Diario Vasco

Las empresas guipuzcoanas esperan seguir creciendo en EE UU, gane Trump o Clinton

gráfico

Entrada principal de la planta de Bellota en Illinois, abierta en 2008, donde fabrica componentes para maquinaria agrícola.

  • Las firmas radicadas en el país norteamericano confían en que el nuevo ejecutivo no ponga trabas comerciales

  • Diecisiete compañías guipuzcoanas cuentan con fábricas en el gigante norteamericano y todas mantienen su apuesta por permanecer e invertir

Estados Unidos es un mercado complejo, pero imprescindible para las grandes empresas guipuzcoanas que han apostado por la internacionalización. En la actualidad, según los datos aportados por la Cámara de Comercio y por las propias compañías, en aquel país se asientan 17 firmas del territorio, con doce plantas productivas y 29 representaciones comerciales.

Estados Unidos, casi un continente por sí solo, con 320 millones de habitantes y casi 10 millones de kilómetros cuadrados de superficie, ofrece oportunidades sin límite. Jugar en la liga USA y mantenerse en ella, e incluso sobresalir, como ya lo han hecho varias compañías guipuzcoanas, supone situarse en la élite empresarial en cuanto a competitividad y tecnología.

Los estadounidenses acuden a las urnas mañana. Los empresarios de todo el mundo han seguido la campaña electoral con sumo interés y un punto de alarma. Tanto Donald Trump como Hilary Clinton se han mostrado proclives a reforzar el proteccionismo de su economía, más el primero que la segunda, una medida que tendría efectos globales impredecibles. Es más, el futuro del Tratado Trasatlántico de Comercio e Inversión (TTIP) pende de un hilo.

Este periódico ha consultado a varios directivos de compañías guipuzcoanas asentadas en Estados Unidos su opinión sobre el panorama que se abrirá tras los comicios americanos. La mayor parte, aunque unos lo confiesan y otros no, se muestran expectantes ante los cambios que puede provocar una presidencia de Donald Trump. No obstante, al margen del resultado, coinciden en que en los Estados Unidos les ha ido bien y apuestan por permanecer e incluso crecer.

Hine es una de las empresas guipuzcoanas que ha encajado perfectamente en América. La firma de Olaberria se asentó en Pennsylvania en 2006, donde fabrica sistemas hidráulicos para aerogeneradores. La quinta parte de la facturación de esta división procede de esta planta.

Las perspectivas para los dos próximos años apuntan a un crecimiento sostenido, pero como señala Alberto Frauca, Wind Division Manager de Hine, todo depende de quién salga elegido mañana. «Hilary apoya las renovables, pero Trump ya ha anunciado su intención de suprimir las ayudas a este tipo de energía. Si gana Trump y elimina el 'tax credit' (subvenciones a la producción), las renovables dejarán de ser rentables. El mercado americano se paralizaría completamente». Este escenario obligaría a desplazar la producción a China «donde tendríamos que competir en costes, en lugar de apostar por el valor añadido, como hacemos ahora en Estados Unidos al estar cerca de los clientes».

Frauca confía en que después de los comicios se mantenga el actual marco regulatorio. «Si se sigue apoyando a las renovables, el mercado americano es enorme, tiene un potencial gigantesco». En este escenario, Hine estudiaría abrir otra planta productiva, bien para abastecer al sector eólico o al fotovoltaico.

Agricultura

Sin embargo, para NATT Tools Group (Bellota, Legazpi), la perspectiva es la contraria. Una victoria de Trump generaría unas expectativas positivas para sus clientes, los agricultores norteamericanos. La compañía dispone de dos plantas, en Illinois y California, dedicadas a la fabricación de herramientas manuales y de componentes para maquinaria agrícola (Agrisolutions). Eduardo Urrestarazu, director Comercial y de Marketing de Agrisolutions, explica que los sondeos realizados indican que el 75% de los agricultores apoyan a Trump. Por tanto, si gana el candidato republicano, el clima de mayor confianza favorecerá «un incremento de la inversión y del gasto».

Estados Unidos es el principal cliente para la histórica marca guipuzcoana, ahora propiedad de un grupo canadiense. En consecuencia, como señala Urrestarazu, «para nosotros es irrenunciable. Allí tienen su sede los principales fabricantes y, por tanto, estar presentes en el país es un requisito inherente para una empresa líder mundial como Bellota Agrisolutions».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate