Diario Vasco

LAB tendrá dos representantes en el CRL, uno más que ahora, al ser segunda fuerza sindical

  • ELA vuelve a renunciar a sus tres miembros, dos de los cuales se los reparten CC OO y UGT, mientras LAB rehúsa hacer lo mismo

El hecho de que LAB se haya convertido en la segunda fuerza sindical en Euskadi superando por primera vez en la historia a CC OO, aunque sea por un puñado de delegados, tendrá ya una consecuencia inmediata en el Consejo de Relaciones Laborales, que está en pleno proceso de renovación de sus miembros. La central abertzale ganará peso, ya que en virtud del 19,02% de representación acreditada hasta el 31 de abril contará con dos representantes, uno más que en la actualidad, en detrimento de la central liderada por Unai Sordo, al que le corresponde uno al contar con un 18,91% de delegados sindicales. Hasta ahora tenía dos. Por su parte a UGT, con el 10,91%, le toca designar a otro, y a ELA, con el 40,18%, a tres.

No obstante, la central nacionalista ha renunciado a designar nuevamente a sus tres miembros -también lo hizo en 2014- con lo que el CRL ha vuelto a proponer a los sindicatos restantes que nombren a un miembro más, tal y como contempla la ley que regula el funcionamiento del organismo sociolaboral.

Al igual que ocurrió hace dos años, tanto CC OO como UGT designarán a un miembro más, con lo que ambas centrales contarán finalmente con dos representantes. Por su parte, LAB ha vuelto a renunciar a dicha prerrogativa, con lo que tendrá dos delegados. Una decisión comprensible, máxime teniendo en cuenta el momento dulce que viven las relaciones entre ELA y LAB, que están tratando de fraguar una alianza sindical.

ELA renunció a participar en el CRL en 2007 después de que la patronal vizcaína Cebek se constituyera en acusación particular contra cinco miembros del sindicato, solicitando varios años de cárcel por supuesta participación en la huelga celebrada en 2002 en el sector de Homigones y Canteras de Bizkaia. La central nacionalista, a cuyo frente estaba José Elorrieta, suspendió con «carácter indefinido y a todos los efectos» su participación en el CRL. La central nacionalista calificó entonces la iniciativa de Cebek como un intento de «criminalizar» a los cinco sindicalistas «cuestionando el derecho a la negociación colectiva y a la huelga».

Tras la nueva renuncia de ELA, los sindicatos contarán nuevamente con seis representantes en el CRL, mientras que el séptimo asiento quedará vacante. Por su parte, la patronal, tiene derecho a nombrar a otros siete delegados. Hasta ahora Confebask copaba todos los asientos. No obstante, la nueva asociación empresarial Garen, que se constituyó en 2015, solicitó formalmente el pasado 8 de septiembre contar con representación en el organismo sociolaboral al tiempo que pedía al CRL que dejase sin efecto la atribución de los siete miembros de la patronal a Confebask.

Confebask y Garen

Tal y como adelantó DV, en el documento que envió Garen al CRL afirmaba que cumplía con los requisitos necesarios para poder participar en el organismo sociolaboral, al tratarse de una asociación patronal de ámbito de la CAV y de carácter intersectorial. Por ello, solicitaba al organismo que preside Tomás Arrieta que abriese un procedimientos que permita a las diferentes asociaciones empresariales acreditar la respresentación que tienen.

El CRL contestó a Garen señalando que había atribuido los siete representantes de la patronal a Confebask porque hasta ahora siempre había sido así en la medida en que no había ninguna otra patronal. Por su parte, la nueva asociación empresarial envió otra misiva al organismo solicitando que estableciera unos criterios para acreditar la representatividad toda vez que la ley que regula el CRL no lo contempla. Finalmente, el organismo dio treinta días de plazo para que las asociaciones empresariales justificaran su representatividad con los medios que crean pertinentes.

El plazo concluye esta semana, con lo que será cuestión de días conocer cómo queda conformado finalmente el organismo sociolaboral. Garen solicita al CRL que se utilicen los mismos criterios para medir la representatividad de las dos patronales. De hecho, en su propuesta inicial planteaba que se celebrara una reunión para acordar entre todos dichos criterios.

Y es que la forma de medir la representantividad de la patronal ya ha creado fricciones entre Garen y la patronal guipuzcoana Adegi con motivo de la constitución de la Mesa de Artes Gráficas de Gipuzkoa. Mientras la segunda planteaba que se tuviera en cuenta únicamente el número de trabajadores, la primera defendía que se ponderara también el número de empresas afiliadas. Garen cuenta con 1.500 empresas, una base societaria con la que aspira a tener al menos un representante en el CRL.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate