Diario Vasco

Echevarría defiende que un medio se debe a sus cuentas, a la audiencia y a los accionistas

vídeo

Txomin Garcia, Alejandro Echevarría, José María Bergareche, Ricardo Celada y José Gabriel Mujika, en el prólogo del Foro. / M. FRAILE

  • Asegura que las televisiones basan su rentabilidad en el entretenimiento y niega sentirse «poderoso» por encabezar un grupo de comunicación

Seguro que en cualquier sobremesa en familia de fin de semana, los adolescentes les preguntan a sus abuelos por qué ven cada tarde 'Sálvame', y éstos, a su vez, les cuestionan la razón por la que van al gimnasio después de ver 'Hombres, mujeres y viceversa'. El silencio suele inundar después ese espacio que queda sin respuesta. El presidente de Mediaset España, Alejandro Echevarría, desde su visión empresarial, lo tiene claro y así lo manifestó ayer en el III Foro Empresarial de Gipuzkoa: «Nosotros hacemos los programas que gustan a nuestra audiencia y ese entretenimiento es el que nos aporta la rentabilidad». De esta forma, mientras unos a otros se echan en cara lo que ven y no saben justificar sus gustos, el grupo mediático que dirige Echevarría no deja de sumar año tras año mejores audiencias y cierra ejercicio tras ejercicio, con Telecinco a la cabeza, como los canales más vistos del Estado.

Y es que, ante todo, Echevarría defiende que dirige una empresa privada, que debe responder, antes que a ninguna otra cosa, «a sus cuentas de explotación, a los accionistas y a nuestra audiencia». Una visión que no se alejaba de las decenas de empresarios que ayer atendían en el turno de preguntas a sus exposiciones en torno a diversos temas. Empresa, accionistas y clientes... fórmula similar a la del resto de negocios que buscan un resultado. Sin embargo, Echevarría dirige un medio de comunicación, expuesto al escrutinio público a diario; ahí radica la pequeña diferencia. «Nosotros no hacemos la televisión que nos gustaría a cada uno, porque si no, habríamos quebrado», argumentó, y añadió que el programa de tarde de Telecinco «se asemeja a una plaza de pueblo en directo».

Echevarría explicó lo que es levantarse todos los días con el yugo de las audiencias del día anterior en la mano, esos resultados con los que se negocian posteriormente los contratos de publicidad. «¿El poder de los medios? Yo no me siento poderoso ni pienso que los medios de comunicación lo sean. Nosotros nos dedicamos a poner la empresa donde debemos, a ganar dinero», sostuvo el presidente de Mediaset España. Desde sus cuatro décadas de experiencia en los medios, el empresario bilbaíno afirmó que «todos los medios privados tenemos una ideología concreta, pero eso no debe ser óbice para ofrecer una información completa sobre todo lo que ocurre».

En tono de autocrítica, Echevarría dejó claro que a los medios españoles en la actualidad les falta rigor. «Se ha frivolizado mucho la información», defendió, y puso como ejemplo que «el sistema político se ha convertido en un 'show' permanente y en un espectáculo diario que no es nada bueno». En este sentido, confió en que la nueva generación de televidentes, «más exigentes que nosotros», redundará en beneficio de un mayor «rigor y calidad» en los medios.

El futuro y RTVE

En torno a esa visión empresarial que a veces choca con la calidad de algunos contenidos, surge otro de los debates habituales que Echevarría tampoco esquivó ayer. ¿Es necesario que la televisión solo entretenga o también forme al público? «Nosotros debemos atender al resultado, entretener y hacer el negocio rentable, no nos pueden pedir que además hagamos una labor educativa, para eso están los medios públicos que deben atender a las necesidades de la sociedad», defendió el presidente de Mediaset España. Echevarría señaló que el modelo actual de RTVE «no es sostenible». Sobre todo, apuntó, porque el ente público «no tiene la dimensión adecuada y tiene un problema de gastos». El responsable de Mediaset España destacó que la plantilla de su medio está formada por alrededor de 1.200 personas y la de RTVE por más de 6.700 «y con unas audiencias mucho peores».

Lo que es evidente es que en el futuro de los medios seguirá figurando RTVE. Un futuro que Echevarría dibujó como «de cambio y modificación, con medios digitalizados». Solo los que completen ese proceso «sobrevivirán», confesó el presidente de Mediaset España. «Es ese futuro no faltará nadie. Si los gurús no acertaron al vaticinar el fin de la radio con la llegada de la televisión, tampoco ahora los medios escritos desaparecerán», apostilló. Lo que es indispensable para esos medios es no encontrarse palos en las ruedas «como el follón de los canales en el que nos metió a las televisiones el que ha sido el peor ministro de Industria: José Manuel Soria».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate