Diario Vasco

Euribor, ¿por qué no deja de bajar?

¿Por qué el euríbor baja y baja?
  • El euribor, principal indicador para fijar el precio de las hipotecas, encadena diez meses en negativo al cerrar noviembre en el -0,074%

El euribor sigue sin tocar suelo, tambien en noviembre. La principal referencia para calcular el precio de las hipotecas a interés variable cierra el mes en un nuevo mínimo histórico y ya encadena diez en negativo, un hecho sin precedentes. Su media mensual se ha situado en el -0,074%, cinco milésimas menos que en octubre. A estas alturas del pasado año se situaba en el 0,079%. Estaa nueva caída por lo tanto abaratará las cuotas bancarias de los titulares de un crédito destinado a la compra de vivienda que renueven sus condiciones con el dato de noviembre. El diferencial entre el euríbor de noviembre de 2016 y noviembre de 2015 permitirá a las familias con hipotecas suscritas hace un año obtener una rebaja de algo más de 80 euros al año, es decir, 6,93 euros el mes.

¿De qué depende la evolución del euribor?

Su evolución depende del precio oficial del dinero en la zona euro, fijado en el 0% desde marzo, y de la política monetaria del Banco Central Europeo, que se ha lanzado a una compra masiva de bonos para inundar de liquidez el sistema financiero, lo que presiona a la baja los tipos de interés. Con la inflación bajo control, la prioridad del BCE es impulsar el crecimiento económico en la Eurozona, que fue de un modesto 1,6% anual en el tercer trimestre y de apenas un 0,3% respecto al periodo abril-junio. Pretende hacerlo fomentando la inversión y el consumo, para lo que ha puesto en marcha un aluvión de medidas destinadas a favorecer la concesión de créditos.

¿Cómo se calcula el euribor?

El euribor es el precio medio al que se prestan el dinero entre sí los bancos europeos para financiar sus operaciones. El índice utilizado como referencia para las hipotecas es el euribor a un plazo de un año. Ese tipo es establecido cada día en el mercado interbancario en función de la oferta y la demanda de dinero en el sector, del precio oficial del dinero en la Eurozona (ahora, el 0%) y de sus perspectivas de futuro. Las entidades emplean como base la media mensual publicada por el Banco de España. A esa cifra le añaden un diferencial en los contratos firmados con sus clientes. Ese plus, que han elevado de forma apreciable en los últimos meses, varía según los casos. Oscila de media entre el 1% y el 1,5%, aunque puede ser superior. Por tanto, un euribor negativo no significa que el banco pague al titular de un crédito, sino que el tipo real que le aplica es menor. Un ejemplo: a los ciudadanos a los que les toque renovar las condiciones de sus créditos con el dato oficial de noviembre y que hayan pactado un interés equivalente al euribor más un punto se les está aplicando un 1,079% (la suma del indicador de noviembre de 2015 más el 1%), un porcentaje que bajará ahora al 0,926% (el -0,074% mensual del presente ejercicio más un punto).

¿A qué obedece la caída del euribor?

El euribor mantiene una caída casi ininterrumpida desde el verano de 2008, cuando una brutal recesión sacudía Europa y el sistema financiero mundial estaba a punto de tambalearse por la quiebra de Lehman Brothers. En julio de aquel año el indicador alcanzó el 5,393%. Desde entonces está en retroceso, con algún pequeño paréntesis en 2011. Su desplome es fruto de las medidas sin precedentes que ha encadenado el BCE para combatir la brutal crisis que ha padecido la Eurozona, primero, y para impulsar el crecimiento después. Tras aprobar varias rebajas, el 10 de marzo del presente año fijó el precio oficial del dinero en el 0,05% para intentar inyectar más liquidez en la economía real. Esa decisión, que mantiene, se traduce en no cobrar ninguna contraprestación a las entidades por dejarles dinero en un intento de favorecer la concesión de préstamos a los particulares y empresas. Además, impone una penalización a las que colocan sus recursos sobrantes en cuentas del banco central. En vez de pagarles intereses por ello, como era tradicional, les exige el 0,4% por guardarles esos fondos. De ese modo intenta empujarles a que se presten dinero entre sí -el temor a impagos desde el inicio de la crisis había reducido de forma notable la concesión de créditos- y contribuyan así a mejorar la actividad.

¿Cómo es posible que el euribor esté en terreno negativo?

Con el precio oficial del dinero en el 0%, los bancos que tienen un exceso de liquidez han optado por prestar una parte de ese dinero a otras entidades, aunque sea a un tipo negativo (con el precio de los bonos hundido por la intervención en el mercado del BCE, tampoco tienen muchas alternativas). Si esa tasa no llega al -0,4% -lo que les cobra el BCE por guardarles sus depósitos-, la fórmula les resulta más rentable que recurrir a la institución con sede en Fráncfort. Ese movimiento empuja el euribor hacia 'números rojos'. El -0,074% de octubre es la media mensual. El indicador diario, que sirve para calcular ese promedio, ha cerrado el mes en el -0,079%. Está en negativo de forma ininterrumpida desde el 5 de febrero.

¿Se mantendrá así a corto plazo?

«La tendencia de fondo sigue siendo claramente bajista», ha declarado el analista de XTB Carlos Fernández. Basa esa aseveración en que el BCE sigue sin dar síntoma alguno de que vaya a reducir sus estímulos -incluida la compra masiva de bonos, que empuja a la baja los tipos- ni a elevar a corto o medio plazo el precio oficial del dinero. «Parece claro» que el Banco Central Europeo mantendrá sus medidas excepcionales al menos durante unos meses y «la próxima subida de tipos puede no producirse hasta 2018», ha explicado Fernández a Europa Press. En ese horizonte, «hay argumentos» para pensar en un repunte del euribor, añade. Con un ciclo económico distinto, la Reserva Federal de Estados Unidos elevará previsiblemente el precio oficial del dinero en diciembre.

¿Los hipotecados dejarán de pagar intereses por sus préstamos?

No. En teoría es posible, pero extremadamente difícil. Para ello sería necesario que el euribor profundizara mucho más en el terreno negativo -lo que parece muy poco probable- hasta superar el diferencial medio que le suman bancos y cajas, que ha subido desde el inicio de la crisis y que supera el 1% en muchos casos. Por tanto, los titulares de una hipoteca sólo dejarán de abonar intereses si, cuando les toque renovar las condiciones de su crédito, ese margen se ha hundido hasta alcanzar 'números rojos' de ese volumen. En cualquier caso, algunas entidades financieras ya han comenzado a blindarse al incorporar en sus nuevos contratos que el tipo de interés real del préstamo nunca podrá ser negativo. Es decir, que en ningún caso pagarán por dejar dinero.

¿A quién beneficia un euribor en negativo?

Como es lógico, a las familias hipotecadas. Los créditos vinculados al euribor suelen fijar una revisión de sus condiciones cada seis meses o cada año, según los casos. Los titulares de un préstamo medio de 120.000 euros contratado hace un año, a 20 de amortización y con un diferencial del euribor más un punto que deban revisar sus condiciones con el dato oficial de noviembre verán abaratadas sus cuotas bancarias en 100 euros anuales.

¿A quién perjudica esta insólita situación?

A los ahorradores. Sobre todo, a los que tienen aversión al riesgo. El euribor suele ser una de las referencias que utilizan los bancos para fijar los tipos de interés que pagan por los depósitos a plazo, un producto cuya rentabilidad casi ha desaparecido con el indicador por los suelos. El precio oficial del dinero al 0%, el hundimiento del euribor y las medidas del BCE para inundar de liquidez los mercados también han lastrado la rentabilidad de las letras, bonos y demás instrumentos del Tesoro hasta mínimos históricos. Otro de los grandes perjudicados es la banca. El sector ha visto mermados sus ingresos con el indicador en negativo. La reducción de márgenes ha afectado muy negativamente a sus cuentas de resultados.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate