Diario Vasco

Euskadi se queda a la cola del Estado en los beneficios fiscales a la donación solidaria

El responsable de Hacienda de Gipuzkoa, Jabier Larrañaga, en el pleno de las Juntas que aprobó las modificaciones fiscales para 2017.
El responsable de Hacienda de Gipuzkoa, Jabier Larrañaga, en el pleno de las Juntas que aprobó las modificaciones fiscales para 2017. / GFA
  • En el resto de España, el porcentaje de deducción hasta los 150 euros es del 75%, y de un 30% para la cuantía que exceda a esa aportación

  • Frente al 20% de deducción general vigente aquí, Navarra acelera y aplicará el 80%

Se suele decir (acertadamente) que la solidaridad es uno de los valores que son intrísecos al guipuzcoano de a pie. Cualquier iniciativa con un fin social o de ayuda al desfavorecido es acogida y respaldada de buen grado por la mayoría de residentes en el territorio. Y apoyada, no solo con buena voluntad, sino en la mayoría de ocasiones, con dinero propio que se aporta desinteresadamente para la causa. Muchas veces, además, esa donación de fondos no se realiza de forma puntual y forma parte de una costumbre que se sucede en el tiempo. Esa acción, aunque algunos lo desconozcan, conlleva una deducción en el Impuesto sobre la Renta si el contribuyente la declara y, en 2017, tendrá notables diferencias con el resto del Estado, hasta el punto de que por donar 150 euros o menos, en Gipuzkoa se puede obtener como máximo una deducción de 30 euros en la base liquidable del IRPF, mientras que en Navarra, con la iniciativa en trámite, alcanzará los 120.

Así es como quedará el nuevo panorama fiscal de las donaciones al mecenazgo tras la proposición por parte del Gobierno foral de Navarra de la modificación de las deducciones por donaciones a instituciones benéficas o de carácter social, que pasarán el próximo ejercicio de 25% actual, al 80% en los primeros 150 euros y el 40% a partir de esa cifra. Como ha podido conocer DV, el departamento de Hacienda y Finanzas de Gipuzkoa no prevé que este año -con aplicación al 2017- se realice algún tipo de reforma de este punto, que en caso de producirse debería ser incluida en un recopilatorio de modificaciones fiscales como el que se aprobó la semana pasada de cara al próximo curso. «No se descarta que en el futuro se puedan realizar cambios», apuntan desde el fisco foral. La modificación como en la mayoría de estos casos, debería ser pactada y armonizada con el resto de territorios, ya que tanto Álava como Bizkaia se rigen por la misma deducción.

Sin embargo la diferencia sustancial está ahí, y como en los casos del Impuesto de Patrimonio o el de Sociedades -de mucho mayor calado-, esta cuestión es proclive a sufrir una revisión a fondo ya que las diferencias son sustanciales y la reforma fiscal realizada en 2013 (tras el pacto entre PNV y PSE, al que se sumó el PP) se ha quedado ya lejos de los pasos que se están dando en el resto del Estado.

En territorio común, por ejemplo, la reforma de Montoro en 2014 elevó hasta el 50% para el ejercicio de 2015 la deducción en el IRPF de las donaciones a entidades sin fines lucrativos inferiores a 150 euros. Pero no se detuvo ahí la cosa, ya que en este 2016 dichas donaciones ya reciben una deducción del 75%. Además, para el resto de la base de deducción, el porcentaje desgravable es del 30%, bonificado hasta el 35% en el caso de que se hubieran realizado donativos por cuantías similares en los dos periodos impositivos precedentes.

Apenas una diferencia a favor

Quizá, si hubiera que destacar algún aspecto positivo de la fiscalidad vasca en el aspecto de las donaciones por mecenazgo, sería el límite deducible de la base liquidable total del IRPF que rige en la normativa. Esto es, la cuantía máxima que se puede restar en la declaración de la Renta en el caso de los donativos. Así, en cualquier territorio vasco, el límite de deducción en la base liquidable del IRPF es del 30% del total.

Mientras, en Navarra, la base de esta deducción por donaciones, junto con las bases de las deducciones por cuotas sindicales, por cuotas y aportaciones a partidos políticos y por inversiones en instalaciones de energías renovables no podrá exceder el 25% de la base liquidable del contribuyente. Y en el Estado, la base conjunta de las deducciones por donativos, junto con la base por cuotas de afiliación a partidos políticos, no puede exceder el 10% de la base liquidable.

Sin embargo, queda claro que ninguno de esos límites se alcanza si la donación que se realiza es inferior a los 150 euros, y que, en la mayoría de los casos, es la aportación que los contribuyentes suelen realizar a estas entidades sin ánimo de lucro, ONGs y fundaciones. Solo realizando un cálculo aproximado de la media de las declaraciones presentadas en Gipuzkoa en la campaña de la Renta 2015 se observa esta cuestión. Y es que 84.831 contribuyentes declararon donaciones al mecenazgo por un valor de 21,3 millones de euros. Esto significa que, de media, los guipuzcoanos donaron a distintas cuestiones 251,4 euros, lo que significa que muchos de ellos realizaron una aportación inferior a los 150 euros.

El favor del apoyo fisca

En total, el impacto asumido por la Hacienda foral en las declaraciones de la Renta de 2015 a consecuencia de las deducciones por donativos al mecenazgo ascendió a 4.266.229 euros. De la evolución de los últimos 3 años en la declaración de estas donaciones se pueden extraer varias conclusiones. En 2013, se realizaron 77.756 declaraciones de donaciones al mecenazgo en Gipuzkoa, con una base de 19,6 millones de euros (una media de 252 euros). En 2014, fueron 80.064 declaraciones, con una base total de 20 millones (249,8 euros de media). De esta forma, se observa como la cifra de contribuyentes donantes ha crecido un 9% en los últimos dos ejercicios, favorecida por dos cuestiones. Por un lado, la recuperación económica, que ha llevado a 7.000 personas más a realizar estos donativos al contar con más ingresos. Y por el otro, la última reforma fiscal vasca, que elevó del 10% al 20% la deducción en el IRPF por donaciones al mecenazgo. Además también se concluye, a tenor de las cuantías medias, que el donante guipuzcoano es un donante plurianual, de forma que en el Estado podría tener una bonificación extra por esta cuestión.

En lo que a las arcas forales se refiere, el duplicar la deducción a partir de las declaraciones de la Renta de 2014 provocó un mayor impacto, al pasar de los 1,9 millones en deducciones aplicados en la campaña de 2013, a los 4 millones de 2014 y los 4,27 de 2015. De esta forma, se entiende que se debería realizar un estudio del impacto de una posible reforma que acercase las deducciones por donaciones pequeñas a las del resto del Estado, ya que la factura para el fisco podría verse multiplicada.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate