Diario Vasco

Los funcionarios vascos, sin subida hasta que se apruebe el nuevo Presupuesto

  • Las cuentas de 2017, que requieren un pacto en el Parlamento, no estarán aprobadas antes de la primavera del próximo ejercicio

Los funcionarios y empleados de la Administración pública vasca tendrán que esperar hasta la aprobación de los Presupuestos de 2017 para ver incrementados sus salarios. La aprobación de las cuentas del próximo ejercicio necesitará un pacto político en la cámara de Vitoria y, en el mejor de los casos, con los plazos más cortos que se pueden emplear en este caso, no se alcanzará hasta la próxima primavera. Mientras tanto, el Ejecutivo en funciones que preside Iñigo Urkullu ni siquiera se atreve a anticipar si habrá subida salarial y, de haberla, en qué porcentaje. «Es una tarea que deberá aforntar el nuevo Gobierno», insistieron ayer fuentes del Ejecutivo. Y las cosas se pueden complicar, porque en materia de incrementos salariales también hay que mirar de reojo a los Presupuestos Generales del Estado.

El calendario más optimista entre los que maneja el Partido Nacionalista Vasco sitúa la formación del nuevo gabinete entre mediados de noviembre y finales de ese mismo mes. Antes habrá sido necesario clarificar el mapa de los pactos políticos, que será determinante no sólo para la formación del nuevo gabinete sino también para la aprobación de las propias cuentas de 2017. A partir de ese momento, el Gobierno necesita un mínimo de dos meses para elaborar su proyecto de ley y aprobarlo -aunque parece evidente que hay mucho trabajo avanzado-, en un marco cargado de estrecheces. Hay que tener en cuenta que el Presupuesto de 2017 será prácticamente idéntico al de 2016 en sus grandes cifras -apenas será posible aumentar el gasto total en un 0,5% debido a la debilidad de la recaudación-, pero la hipótesis de que sea gestionado por un gabinete de coalición hace pensar en una negociación interna más 'laboriosa'. La tramitación de las cuentas en el Parlamento, después de que el Ejecutivo apruebe el proyecto de ley, requerirá otros dos meses adicionales, lo que sitúa el objetivo de la aprobación final en el entorno de finales de marzo o principios de abril.

Sin referencias

El Ejecutivo en funciones ni siquiera ha esbozado la más mínima insinuación en torno a la subida salarial que se puede aplicar el próximo año a los 70.000 funcionarios y personal que depende de los organismos públicos o empresas adscritos a la Administración vasca. Tan sólo ha advertido de que no hay mucho margen porque el gasto operativo -las amortizaciones de deuda serán algo menores que este año-, apenas podrá crecer el 1,5% en comparación con las de el presente ejercicio.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate