Diario Vasco
Lourdes Moreno.
Lourdes Moreno. / MIKEL FRAILE

Lourdes Moreno: «Contratar mujeres mejora la productividad de las empresas»

  • La CEO y Copropietaria de Bolueta Engineering Group es partidaria de establecer cuotas y de forzar acciones positivas para que las mujeres estén en pie de igualdad en todos los ámbitos profesionales

Tras una fructífera carrera en entidades de inversión como JP Morgan, BNP Paribas o Credit Suisse First Boston, donde alcanzó altos cargos de dirección a nivel europeo, Lourdes Moreno decidió este año dar el salto al mundo de la industria y adquirió junto con un socio Bolueta Engineering Group, una empresa de servicios de ingeniería de mecanizado de precisión. Es partidaria de establecer cuotas y de forzar acciones positivas para que las mujeres estén en pie de igualdad en todos los ámbitos profesionales. Lourdes predica con el ejemplo, ya que está contratando mujeres en su empresa y no lo hace como un acto de fe, sino porque quiere mejorar la productividad de la compañía. Ha estado presente en el III Foro Aspegi, celebrado en el Museo San Telmo bajo el epígrafe de «Sí, me compensa».

- ¿A usted le compensa?

-La cuestión es si te compensa como persona. A mí sí me compensa, porque tengo una vida profesional que me encanta. Tengo una hija y puedo compatibilizar mi trabajo con mi vida familiar. Pero no es tanto cuestión de si te compensa o no. Yo voy a por todas: a tener una vida privada plena y una vida profesional plena.

-¿En su fructífera trayectoria profesional ha encontrado dificultades añadidas por el hecho de ser mujer?

-Siempre y en todo momento.

-¿Han sido difíciles de superar?

-Esa es la realidad que te encuentras. Cuando estaba en banca en Londres, se quería hacer un esfuerzo por mejorar la situación, y me metí en un grupo con esa intención. Las estadísticas tanto a nivel de raza como de género eran demoledoras. Hicimos un análisis de cómo había que actuar porque no se iba a solucionar de forma natural, pero no se llevó adelante. Esa es la realidad con la que hay que trabajar.

-¿El techo de cristal nos viene impuesto o también nos lo autoimponemos de alguna manera las mujeres?

-De alguna manera lo tenemos desde casa, cuando se discriminan las tareas en función de los sexos. Nos imponen no verlo, porque no es un techo transparente.

-¿Es muy visible?

-Es muy visible y nos hacen no verlo.

-¿No está cambiando con las nuevas generaciones?

-Yo tengo una hija de catorce años y lo que aprecio es que la mejoría es muy ligera. A nivel profesional no la veo. Creo que la presencia de mujeres es bastante testimonial.

-Hillary Clinton no ha podido romper ese techo de cristal. ¿Hay ámbitos que se resisten más a las mujeres?

-Hay muchos ámbitos que se nos resisten. En la industria es muy claro. La presencia de la mujer es minoritaria, tanto en los talleres como en los ámbitos de gestión, dirección... Cuando yo entré en la empresa solo había una mujer. Ahora somos cuatro. Yo quiero mujeres torneros, fresadoras, pero encuentras resistencia. Va a suceder, pero es cuestión de tiempo. En mi caso, tengo un socio que está muy sensibilizado con esa cuestión.

-No están surtiendo efecto los llamamientos de la patronal y de las instituciones a que las mujeres entren en el mundo industrial.

-Yo quiero reclutar mujeres.

-¿Cuál es la principal barrera? ¿La cultural?

-No es fácil decirlo, pero hay mucho camino por recorrer.

-¿Qué habría que hacer? ¿Es partidaria de aplicar una discriminación positiva?

-Creo firmemente en ello. No queda otra. Me convencí a mí misma cuando en la banca de inversión ví los números de la situación, cómo funcionaban las progresiones y los ascensos. En diez años no se llegó ni de lejos a tener una representación decente de mujeres. Hay que hacer el sesgo de coger mujeres. No me vale el argumento de que las mujeres tienen que ser buenas. Claro que son buenas. Yo he fichado hoy una directora y claro que es buena.

-Pero cuando el que contrata es un hombre, normalmente no tiene esa sensibilidad.

-Claro que no. Y muchos tendrán hijas. También he visto empresas pequeñas en las que el dueño es un señor que tiene hijas y que no quieren que trabajen. Eso sigue sucediendo ahora.

-¿Es partidaria de establecer cuotas en los consejos de administración?

-Sí, porque creo que es la única forma de que haya una presencia igualitaria. Lo natural es que en la vida haya hombres y mujeres, también en la universidad, ¿por qué no en todos los ámbitos del mundo laboral? Pero para llegar a ello hay que forzar un poco la situación. Sobre todo en la industria, donde hay menos mujeres en la base y en consecuencia es más difícil todavía que lleguen arriba. Si no hay unas acciones dirigidas a forzar que sea una situación natural de hombres y mujeres no creo que vaya a cambiar sustancialmente.

-¿En el ámbito privado es más complicado?

-Así es, porque no puedes obligar a nadie.

- ¿La conciliación laboral y familiar penaliza más a las mujeres?

-La realidad es que las mujeres somos mucho más organizadas, y somos muy productivas. La razón por la que quiero contratar a mujeres es para mejorar la productividad de la empresa.

-¿Se trata de una cuestión de fe o hay datos que lo corroboran?

-Mi socio tiene una empresa de origen indio en la que a medida que han ido incorporando mujeres se ha ido incrementando la productividad.

-Ayer la secretaria general de LAB, Ainhoa Etxaide, justificaba en parte el no seguir al frente del sindicato para poder atender también a su familia. Esta frase no se suele escuchar a los directivos que son hombres.

-Yo no creo que tengas que elegir o renunciar, si no que son equilibrios que tienes que mantener como persona. Como mujer los tienes que mantener y como hombre si eres una persona completa y eres padre, también. Si logras ese equilibrio nos hace más felices y completas porque trabajamos las dos facetas.

-Ainhoa Etxaide fue la primera mujer al frente de un sindicato, Nekane Balluerka será probablemente la primera mujer rectora de la UPV/EHU. ¿En qué otro cargo le gustaría ver a una mujer?

-Me gustaría que hubiera más mujeres en las empresas, en todos los niveles, para que sean un modelo y un ejemplo para nuestras hijas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate