Diario Vasco

La Comisión propone un fuerte recorte para la merluza del litoral y un leve aumento en Gran Sol

  • El Ejecutivo comunitario plantea mantener las cuotas de anchoa en aguas del Golfo de Vizcaya y en las Azores

La Comisión Europea ha dado a conocer su propuesta de cuotas de pesca para 2017 en el Atlántico y el mar del Norte, en base a las recomendaciones científicas del instituto CIEM, con sede en Dinamarca, «en el que no se atisban grandes sorpresas, salvo un recorte profundo en la merluza de litoral, y una leve subida, de esta especie, en la costa de Francia y en Gran Sole», según indicó el director gerente de la Organización de Productores de Ondarroa, Kiko Marín, cuyos barcos pescan en la última zona.

En base a la propuesta inicial, la Comisión pide un recorte del 35,9% en las capturas de merluza en aguas ibéricas, cerca de nuestra costra, y un aumento del 2,8% en las cuotas de la misma especie en aguas del norte con vistas a 2017.

El Consejo de Ministros dilucidará las cuotas para el próximo año en la reunión de diciembre. En principio, sobre la base del dictamen científico recibido, la Comisión propone mantener o aumentar las cuotas de pesca actuales de 42 poblaciones cuyo estado «es adecuado» y reducir las de 28 especies cuyo estado es «malo», explica la Comisión. Igualmente, el Consejo de Ministros debatirá los totales autorizados para las especies de profundidad.

La propuesta establece aumentos en las poblaciones que se encuentran en buen estado, caso de la merluza, «gracias a los esfuerzos realizados en las últimas décadas», indicaron fuentes comunitarias. Por ello, para la merluza del norte la CE plantea un aumento, pasando de 108.784 toneladas en 2016 a 111.865 toneladas en el próximo año. En relación con otras especies de interés para la flota española, Bruselas propone un aumento del 54 % en la pesca del rape en aguas del Cantábrico y aguas atlánticas de la península ibérica, de manera que las posibilidades se incrementarían desde 2.569 toneladas en 2016 a 3.955 en 2017. Bruselas incluye esa población entre las que ya han alcanzado el rendimiento máximo sostenible (RMS, índices de mortalidad por pesca a niveles que permitan la recuperación.

Al mismo tiempo, algunas poblaciones siguen siendo motivo de preocupación, añade. Así, quiere reducir un 11,9 % las capturas del rape en aguas del sur, central y oeste del Golfo de Vizcaya, bajando de 8.980 toneladas este año a 7.914 en 2017. En el grupo de las especies que ya han logrado la sostenibilidad, Bruselas incluye también al jurel en aguas ibéricas, para el que propone un aumento del 6,9% en las capturas, pasando de 68.583 a 73.349 toneladas y umenta un 6,8% la cuota para el eglefino en las mismas aguas, pasando de 7.258 en 2016 a 7.751 en 2017, mientras que para la cigala en aguas ibéricas propone un incremento del 5% en las capturas, de 320 toneladas este año a 336 toneladas el próximo año.

Otras poblaciones

El Ejecutivo comunitario ha pedidomantener las cuotas de anchoa en aguas del Golfo de Vizcaya y las Azores, por lo que el TAC seguiría en 10.622 toneladas. La CE no ha dado a conocer aún las propuestas para otras poblaciones de interés para la flota española, como el gallo en aguas del sur, central y oeste del Golfo de Vizcaya, o la cigala en las mismas aguas, pendientes aún de la opinión científica. El mayor recorte incluido en las propuestas afecta al bacalao en aguas de Irlanda y de Portugal y los caladeros incluidos en las zonas IX (Galicia, Portugal y Golfo de Cádiz), para los que plantea una reducción del 68,3%, pasando de 4.565 toneladas a 1.447 toneladas.

En cuanto a los casos en los que los datos no son suficientes para calcular el tamaño de la población adecuadamente, la propuesta de la Comisión va en el sentido del dictamen del CIEM, es decir, reducciones o aumentos de un máximo del 20%. El comisario Karmenu Vella reconoce que el objetivo es «conseguir niveles sanos y sostenibles de todas las poblaciones lo antes posible»

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate