actúe de forma autónoma y no se imponga una solución unilateral de obligado cumplimiento. Cada banco pretende recorrer su propio camino para afrontar este problema con negociaciones «caso a caso» -indican algunas fuentes- en las que se «buscarán soluciones concretas» -agregan otras-, que no tienen que pasar obligatoriamente por el reintegro de las cantidades cobradas de más.

De hecho, la devolución se plantea en el seno de algunas entidades como la última opción a considerar frente a otras alternativas que ni siquiera el decreto que apruebe el Ejecutivo podría impedir, siempre que no impliquen el desembolso de dinero en efectivo. Por ejemplo, se plantean proponer a los clientes afectados una amortización parcial de la deuda hipotecaria que mantienen con sus entidades en la cantidad correspondiente a la clásula suelo con carácter retroactivo. El problema de esta vía es que puede haber usuarios que ya han liquidado sus préstamos y no tengan la posibilidad de amortizar más deuda.

También anticipan que podrían compensarles a través de otros productos de los que disponga el banco. Es decir, mediante aportaciones a un plan de pensiones o fondo de inversión, reestructuración de un crédito personal, contratación de seguros y todo un abanico de opciones cuyo coste sería mucho más digestivo para las entidades.

En cualquier caso, la solución no será masiva. De hecho, el texto que Economía iba a elevar ayer al Consejo de Ministros no obligaba a los bancos a informar a sus clientes que habían sido perjudicados con la cláusula suelo, sino que deberían ser los usuarios los que se dirigieran a sus entidades, una opción rechazada por las asociaciones de consumidores.

Uno de los bancos que mantiene su postura invariable en este conflicto es Sabadell, cuyo presidente, Josep Oliu, tachó ayer de oportunistas a las asociaciones de consumidores y abogados que piden la devolución generalizada.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate