Diario Vasco

La negociación sectorial avanza lenta en Gipuzkoa con un cuarto acuerdo este año

Trabajadores de Intervención Social de Gipuzkoa, en una de las concentraciones para solicitar la mediación de la Diputación.
Trabajadores de Intervención Social de Gipuzkoa, en una de las concentraciones para solicitar la mediación de la Diputación. / ARIZMENDI
  • El pacto de Intervención Social, firmado por ELA, CC OO, LAB y la patronal Hedatzen, se blinda ante la reforma laboral

La negociación sectorial avanza a cuentagotas en Gipuzkoa. Ayer se rubricó el preacuerdo de Intervención Social, que aglutina a 2.300 trabajadores. Se trata del cuarto que se firma en lo que va de año, lo que pone en evidencia las dificultades que están encontrando las patronales y los sindicatos para cerrar convenios provinciales.

El primero fue el del Papel, un sector emblemático en el territorio, que afecta a 800 trabajadores, aunque el negocio ocupa a bastantes más personas, ya que Papresa tiene convenio propio. Corría el mes de abril. Hubo que esperar otros tres meses -al 8 de julio- para que se plasmara otro preacuerdo, el de Pastelerías, con el mismo número de trabajadores. Y al calor del verano, tres semanas después se pactó el de peluquerías, que ocupa a 4.000 personas. Un avance lento, pero avance, al fin y al cabo, ya que en todo 2015 tan solo se firmó un acuerdo provincial, el de Limpiezas de Edificios y Locales.

El preacuerdo suscrito ayer por ELA (42%), CC OO (29%) y LAB (28%) con la patronal Hedatzen -formada por las entidades sin ánimo de lucro que operan en el sector- tampoco ha sido un camino de rosas, ya que se ha producido tras dos años de movilizaciones, según recuerda la central mayoritaria en una nota. El sector de intervención social abarca a pisos tutelados, atención a enfermos mentales y personas en exclusión social.

La central nacionalista valoró ayer de forma muy positiva el acuerdo, ya que además de las «importantes mejoras salariales y sociales, incluye cláusulas antirreforma que garantizan su aplicación íntegra a los trabajadores del sector».

El pacto contempla una subida salarial garantizada del 5%, con un posible incremento adicional del 0,5% para el próximo año y el siguiente en función de los IPC. Además, recoge las 35 horas semanales, un día más de vacaciones, poder hacer uso de las vacaciones por días laborales en los centros y servicios no residenciales, mejoras en la baja por maternidad y paternidad, garantizar que los salarios reales de hasta un 15% por encima de las tablas no sean absorbibles, así como mejoras en conciliación e igualdad.

En lo que respecta a las cláusulas antirreforma, incluye la ultraactividad indefinida, la no aplicación del artículo 82.3 sobre inaplicación salarial, la eliminación de la flexibilidad, la no aplicación de la movilidad geográfica obligatoria, la eliminación de las mutuas en la gestión de la incapacidad transitoria por enfemerdad común así como del absentismo, la mejora de las indemnizaciones en caso de despidos objetivos colectivos y un texto más garantista para preservar la subrogación a los trabajadores del sector.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate