Diario Vasco

La oferta de Talgo por los AVE de Renfe mejoró la de CAF también en lo económico

Imagen del Avril, el tren de muy alta velocidad con el que Talgo ha concurrido al concurso de Renfe.
Imagen del Avril, el tren de muy alta velocidad con el que Talgo ha concurrido al concurso de Renfe.
  • La propuesta de la firma de Beasain para la fabricación y el mantenimiento de los 15 primeros trenes bate, sin embargo, el coste de las de Siemens y Alstom

Poco a poco se van aclarando las cosas respecto al millonario concurso abierto por Renfe para la compra de hasta 30 trenes de muy alta velocidad -unida al mantenimiento de las unidades por un periodo de 30 años- en el que el martes, y tras celebrarse la apertura de plicas y comunicarse públicamente los entresijos técnicos de las ofertas, Talgo se dio por «virtual ganador». Algo que hizo que, aún a falta de una resolución oficial por parte del operador público, algo que llegará el lunes- hizo que las acciones del grupo comandado por la familia Oriol se dispararan casi un 14% en Bolsa.

Según ha podido confirmar DV, la oferta de Talgo no sólo fue la mejor puntuada en el ámbito técnico, sino que también resultó la más barata, justo por encima de la enviada a la mesa de contratación de Renfe por la beasaindarra CAF, que quedó en segundo lugar y por delante de las de Siemens y Alstom.

En concreto, y tomando en consideración uno de los elementos con más peso significativo dentro de la propuesta económica (el coste de la fabricación de las primeras 15 unidades más el del mantenimiento durante 30 años), Talgo plantea para su plataforma Avril un desembolso total de algo más de 786 millones.

Cifra que deviene de la suma de los 337 millones correspondientes al mantenimiento y los 448 que costaría la fabricación en sí de los trenes. Frente a ese monto y para los mismos conceptos, CAF habría enviado a Renfe una oferta de 870,8 millones de euros; la suma de los 321,2 millones por el mantenimiento de sus Oaris y otros 549,5 atribuibles a la fabricación.

Segundo lugar

En definitiva, 786 millones de Talgo por 870 de CAF que, sin embargo, sí habría batido a los dos gigantes internacionales que concurrían a la pelea. Y es que ambos superaron los 1.000 millones por esos mismos conceptos. En concreto, la propuesta de Siemens sumaba 1.071 millones de euros, mientras la de Alstom se elevaba a 1.095.

De este modo, la empresa que preside Carlos Palacio se apuntaría los 28,114 puntos de la parte técnica sobre un máximo posible de 35 (Alstom obtuvo una nota de 25,145, seguida de CAF, con 22,616, y Siemens, con un 21,840) y los 65 que estaban en liza en la oferta económica. Y es que en este aspecto, que pesa más a la hora de elegir al ganador, el fabricante más barato se lleva él sólo los 65 puntos (el máximo) mientras el resto ha de conformarse con un reparto proporcional a la diferencia de sus ofertas respecto a la ganadora.

El desconcierto surgió el martes al presentar CAF un valor económico (el resultado de una compleja fórmula que toma en cuenta una serie de costes del proyecto) anormalmente bajo respecto al de sus competidores. Algo que los expertos de Renfe prefirieron comprobar junto a los cuatro fabricantes antes de dar una respuesta oficial. Pero el problema parece resuelto, habría sido un error en la formulación de la firma de Beasain el responsable de ese desajuste que, sin embargo, no hay que olvidar, deja a la vasca mejor colocada que Siemens y Alstom de cara al mercado internacional.

El anuncio oficial llegará a mediodía del lunes, jornada en la que está prevista, a las 09.30 horas, una reunión del consejo de administración de Renfe. Sin embargo, según ha podido conocer este diario, el órgano de gobierno del operador público ha sido convocado mañana, a las 10.00 horas, a una «reunión explicativa de la propuesta de adjudicación», con lo que puede que de una u otra manera este viernes se conozca ya la decisión definitiva.

Si bien es cierto que CAF era la única compañía vasca que concurría al llamado megaconcurso de Renfe, la adjudicación a Talgo también tendrá efectos positivos para Euskadi. El motivo de ese empujón por la tangente es que la madrileña produce sus vagones en su planta alavesa de Rivabellosa, donde trabajan a día de hoy más de 500 operarios.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate