Diario Vasco

Ibon Tolosa: «La jornada laboral continua mejora la eficiencia de los trabajadores»

En Abrasivos Unesa, empresa de Hernani dirigida por Ibon Tolosa, fabrican muelas para los sectores de automoción y aeronáutica.
En Abrasivos Unesa, empresa de Hernani dirigida por Ibon Tolosa, fabrican muelas para los sectores de automoción y aeronáutica. / ARIZMENDI
  • Ibon Tolosa, DIRECTOR GERENTE DE ABRASIVOS UNESA, El empresario tiene claro que el contacto directo con el cliente es básico para «ofrecer un buen servicio» en Abrasivos Unesa

Trabajan con hornos a más de 1.200 grados de temperatura, casi alcanzan los 1.300. En ellos permanecen cinco días unas piezas que luego se destinarán principalmente a la automoción y la aeronáutica. Se trata de un sector muy específico que en Abrasivos Unesa lo afrontan con una experiencia de 64 años y en un entorno «muy familiar». Así lo destaca el amezketarra Ibon Tolosa, que lleva seis años en la empresa y cuatro de ellos al frente de la misma.

- Se definen como 'Más que un fabricante de abrasivos'. ¿A qué se refiere?

-En esta empresa no nos dedicamos únicamente a dar la respuesta más eficaz a cada aplicación, también buscamos atender de manera personalizada las necesidades del cliente. Entendemos que cada uno de ellos, aunque realice las mismas piezas que otro, tiene unos requerimientos concretos, ya sean técnicos o de funcionamiento. Por eso, cuando hacemos alusión a que somos más que un fabricante de abrasivos queremos recalcar que no solo solucionamos el apartado técnico, sino que también ayudamos en mejorar el funcionamiento de nuestro cliente.

- ¿A que se destinan sus piezas?

- Nuestros clientes están centrados en la fabricación de componentes para los sectores de la automoción y la aeronáutica, más concretamente en las áreas de producción de rodamientos, engranajes y amortiguadores. El 70% de nuestras ventas las realizamos en España, principalmente en el País Vasco y Cataluña; mientras que el 30% restante son piezas que exportamos a Francia, Inglaterra, Alemania, Italia, Turquía e India.

- En un sector tan específico, ¿cómo logran diferenciarse?

- Ofrecemos un contacto directo con el cliente. Esto es fundamental a la hora de saber sus necesidades y sus objetivos. Hay diferentes formar de producir las piezas y cada uno de ellos quiere obtener una mejora competitiva con respecto a otras empresas. Entonces, a través de este servicio de contacto directo nosotros tratamos de personalizar el producto que necesitan.

- Cuentan con pocas piezas en 'stock' para ofrecer al cliente. ¿Cómo consigue Unesa ofrecer un servicio rápido?

- Fabricamos piezas sólo bajo pedido debido a la personalización a cada cliente y aplicación. Hoy en día los productos y necesidades de la industria de la abrasión están cambiando rápidamente. Entonces, necesitamos disponer de un servicio y un desarrollo muy flexible para dar respuesta a estas circunstancias, por lo que en Unesa hemos desarrollado un proceso de fabricación y un sistema de gestión que sigue esta característica, lo que nos permite ofrecer una mayor rapidez. Nuestros plazos de entrega rondan las tres semanas, cuando los de nuestra competencia oscilan entre las seis u ocho. Esto nos facilita el poder ayudar a que el cliente gestione su 'stock'. Entonces, esta flexibilidad sería nuestra principal arma, porque nos permiten apoyar al cliente en momentos críticos.

- Ha hecho mención a la rapidez con la que avanza esta industria. ¿Cuál es el futuro de este sector?

- Se puede decir que los abrasivos existen desde la Prehistoria. Entonces, se utilizaban las piedras para afilar las lanzas y los cuchillos, así que se trata de un sector que ha existido desde siempre y, en mi opinión, no va a desaparecer nunca. En este sentido, nuestro mercado se dirige a aportar cada vez unas soluciones más técnicas, como en el área de los materiales.

- En este camino, ¿cómo busca innovar Unesa?

- En estos momentos, estamos desarrollando un proyecto con el Departamento de Ingeniería de la UPV/EHU, de Bilbao, y el Instituto de Máquina-Herramienta, de Elgoibar. Esta iniciativa va dirigida a introducir en nuestro grupo la fabricación de los superabrasivos, concretamente el diamante industrial y el nitruro cúbico de boro (CBN). Hablamos de los dos materiales más duros que existen, los cuales se están empleando ya para la fabricación de piezas para la aeronáutica.

- Están integrados en el grupo Manhattan, que cuenta con empresas en diferentes países. ¿Qué facilidades les aporta?

- Nos permite tener soporte técnico y apoyo a la hora de iniciar contactos en el extranjero. Ser parte del grupo Manhattan nos abre puertas en otros países.

- Unesa cuenta con más de 60 años de experiencia, ¿esto también resultará una ventaja?

- Se trata de una cualidad muy valorada por aquellos clientes que miran al futuro, porque la experiencia aporta conocimiento. Además, saber la historia de esta empresa me ayuda a la hora de marcar los pasos a seguir y no desviarme del camino. Todo esto lo he aprendido gracias a Pedro Cárdenas y Jesús Guerrikagoitia, mi predecesor en este cargo; y, también he contado con la suerte de tener como profesor particular a Guillermo Nussbaum. Los tres han vivido la revolución industrial de los abrasivos y me han trasmitido sus conocimientos.

- ¿Qué le llevó a trabajar en esta empresa?

- Realicé los estudios de Ingeniería de Materiales en la Universidad de Navarra y como proyecto de fin de carrera realicé un trabajo sobre abrasivos. De esta manera me introduje en este sector, y luego cree con mi tío una consultoría, Abrasivos Moztu. En este marco, me encargaba de dar charlas, y en una de ellas conocí a los directivos de Unesa, que me ofrecieron entrar en la compañía. La propuesta me encantó.

- ¿Cuál es su día a día?

- En primer lugar, tengo que atender a la plantilla y en colaboración ajustamos el funcionamiento del taller. En este área debo constatar las dificultades y las mejoras que se pueden realizar en cada puesto para poder servir al cliente de la mejor manera posible. También cubro parte de la atención técnica y comercial, y me encargo de llevar a cabo nuevos proyectos.

- ¿Le resulta complicado compaginar la vida laboral y personal?

- No es fácil, pero en Unesa trabajamos a jornada continua todo el año, lo cual ofrece unas ventajas tremendas. La eficiencia de los trabajadores resulta mayor y facilita la conciliación familiar. Es el primer sitio en el que trabajo con este sistema y estoy muy contento, dado que la jornada partida dificulta mucho realizar otras actividades al margen del trabajo.

- ¿Cómo se relaja?

- Me gusta mucho jugar a pala e ir al monte.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate