Diario Vasco

«No es bueno para Lanbide que haya un cambio brusco de orientadores»

  • Toña afirma que durante la crisis no se han ido más jóvenes al extranjero en busca de trabajo que en épocas de bonanza

Ángel Toña aboga por alcanzar un acuerdo en la Mesa de la Función Pública entre agentes sociales y el Gobierno para dar estabilidad a los orientadores de Lanbide, ya que considera que no es bueno que haya un cambio brusco.

¿Hay que recuperar ya a los jóvenes que se han visto obligados a marcharse al extranjero para buscar trabajo?

Las estadísticas y estudios nos indican que no se han ido más jóvenes que en época de bonanza. Los que se han marchado ha sido porque quieren o porque el país no está preparado para ofrecer determinados puestos. Yo he dado clases en la Comercial de Deusto y en los últimos veinte años muchísimos alumnos se han ido a trabajar fuera de Euskadi. Hay una tendencia de identificar crisis con emigración. Nos alarmamos de que las tasas de paro juvenil no son las que quisiéramos y se identifica con el éxodo. No digo que en algunos casos se hayan ido, pero no ha sido estadísticamente resaltable.

Lanbide ha sido un foco de críticas y de conflicto. Una de los aspectos más cuestionados es su escasa intermediación laboral. ¿Es una de las asignaturas pendientes para la próxima legislatura?

Hemos hecho mucho, pero queda todavía mucho por hacer. Las oficinas de empleo en todo el Estado están estigmatizadas. Es difícil darle la vuelta a eso en una legislatura. Se ha podido hacer la relación de puestos de trabajo (RPT) y organizar los servicios, mejorar las fugas. El desafío para la siguiente legislatura es la orientación a las empresas para incrementar nuestra intermediación laboral, que siempre será limitada. Estamos por encima del 3% y aspiramos a llegar al 5%. Hay algunos condicionantes que limitan la intermediación, como los principios de igualdad y no discriminación. Además, hay muchas empresas que utilizan muchas fuentes de búsqueda de empleo fuera de Lanbide. En el ánimo está incrementar la eficiencia y para ello trataremos de acercarnos a las empresas para que también utilicen nuestro portal.

El último conflicto de Lanbide tiene que ver con los orientadores, precisamente uno de los eslabones más sensibles para incrementar esa intermediación.

El Departamento es el primer interesado en que se produzca un acuerdo en la Mesa de la Función Pública entre agentes sociales y el Gobierno. Daría estabilidad a un colectivo de orientadores con experiencia que se siente en el aire. No es bueno para Lanbide que haya un cambio brusco de orientadores. No sería respetuoso con los acuerdos de la RPT.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate