Diario Vasco

Euskadi, al nivel de Francia o Austria, pero por debajo de Alemania o Suiza

  • El País Vasco se queda a cuatro décimas de la media de la UE-28 en innovación y supera en doce centésimas la Estatal

El análisis sobre la inversión en I+D, tanto de regiones como de empresas, supone sumergirse en una selva de informes a veces contradictorios. En medio de esta espesura, el Panel de Indicadores de Innovación Europeo (IUS-2016) aporta cierta luz. En el análisis de octubre, según los datos elaborados por el Eustat en base al citado panel, Euskadi se sitúa en el nivel de países con 'alta innovación', junto a Francia, Austria o Reino Unido. Por delante se encuentran los 'líderes', entre ellos Alemania, Holanda, Suiza, Suecia o Dinamarca. Por detrás de Euskadi figuran los países de 'innovación moderada' (España, Italia, Portugal o Grecia) y los de 'baja innovación' (Bulgaria y Rumanía).

Euskadi incrementa el valor de su indicador en el último año, pasando de 0,478 (2015) a 0,482 (2016), quedándose a cuatro décimas de la media de la UE-28, mientras que supera en doce centésimas a España.

Recursos humanos

El panel coloca al País Vasco por encima de la media europea en recursos humanos (disponibilidad de personas altamente cualificadas) y en el sistema de investigación (competitividad internacional del entramado científico). También destaca el apartado de vínculos e iniciativa empresarial (colaboración con otras compañías e instituciones).

Euskadi se queda por debajo de la media en inversión empresarial (0,43% de la UE, frente a 0,37% del País Vasco), aunque con matices. Se coloca por encima si se atiende al gasto en I+D como porcentaje sobre el PIB (1,45% en el País Vasco frente al 1,30% de la UE). Sin embargo, la situación se invierte si se tiene en cuenta el gasto en innovación, al margen de la I+D (0,41% en Euskadi, 0,69% de la UE). En el apartado de financiación y apoyo, el País Vasco con 0,23 puntos se encuentra por debajo de la media europea (0,49) y estatal (0,36).

El Eustat publicó el pasado viernes su última estadística sobre actividades de I+D en Euskadi. En la misma se recoge que el gasto en 2015 cayó el 1,3%. La financiación pública subió el 1,1%, pero la de empresas se redujo un 3,1%.

Innobasque

Por su parte, Innobasque publicó recientemente la primera edición del informe sobre innovación, un estudio que quiere convertirse en referente sobre este tema. Cuando se analiza la evolución en los indicadores de esfuerzo, constata una ralentización en el gasto de I+D en 2013 y 2014 y también en el de personal dedicado a estas labores. Las solicitudes de patentes, sin embargo, han crecido, así como las exportaciones de los sectores de nivel tecnológico medio alto y medio bajo.

El estudio resulta relevante a la hora de analizar el impacto de la I+D en la industria. El informe señala que el impulso del sector empresarial ha sido uno de los principales factores que han favorecido la convergencia con la UE-28.

La evolución del porcentaje de empresas que realizan I+D entre 2008 y 2014 se ha concentrado en las más pequeñas (menos de 50 empleos, con un alza del 18%), en tanto que entre las de entre 50 y 99 cae un 2%, entre las de 100 y 249 desciende el 4%y en las de más de 250 la bajada es del 9%. La actividad empresarial en I+D se ha ralentizado en 2013 y 2014 y, en consecuencia, no sigue el ritmo de nuestro entorno. El informe constata que las administraciones han financiado la I+D de las compañías industriales en mayor medida que en la UE-28, pero en este apartado también se registra una evolución descendente.

Un elemento esencial a la hora de calibrar el impacto de la innovación en la empresa es medir su contribución a la productividad. En Euskadi esta contribución fue del 0,5%, un valor que nos sitúa a la cola de los países desarrollados. En Alemania y Francia el índice es del 1%, en tanto que en Eslovenia o Finlandia se dispara al 3,3%.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate