Diario Vasco

Gobierno y diputaciones fijarán una meta de ingresos para 2017 más pegada a la realidad

Los representantes del Gobierno Vasco y de las tres diputaciones en la reunión del CVF monocolor de octubre del año pasado.
Los representantes del Gobierno Vasco y de las tres diputaciones en la reunión del CVF monocolor de octubre del año pasado. / MIKEL ARRAZOLA
  • El previsible desvío recaudatorio este año recomienda prudencia ante un crecimiento menor

  • Las tres haciendas forales guardan sus cartas de cara a la reunión del Consejo Vasco de Finanzas de mañana, en el que se revisará el objetivo de recaudación de este año y la previsión del próximo

Las diputaciones y el Gobierno Vasco afinan sus cuentas de cara a la matinée que se celebrará mañana en Lakua y de la que dependerán los posibles ajustes a realizar este año y los presupuestos de todas las instituciones vascas de cara al ejercicio que viene. El Consejo Vasco de Finanzas (CVF) realizará la aproximación final a los ingresos fiscales que recaudarán cada hacienda territorial a cierre de este curso y trazará la previsión recaudatoria de cara a 2017. Una estimación que, según las fuentes consultadas por DV, será «realista» y se aproximará al crecimiento del PIB vasco avanzado por el Ejecutivo para el año que viene, esto es, un 2,2%.

Los representantes forales que se sientan en la mesa del CVF tienen claro que no quieren repetir el plato de dudoso gusto que les ha supuesto este ejercicio tener que dar explicaciones mes tras mes por unas previsiones de crecimiento de la recaudación del 7%, el doble del aumento esperado del PIB en Euskadi, una cifra a la que ni de lejos se ha acercado los ingresos fiscales territoriales a lo largo del curso. No desean volver a vivir otro episodio de cuentas 'infladas', de forma que las estimaciones de ingresos para el próximo año caminarán en torno a la «prudencia». De hecho, la Diputación de Gipuzkoa ya avanzó que para 2017 se encontraban diseñando unos presupuestos con un aumento de recursos del 2,2%, casualmente la misma tasa de crecimiento que prevé el Gobierno Vasco.

Sin embargo, tan importante como conocer las previsiones recaudatorias del próximo ejercicio será el comprobar en cuánto esperan las instituciones que se desvíe el objetivo de este curso, con la temida tijera sobre la cabeza. Cabe recordar el efecto que produjeron el pasado ejercicio a estas alturas las palabras del portavoz del Ejecutivo, Josu Erkoreka, que avanzó en la previa del CVF que el incumplimiento recaudatorio tendría «consecuencias» en forma de ajustes. La estimación de cierre de año erró en 224,3 millones en aquella ocasión, debido sobre todo, al golpe que supuso la bajada del precio del petróleo en las arcas de Bizkaia por su dependencia de Petronor.

Con todo ello, se mantuvo la previsión de crecimiento de ingresos del 7% para este año, y aunque ningún portavoz institucional haya querido mencionar en estas semanas la palabra 'ajuste', los tres territorios revisarán a la baja su objetivo recaudatorio para este año. Parece una partida de mus en la que ninguno se mira a los ojos, pero da la sensación de que hasta Gipuzkoa, que caminaba hasta agosto con la mejor trayectoria y el menor desvío de ingresos con respecto a sus previsiones -un 4,1% por el 5,5% objetivado- maneja algún pequeño maquillaje en sus cuentas.

De momento hasta agosto, Gipuzkoa había recaudado 104 millones más que el pasado año, mientras que el objetivo final se sitúa en mejorar en 226 millones. Aunque las sensaciones, como viene comentando repetidamente el diputado de Hacienda y Finanzas, Jabier Larrañaga, «son positivas», con crecimientos del 4,5% en el IRPF, un 3% en Sociedades y un 5,1% en Riqueza. Gravámenes de gestión propia en los que la evolución sí que camina más próxima a las previsiones, pero el efecto de otros tributos que podrían desviar los ingresos por ajuste interterritorial hacen que el mensaje guipuzcoano siga siendo de «prudencia», un mantra que esperan que se traslade a todas las previsiones y que la apuesta para el próximo año refleje un mayor realismo.

Los más rezagados

Tanto desde Bizkaia como desde Álava las cosas pintan algo más oscuras, ya que desde el mes de abril vienen preparando el terreno para un incumplimiento de las previsiones. En total, la recaudación en Euskadi en los ocho primeros meses del año tan solo ha crecido un 2,5% frente a las previsión del 7% que se esperaba para el cierre de este curso. En cifras, alrededor de 400 millones menos que el objetivo marcado.

A la espera de la evolución de los precios del crudo -en 52,2 euros el barril de Brent el martes, dos euros más que el mismo día de 2015-, que podría granjear algo de oxígeno a las arcas vizcaínas de cara a final de curso, las haciendas se pueden encontrar con otros dos 'caramelitos' que les ayuden a cuadrar algo el desvío de ingresos que va produciéndose durante el año. Por un lado, la posible modificación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria que espera ejecutar el gobierno en funciones de Mariano Rajoy. El objetivo final es elevar el límite de déficit público de este año desde el 0,3% previsto al 0,7%, y en el caso de 2017, el techo podría pasar del 0,1% al 0,5%. Con esta solución, Euskadi se podría alimentar con algo más de 260 millones extra este año.

El otro dulce es la parte propocional del adelanto del Impuesto de Sociedades que grava los beneficios de las grandes empresas que el Gobierno español ha impulsado de cara a este fin de año. La parte que corresponda a la actividad en Euskadi de esas grandes firmas -las que facturan por encima de los 10 millones de euros-, será bien recibida por las arcas forales del territorio al que lleguen.

Veremos en qué cifras prevén los territorios que se pueda cerrar la recaudación este ejercicio, ya que si rebajasen varios puntos el crecimiento previsto -imagínense que emparejasen esa subida al incremento del PIB previsto por el Gobierno Vasco para este año (2,9%)- podría darse la circunstancia de que un crecimiento más «realista» de cara al próximo año -supongan que se fije en el mismo 2,2% esperado para el PIB-, los recursos disponibles para 2017 quedarían por debajo de los inicialmente estimados para este año. ¿Llegaremos hasta ese punto de «realismo»?

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate