Diario Vasco

Gipuzkoa sancionará con un mínimo de 30.000 euros la manipulación de la contabilidad

  • La Hacienda foral plantea endurecer la sanción por destrucción, borrado o modificación de los archivos de control a profesionales y empresas

La manipulación de las cuentas por parte de profesionales y empresas, comúnmente conocida como doble contabilidad, comenzará a ser sancionada de una forma más severa en Gipuzkoa en breve. La Hacienda foral ya ha presentado el anteproyecto de reforma de la Norma Foral General Tributaria -está colgado para consulta pública en su web hasta el próximo día 24- que incluye un endurecimiento de las sanciones en línea con los objetivos marcados en lucha contra el fraude. La principal novedad es que en caso de que se descubra que los archivos de control de facturación de las empresas han sido «destruidos, borrados o manipulados, se aplicará una multa del 20% de la cifra de negocios, con un mínimo de 30.000 euros».

El Departamento de Hacienda y Finanzas de la Diputación de Gipuzkoa busca «eliminar» esas prácticas entre profesionales y empresas en línea también de una mayor transprarencia por parte de éstas y una menor «ocultación» de las cuentas. Una falta, la de la ocultación, que también pasaría de figurar «como criterio de graduación» en las infracciones, a ser «una circunstancia inherente a los tipos infractores en los que se tiene incidiencia», como son dejar de ingresar una deuda tributaria, la no presentación de declaraciones o documentos necesarios para practicar liquidaciones y la obtención indebida de devoluciones.

La Hacienda de Gipuzkoa no es la única que reforzará su régimen de infracciones y sanciones en breve, ya que ayer mismo desde Bizkaia se anunció la aprobación en consejo de gobierno de la Diputación vizcaína de un proyecto de reforma similar. Aun así, ambas modificaciones no serán del todo similares, sobre todo en lo que respecta a las multas mínimas. Así, mientras Gipuzkoa sancionaría con un mínimo de 30.000 euros esa doble contabilidad, en Bizkaia se plantea una multa mínima de 60.000 euros.

Además, la Hacienda vizcaína ha propuesto una sanción de 10.000 euros para quienes lleven contabilidades distintas de una misma actividad y ejercicio que dificulten determinar la verdadera situación del obligado tributario, mientras Gipuzkoa establece una multa de 30.000 euros para esta misma cuestión. En nuestro territorio la norma iniciará su trámite parlamentario el próximo mes, mientras que en Bizkaia arrancará en breve, por lo que ambas reformas pueden todavía sufrir modificaciones que puedan limar sus diferencias más sustanciales.

Expedición de facturas

No solo se sancionará la manipulación de la contabilidad. El incumplimiento de la obligación de llevar o conservar esas cuentas podría acarrear una sanción del 10% de la cifra de negocios de la empresa, con un mínimo de 15.000 euros.

Otro de los caballos de batalla del fisco, la expedición de facturas, también tiene un capítulo especial en la reforma. Así, se incrementarán las sanciones por incumplir debidamente las obligaciones de expedición, remisión o entrega de facturas o justificantes, o en la falta de su conservación, pasando la multa mínima de 300 a 1.000 euros. La sanción por resistencia, obstrucción, excusa o negativa a las actuaciones de la Administración tributaria también se incrementará de 150 a 300 euros.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate