Diario Vasco

Europa, abocada a recomponer su mapa industrial ante el imparable empuje chino

La conferencia de Emiliano López Atxurra ayer en San Sebastián resultó también una clase magistral de geopolítica e inteligencia internacional. El abogado, buen conocedor de la arquitectura fundacional de la Unión Europea, no dudó en lamentar la debilidad que muestra hoy el Viejo Continente, debida, en buena parte, aseguró, a «la indolencia de Durao Barroso», el antes presidente de la Comisión Europea y hoy polémico responsable de Goldman Sachs International. «Existe un riesgo de fragmentación en una UE que no cumple con las expectativas mínimas en integración de su tejido industrial para poder competir en un mundo global», aseguró.

A cuatro meses del 60 aniversario del Tratado de Roma, dijo, es el momento para «quebrar la tendencia significativa de la pérdida de posición de Europa en el contexto internacional».

Según explicó, China, quien dominara el mundo en la vertiente comercial ya en el siglo XV, se ha erigido de nuevo como el centro del planeta, desbancando a esa Europa a una posición de extremo apartado de Eurasia. Eso, apuntó, ha de hacer saltar las alarmas. También en el ámbito empresarial, donde el gigante asiático, arropado por la inmensa maquinaria de su Gobierno y alentado por una economía que ha pasado de ser agrícola a productiva, se está comiendo el mundo. América Latina o África, afirmó el ejecutivo, se han convertido en graneros y fuente de materias primas de ese dragón que todo lo amenaza.

La pinza opresiva la termina de cerrar un país, Estados Unidos, que lejos de adormilarse se ha inventado y puesto en marcha la cuarta revolución industrial, la llamada 4.0. Así las cosas, Europa (y también España, Euskadi, y sus empresas) han de ponerse las pilas y buscar sus huecos de oportunidad, que aún los hay.

Por eso Petronor y Tecnalia, junto a otros centros tecnológicos y compañías vascas, buscan un lugar en asuntos como la industria inteligente o la movilidad del futuro. «El reto se desenvuelve en estos parámetros macros para nada despreciables, por mucho que haya quien crea que no va con nosotros», dijo.

«El dedo debemos de ponerlo en las oportunidades que tenemos, máxime en un sistema urbano como el del País Vasco y un 'hinterland' regional configurado por un triángulo donde los otros vértices son Bordeaux y Toulouse; el valor de una economía productiva como nuestro país, que es un 'hub' industrial de referencia en el Golfo de Bizkaia, se asienta en su conectividad y en la habilidad de poner en valor las capacidades humanas en un perímetro geográfico razonable», explicó.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate