Diario Vasco

«Curiosidad y adaptación son las herramientas para que las pymes sobrevivan diez años más»

fotogalería

Responsables del Gobierno Vasco, la Diputación, Banco Popular y EL DIARIO VASCO momentos antes del inicio del foro en la iglesia del Museo de San Telmo. / MICHELENA

  • Decenas de compañías se reunieron en el II Foro de Pymes organizado por Popular y DV

  • La responsable de Tecnología de Nanogune, Miryam Asunción, abogó por una colaboración intensa entre empresas e investigadores

. El museo de San Telmo acogió ayer el II Foro Pyme San Sebastián, un evento que se ha consolidado como cita ineludible para la pequeña y mediana empresa guipuzcoana, o lo que lo mismo, para la médula espinal de nuestra economía. El foro, organizado por el Banco Popular y EL DIARIO VASCO, contó con la asistencia de decenas de empresarios y directivos de compañías que escucharon dos sorprendentes y estimulantes ponencias a cargo de Miryam Asunción, responsable de Transferencia de Tecnología de Nanogune y Silvia Leal, directora académica de Programas de Innovación y Tecnología en el IE Business School.

El foro también atrajo a representantes institucionales, como la diputada foral del departamento de Promoción Económica, Ainhoa Aizpuru; el diputado de Hacienda, Jabier Larrañaga; el viceconsejero de Industria, Javier Zarraonaindia y el concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Donostia, Javier Domínguez-Macaya. El encuentro comenzó con un salutación a cargo de David Martínez (director general de DV) y un breve discurso de Miguel Ángel Franco (director territorial Norte de Popular).

La palabra que más se escuchó bajo las bóvedas de la iglesia de San Telmo fue 'innovación'. Pero no fue la única. En realidad, sobre los asistentes cayó un chaparrón de conceptos e ideas alejados de la práctica cotidiana de los empresarios. Bajo los lienzos de Sert no se habló de balances, ventas o contabilidad, sino de pasión, imaginación, creatividad... Señoras y señores, vinieron a decir las ponentes sin asomo de duda, este es el nuevo campo de juego y quien no se adapte sucumbirá. La munición de las empresas está formada por intangibles que hay que saber incorporar a las compañías. Que un profesional sepa de su materia se le supone. Ahora hace falta que a este conocimiento técnico se le sumen valores como la citada pasión.

Miryam Asunción admitió que no existe una hoja de ruta que garantice que las pymes se involucren en esta nueva (o no tan nueva) filosofía, pero subrayó que este es el único camino para que sean competitivas en un mundo donde las certezas han dejado de ser tales.

La responsable de Transferencia de Tecnología de Nanogune conoce por experiencia propia la distancia existente entre el trabajo de los centros de investigación y las pymes. «El cluster de empresas fundado por Nanogune no ha logrado llegar a vosotros -indicó señalando de frente a los empresarios y directivos presentes-. En Euskadi hay 70.000 empresas, de las que el 70% son pymes. Solo el 0,65% de ellas son innovadoras». Y, sin embargo, como subrayó acto seguido, este es el camino para lograr ser más competitivas y «sobrevivir diez años más» en un entorno feroz.

Asunción asumió que no dispone de una receta, pero sí pronunció algunas frases lapidarias, de esas que sirven para escribir titulares y que resumen complicados argumentos. «Curiosidad y adaptación son las herramientas para que las empresas sobrevivan». Pero, ¿cómo lograr en la práctica que nuestras compañías innoven? La directiva de Nanogune propone elevar el periscopio y evaluar el entorno. «Hay que leer las señales que están ahí fuera. Hay mucha información en la tecnología, en los clientes, en los competidores y en la globalización».

Colaboración

Otro eslabón clave es la colaboración entre las empresas y los centros de investigación. Asunción explicó que Nanogune ha desarrollado tecnologías disruptivas «con capacidad para transformar la sociedad. El grafeno, o las nanopartículas que se pueden utilizar en medicina, son el resultado de investigaciones que tienen como beneficiario final al usuario, a la sociedad».

La responsable de Transferencia de Tecnología del centro ubicado en San Sebastián explicó que a este maridaje entre investigación y resultados tangibles ha contribuido un cambio en la orientación de Nanogune. «Al principio solo había científicos, se promovía el saber por el saber. En una segunda fase, vimos la necesidad de hacer llegar nuestro trabajo a la sociedad, de ahí que hayamos incorporado nuevos perfiles de tecnólogos». Miryam Asunción acabó su ponencia apelando al establecimiento de un «flujo continuo» en la actividad entre «vosotros y nosotros», entre investigadores y empresas. Una colaboración cuyo objetivo final es situar a las pymes guipuzcoanas en posición de competir en un mundo donde una innovación sustituye a otra a una velocidad de vértigo.

La catarata de ideas fue sugestiva, otra cuestión será aterrizar los conceptos expuestos en San Telmo en la realidad cotidiana de las pymes y hacer dinero con ellos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate