Diario Vasco

El parque tecnológico de Miramón repunta con dos nuevos edificios para empresas y un hotel

Parcela que acogerá el nuevo edificio.
Parcela que acogerá el nuevo edificio. / LUIS MICHELENA
  • Los promueven la sociedad Euskadiko Parque Teknologikoak, IK4-Cidetec y un inversor privado

  • Se invertirán 13 millones de euros, un síntoma de la recuperación tras una crisis que frenó la implantación de nuevas empresas

El parque tecnológico de Miramón (San Sebastián) repunta tras unos años en los que la crisis frenó su crecimiento. La actividad durante la debacle económica se sostuvo en un nivel aceptable, gracias a que el alto componente innovador de las firmas instaladas le permitió aguantar mejor el chaparrón. Creció tanto la facturación como el número de empleados de las compañías. Sin embargo, las peticiones de compra de parcelas o de alquileres de locales para nuevas iniciativas se estancó.

La situación ha dado un giro, no espectacular, pero sí significativo. Miramon se ampliará con la construcción de dos edificios destinados a I+D+i. Uno de ellos será promovido por la propia sociedad que gestiona el parque (Spri, Diputación, Ayuntamiento de San Sebastián y Kutxabank) y el otro por IK4-Cidetec. Además, en Miramón se está construyendo un hotel, de iniciativa privada, cuya estructura se puede ver ya junto a la Policlínica, enfrente de las Juntas Generales.

El inmueble impulsado por el propio parque requerirá una inversión de 6 millones de euros. Se situará debajo de las torres Arbide, en una superficie de 6.895 metros cuadrados y con una edificabilidad máxima de 4.500. Se prevé que entre en servicio en veinte meses.

Este proyecto se desarrolla para dar respuesta al repunte de actividad indicado anteriormente. De momento carece de destinatarios, pero José Miguel Corres, presidente de Euskadiko Parke Teknologikoak, explica que la iniciativa tiene como objetivo «adelantarnos a una demanda que está latente. Hay empresas que nos han comentado su interés por ubicarse en Miramon. No podemos correr el riesgo de perder oportunidades por carecer de instalaciones».

Este edificio contará con una característica especial. La planta baja permitirá el acceso de equipos pesados, de ahí que se vaya a diseñar con techos y puertas de altura acorde con este requisito, al tiempo que los forjados se reforzarán. Corres explica que las compañías que se vayan a ubicar deberán ser tecnológicamente avanzadas, «pero no necesariamente laboratorios».

El segundo edificio correrá a cargo de IK4-Cidetec y se levantará sobre dos parcelas contiguas a la actual sede de este centro. Requerirá una inversión de 7 millones de euros y se inaugurará en septiembre del año que viene. Sus 4.000 metros cuadrados albergarán el tercer centro más importante de Europa especializado en investigación de ingeniería de superficies. Atenderá, al igual que el promovido por el parque, la demanda creciente de proyectos que requieren instalaciones capaces de albergar equipos de grandes dimensiones. La industria aeronáutica, eólica, siderúrgica o la de automoción se encontrarán entre sus principales clientes.

El parque crecerá en los próximos meses, pero se halla lejos de colmatarse. «No está ni mucho menos lleno, pero sí registra un buen nivel de uso. Los edificios que son propiedad de la sociedad -explica Corres- tienen una ocupación del 89%. Es un nivel elevadísimo, porque Miramón solo cuenta con veinte años de vida. Por lo que se refiere al suelo, el 66% está en uso, quedan once parcelas para construir».

Corres no vaticina ninguna fecha en la que el parque donostiarra pueda quedarse sin solares libres. «Hay recorrido de sobra. Realizar estimaciones es difícil, porque ha habido altibajos. En los últimos siete años no se ha trabajado sobre ninguna parcela y en el último se va a construir en tres».

El empleo y la facturación también han ido en ascenso. En Miramón radican 97 empresas y se espera que para final de año haya otras tres. Una evolución positiva si tenemos en cuenta que en 2012 había ochenta. Euskadiko Parke Teknologikoak no ofrece datos de la facturación de Miramón, sino de los de este parque junto a los de Eibar y Hernani (Galarreta). Los tres forman el Parque Tecnológico de Gipuzkoa. Sus ventas conjuntas en 2015 se elevaron a 884 millones de euros, con un total de 4.773 empleados. La mayor parte de la facturación y del empleo corresponden a Miramón, donde se asienta el grueso de las empresas y de los centros tecnológicos.

Raquel Ubarrechena, subdirectora de Euskadiko Parke Teknologikoak y responsable financiera, subraya que el 30% de las firmas asentadas en Miramón surgen de las compañías ya existentes. «Se trata de startups que salen de las propias empresas, de la incubadora o de los centros tecnológicos. Es un fenómeno interesante. Se crece desde dentro».

Los tres sectores que más se están desarrollando son los relacionados con la salud, el transporte y la movilidad (varias firmas tecnológicas de CAF están en Miramon) y las especializadas en seguridad. A este último campo pertenece CounterCraft, firma que ha ganado la última edición de los premios EmprendedorXXI en Euskadi.

El hotel también será un incentivo para Miramón. Se está levantando en una superficie triangular de 3.835 metros cuadrados. Se edificarán dos alas, una para el hotel y otra para residencia, con un total de 146 habitaciones que se repartirán a partes iguales entre los dos equipamientos. Los espacios dedicados exclusivamente al hotel, de cuatro estrellas, se ubicarán en un conjunto de cuatro plantas, tres de ellas sobre rasante, una subterránea y la cubierta, donde se dispondrá una terraza solarium con piscina.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate