Diario Vasco

Tecnologías de futuro en el Kursaal

Cerca de una treintena de empresas presentaron sus nuevas aplicaciones industriales 4.0 en el Kursaal.
Cerca de una treintena de empresas presentaron sus nuevas aplicaciones industriales 4.0 en el Kursaal. / REPORTAJE FOTOGRÁFICO USOZ
  • Desde gafas de realidad aumentada que te hacen teclear en el aire, robots que interactúan con precisión milimétrica o sistemas a distancia que anticipan averías

  • Una treintena de empresas muestran sus desarrollos para un futuro que ya esta aquí

Un hombre que teclea en el aire y repite la palabra 'next' llama la atención nada más pisar la exposición. El arriba firmante lo mira extrañado, pero alrededor ninguno parece sospechar del hombre que mueve su cabeza con unas gafas que parecen esconder algo. En su escasa memoria cinéfila, a uno le viene a la mente la imagen de Tom Cruise pasando paginas virtuales con la mano en la película 'Minority Report'. No cabe duda, el futuro tecnológico que Spielberg dibujó en aquella película ya es una realidad, y nuestras empresas ya se están beneficiando de ello. Y además a todo el conjunto le han puesto un nombre rimbombante: Industria 4.0.

La curiosidad tiene una cabida infinita en este tipo de ferias, que reúne los últimos desarrollos de las firmas especializadas. En la jornada de ayer, fueron una treintena las que mostraron sus novedades en el Kursaal donostiarra. Y esas ganas de saber nos llevan a conocer lo que esconden las dichosas gafas. «Mi compañero está arreglando un ordenador siguiendo las instrucciones, las indicaciones y pasos que le muestran las gafas de realidad aumentada que hemos desarrollado», explica Diego Sagasti, responsable de tecnología de RV/RA de Tecnalia. Las gafas identifican el contexto y añaden la información que se ha solicitado. Un sistema diseñado especialmente para «capacitación, mantenimiento y asistencia».

La aplicación puede abarcar sectores diversos y cada vez se está abriendo más el abanico de oportunidades. «Una de las principales mejoras que aporta es que se asegura el trabajo que se está relizando y además no hace falta ser un experto en todo, ya que puedes estar conectado a un experto que esté a 1.000 kilómetros y te de instrucciones más concretas», añade Sagasti. De hecho, el grupo Thyssen ya se encuentra aplicando este tipo de sistemas para el mantenimiento de ascensores que incluye la posibilidad de teleasistencia. «Se acabó eso de no saber si cortar el cable azul o el rojo».

En el ámbito de la seguridad, Tecnalia también presentó el nuevo sistema de monitorización de la actividad de los trabajadores que pondrá en funcionamiento en colaboración con Repsol, en la planta de Petronor de Muskiz en el primer trimestre de 2017. El impacto que tiene en el mantenimiento de la planta la subcontratación de personal para esas labores -cerca de 2.000 personas- ha llevado a diseñar un sistema que controle a esas personas, pueda monitorizar su posición y haga más sencilla la evacuación de los mismos en casos de peligro. «A través de dispositivos 'wearables' (que se pueden llevar encima) mejoraremos las condiciones y seguridad en el trabajo», describe el director del proyecto José Mari Cabero.

Como ven, en todos los casos se habla de tecnologías que apoyen a las personas, ningún mensaje va encaminado a que las máquinas y la innovación resten empleos. Así lo entienden también en ABB que a través de su robot 'Yumi' (abreviatura de 'You and Me', tú y yo en inglés), incide en la robótica colaborativa. «Permite que el operario esté más cerca del robot pero sin restar nada en seguridad», explica, Andoni Serrato, responsable comercial de robótica de ABB en la zona norte. Sectores como la electrónica, la farmacia o alimentación, entre otros, ya están introduciendo estos equipos que «ayudan a aumentar la productividad del trabajador. Además son tecnologías sencillas, intuitivas y que se adaptan a las capacitaciones».

«Made in Euskadi»

La amplia muestra del Kursaal reflejaba, a pequeña escala, los resultados de la apuesta decidida de agentes, empresas y centros tecnológicos por la innovación y la Industria 4.0. «Hay que potenciar la industria vasca para que sea autónoma e independiente y tratar de que las empresas sean propietarias de sus propios componentes», confesaba Jose Manuel Arnaiz, de IK4-Ikerlan. Su centro presentaba su sistema de sensores para máquinas que anticipan las posibles averías de estas y envían en tiempo real toda la información a dispositivos móviles para que sea consultada. «Ofrecemos soluciones completas en colaboración con la empresa, de forma que no deben adaptar un producto a sus particularidades sino que creamos sistemas singulares para cada una». Firmas como CAF, Orona o Fagor Arrasate ya tienen estos sistemas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate