Diario Vasco

El consejero vasco de Hacienda se reunirá el lunes con Montoro

Azpiazu y Montoro, en el Congreso de los Diputados.
Azpiazu y Montoro, en el Congreso de los Diputados. / EFE
  • Será un primer contacto que permitirá arrancar la negociación sobre las liquidaciones pendientes del Cupo

El nuevo consejero de Hacienda del Gobierno Vasco, Pedro Azpiazu, se reunirá el próximo lunes con el ministro Cristóbal Montoro. Será el primer encuentro oficial tras el nombramiento de Azpiazu como miembro del gabinete del lehendakari Iñigo Urkullu y aunque no se esperan acuerdos inmediatos, la reunión se enmarca como «un buen principio» en unas negociaciones que se sustanciarán a lo largo de los tres próximos meses. El Gobierno de Mariano Rajoy busca ya el respaldo del PNV en el Congreso a los Presupuestos del Estado para 2017 y la formación jeltzale se ha mostrado dispuesta a explorar esta opción, a cambio de que la Administración central admita algunas reclamaciones en materias políticas y también económicas.

La buena relación personal que une a Pedro Azpiazu y a Cristóbal Montoro también es una clave que no se puede perder de vista para explicar la celeridad con la que se ha pactado este encuentro. Ambos han coincidido en el Congreso de los diputados durante quince años y Azpiazu ha sido durante este periodo el responsable de mantener el contacto del PNV con los ministros del área económica. Azpiazu decidió no acudir hoy a la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera, convocado por el ministro para debatir con las comunidades autónomas los límites de déficit para el próximo año, al tender que «ese no es el marco de relaciones de la Administración vasca». El Concierto Económico garantiza «una relación bilateral» entre Euskadi y el Estado en cuestiones financieras y tributarias, que el nuevo consejero quiere «poner en valor».

La negociación pendiente entre ambas administraciones es amplia y además trascendental en su vertiente económica. Y ello porque está pendiente desde 2007 la liquidación del Cupo que debe abonar el País Vasco al Estado y los contactos que han existido hasta ahora para zanjar esta cuestión han puesto de manifiesto posturas muy alejadas. Tanto que entre los cálculos que realiza el Ministerio que lidera Cristóbal Montoro y los que hace la Administración vasca hay una diferencia que a finales de este mes se situará ya en 1.600 millones de euros. Por otra parte, también deberá sustanciarse la negociación para reformar el Concierto Económico en el caso de que el gabinete del PP opte por aprobar nuevos impuestos, como es el caso del que se ha barajado como gravamen sobre las bebidas azucaradas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate