Diario Vasco

gráfico

Concentración unitaria ante la sede de Adegi por el bloqueo del convenio de Artes Gráficas. / J. LUSA

Confebask toma la iniciativa para recuperar la negociación colectiva en Euskadi

  • La patronal convoca a los sindicatos de cara a negociar un acuerdo interprofesional que blinde los convenios vascos frente a los estatales

  • ELA y LAB confirman que acudirán a la reunión en el CRL, pero insisten en que no firmarán ningún acuerdo que implique a cambio paz social

¿A la tercera la vencida? No fue posible en 2012 y tampoco en 2013, pero la pérdida progresiva del ámbito vasco de negociación colectiva debido a la cada vez mayor injerencia de los convenios estatales puede hacer que tanto la patronal como los sindicatos se dejen pelos en la gatera para tratar de alcanzar un acuerdo que blinde los pactos que se firman en Euskadi respecto a los de ámbito superior. Tras varios cantos de sirena en las últimas semanas, finalmente ha sido Confebask la que ha tomado la iniciativa. La patronal vasca convocó ayer a los cuatro principales sindicatos a una reunión en el CRL para tratar de alcanzar un acuerdo de estructura que establezca la prioridad aplicativa de los convenios sectoriales de la CAV.

El encuentro está fijado para el próximo miércoles, a las 10:00 horas en el Consejo de Relaciones Laborales (CRL). En el comunicado emitido por la patronal vasca, subraya su apuesta por alcanzar un acuerdo interprofesional que permita una aplicación real y efectiva de los convenios territoriales de eficacia general que se suscriban en la CAV. Y añade que por «encima de declaraciones altisonantes, los agentes sociales tendremos la ocasión de demostrar si tenemos voluntad real de aportar soluciones a los problemas de nuestros representados».

Y es que tanto ELA como LAB han reiterado en los últimos meses su voluntad de firmar un acuerdo de estructura que salvaguarde la negociación colectiva de Euskadi, pero dejando claro que no lo harán bajo condicionantes, como pedir a cambio paz social. Ambas centrales arguyen que en los dos intentos anteriores, Confebask puso sobre la mesa esta premisa, «que es lo que impidió la firma de un acuerdo».

El primer intento tuvo lugar en 2011, tras la aprobación de la reforma laboral impulsada por José Luis Rodríguez Zapatero, que daba prioridad aplicativa a los convenios estatales sobre los provinciales. Entonces se cruzaron documentos entre ELA y Confebask, que no terminaron de concretarse en un acuerdo porque la patronal -en este caso las territoriales- pretendía lograr a cambio paz social, según ha manifestado en reiteradas ocasiones la central nacionalista.

Un planteamiento que se vio confirmado, recuerda ELA, en el segundo intento, que se produjo en julio de 2013, a instancias del propio lehendakari, Iñigo Urkullu, cuando decenas de convenios estaban a punto de perder su vigencia por efecto de la reforma laboral de Rajoy, que limitó la ultraactividad a un año. Entonces la patronal propuso que «la apertura de nuevos ámbitos negociables, así como la recuperación de los que hubieran podido perderse... en ningún caso serán objeto de conflicto». Una condición que no fue aceptada ni por la central nacionalista ni por LAB.

Desde entonces las aguas han bajado muy revueltas entre la patronal vasca y las dos centrales nacionalistas, mientras que CC OO y UGT se han mostrado más dispuestos a alcanzar acuerdos con Confebask. Un ejemplo de ello fue el pacto de la Mesa de Diálogo Social del pasado 22 de julio, en el que abogaban por impulsar acuerdos en minoría -de eficacia limitada- como mal menor para desbloquear la negociación colectiva, lo que soliviantó a ELA y LAB, pero también por impulsar un acuerdo interprofesional para preservar la negociación colectiva en Euskadi.

Retratarse

Precisamente, CC OO puso ayer en valor este acuerdo y recordó que la convocatoria es fruto del mismo. Sin embargo, para LAB la convocatoria «muestra el fracaso del acuerdo de julio, que trató de coger un atajo dejando de lado a la mayoría sindical».

ELA y LAB confirmaron ayer que asistirán al encuentro. Para ambas centrales será alli donde la patronal tendrá que retratarse y «aclarar si ha cambiado de actitud». De hecho, la central liderada por Adolfo 'Txiki' Muñoz ha realizado varios requerimientos públicos a Confebask para que aclare su postura al respecto. Hasta el momento no ha habido respuesta ni pública ni vía interna, según confirma el sindicato.

El único pronunciamiento público tuvo lugar este martes cuando el presidente de la patronal vizcaína Cebek, Iñaki Garcinuño, consideró que había «mimbres suficientes» para alcanzar un pacto tras los últimos planteamientos en defensa de un acuerdo de ese tipo hechos por el sindicato ELA». Un pacto de este tipo, apuntó Garcinuño, permitiría salvaguardar los convenios «firmados y por firmar» y ayudaría a los trabajadores vascos a evitar la aplicación de cláusulas de los acuerdos estatales y mejorar, por tanto, sus condiciones de trabajo.

Pero ayer tanto LAB como CC OO recordaron que el acuerdo interprofesional en sí no rescata la negociación colectiva en Euskadi, ya que se requiere que vaya acompañado de una negociación de los convenios que derive en acuerdos. «Queremos convenios vivos, hay que renovar los convenios», insisten. De lo contrario, apuntan que el acuerdo interprofesional sería algo parecido a una cesta de mimbre para recoger agua.

CC OO y UGT consideran que el acuerdo llega cuatro años tarde, ya que muchos convenios vascos han perdido su vigencia y se han desarrollado convenios estatales que ocupan esos espacios cedidos por los pactos vascos «con la connivencia de ELA y LAB», remarca la central liderada por Unai Sordo. CC OO se muestra muy dura con la central nacionalista, a quien acusa de utilizar la 'paz social' como excusa para llevar la negociación colectiva al ámbito de la empresa. Una condición, señala, que «nunca ha puesto la patronal».

Por su parte, UGT insiste en que acudirá al encuentro porque no renunciará a ningún foro que permita desbloquear la negociación colectiva en Euskadi.

De alcanzarse un acuerdo interprofesional sería el primer gran pacto que suscriben la patronal y los cuatro sindicatos desde 1999. En aquel año firmaron un acuerdo sobre el empleo que impulsó entre otras cuestiones el contrato de relevo, aunque tuvo un recorrido corto, porque un año más tarde una legislación de ámbito estatal resultó más benigna para las empresas y los trabajadores. Pero sobre todo, permitiría sentar las bases para desbloquear la negociación colectiva en Euskadi, que lleva varios años prácticamente estancada.

El impulso de un acuerdo interprofesional es también una de las prioridades del nuevo Gobierno. Así figura en el acuerdo alcanzado entre el PNV y el PSE para conformar el Ejecutivo. Retoma así uno de los ejes de actuación que se fijó el lehendakari, Iñigo Urkullu, en la legislatura que ahora acaba.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate