Diario Vasco

La abundancia de anchoa augura una costera de 2017 en niveles máximos

  • Los arrantzales esperan que el análisis Juvena de Azti abra la puerta a que la UE autorice a la flota del Cantábrico una cuota de hasta 33.000 toneladas el próximo año

La presencia de anchoa en aguas del Golfo de Bizkaia sigue en cifras que auguran cierto optimismo para los arrantzales vascos. La campaña científica Juvena 2016 realizada por Azti-Tecnalia estima una biomasa de juveniles de anchoa de unas 370.000 toneladas en estas aguas, una cifra por encima de la media obtenida desde 2003 y la cuarta máxima desde esa misma fecha. Los arrantzales vascos esperan que los resultados de este estudio con datos obtenidos durante el mes de septiembre sirvan para que la Unión Europea mantenga en las 33.000 toneladas el tope de capturas permitido en el Cantábrico para 2017.

«La gestión de la pesquería por nuestra parte está siendo óptima y los niveles de la especie son más que correctos, por lo que esperamos que el total admisible de capturas (TAC) pueda alcanzar máximos», transmitió ayer a DV la secretaria de la Federación de Cofradías de Gipuzkoa, Miren Garmendia, tras conocer los resultados de la Juvena 2016. «Nos da mucha tranquilidad», añadió. Si en la campaña de la anchoa de este ejercicio la flota del Cantábrico recibió una cuota extra de 8.000 toneladas -el total de capturas inicial era de 25.000-, tras atender Bruselas la petición de un incremento del límite por la buena salud de la que goza la especie, de cara a 2017 los arrantzales creen que se podrán mantener esas 33.000 toneladas. En primavera se realizará el análisis del stock adulto. Este año el análisis de Azti elevó a 120.000 toneladas la presencia de anchoa adulta en el Golfo de Bizkaia, uno de los mejores registros desde 1987.

Aunque los resultados del estudio de esta campaña, en la que a través de la emisión de ultrasonidos se estima la biomasa de juveniles de anchoa y su localización, han sido inferiores a las últimas dos Juvena realizadas por Azti, los datos vaticinan un «reclutamiento alto o medio-alto, lo que nos sitúa ante un escenario favorable de cara a la costera de la anchoa de 2017», explicó el centro encargado del estudio a través de una nota informativa. La biomasa de juveniles tocó techo en 2014, con la presencia de más de 720.000 toneladas. La campaña 2015 arrojó 462.000 toneladas. Este año la cifra se ha reducido hasta las 370.000. Una eventualidad que no preocupa a los arrantzales. «Venimos de máximos históricos y la población de anchoa sigue en niveles óptimos», señala Garmendia.

En 2005 cuando se produjo el cierre del caladero en el Golfo de Bizkaia, la eclosión de la especie apenas dejó 134.000 toneladas, por lo que presencia de juveniles de anchoa es tres veces mayor que en las épocas menos propicias.

Otras especies

Además de la evaluación de la abundancia de anchoa juvenil, la campaña de Azti recoge datos del ecosistema marino en su totalidad para entender los procesos que afectan al mismo. Respecto a los mamíferos marinos, se han observado diez especies diferentes, destacando la abundancia del defín común, seguido del rorcual común y del delfín listado. En cuanto a las aves marinas, se ha estudiado su distribución y abundancia, observándose 31 especies diferentes.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate