Diario Vasco
La construcción coge ritmo. En la imagen, obras en Donostia.
La construcción coge ritmo. En la imagen, obras en Donostia. / USOZ

Gipuzkoa digiere un mal verano de ventas en el que su crecimiento se reduce al 1,6%

  • Un agosto positivo permite enjugar la caída del 6,5% registrada en julio y frenar la racha

  • Tanto mercado interior como exportaciones se mantienen en positivo, pero preocupa que las importaciones registren un cuatrimestre completo en negativo

Nueve de cada diez empresas en Gipuzkoa estima que la situación de su mercado es normal o de reactivación. Ese es el mensaje que trasladó la pasada semana Adegi como resultado de la última encuesta de coyuntura realizada a las compañías guipuzcoanas. No nos queda otra que confiar en esa confianza, valga la redundancia, ya que los vaivenes estadísticos apenas permiten aventurarse a hacer un pronóstico de final de ejercicio sobre la evolución de la facturación de las firmas del territorio, traducido en ventas totales. El verano se ha confirmado como montaña rusa para la comercialización en empresas locales, que terminaron agosto con la misma sensación que cuando te bajas del Dragón Kahn: con el cuerpo algo revuelto y desnortado pero con un regusto a la adrenalina que supone haberse sobrepuesto a algún miedo.

¿Qué significa eso? Pues que julio se cerró con una caída de ventas del 6,5% en comparación con el mismo mes de 2015 y que en agosto la tortilla se volteó y se registró un crecimiento de la misma magnitud, según el informe de ventas publicado por el departamento de Hacienda y Finanzas de la Diputación de Gipuzkoa. Lo comido por lo servido dirán ustedes. Pues no, ya que las magnitudes de agosto son inferiores a las de julio, de forma que una caída del 6,5% en el séptimo mes del ejercicio tiene un impacto mucho mayor que un incremento similar un mes después. El acumulado refleja de una forma más fidedigna ese impacto ya que si la primera mitad del curso se cerró con un crecimiento de ventas del 2,4%, dos meses más tarde ese incremento se ha reducido hasta el 1,6%.

En julio, las caídas tanto de las exportaciones (-10,9%) como del mercado interior (-3,9%) provocaron el mayor retroceso mensual de ventas desde 2013. Como principal responsable de esta precipitación se sitúa la industria, cuyas ventas se resintieron un 9,7%, una magnitud que parecía olvidada y para la que hay que remontarse al menos tres años para encontrar una similar.

Agosto, sin embargo, rompió la tendencia negativa de los meses precedentes y se registraron recuperaciones tanto en las ventas exteriores (6,7%) con las interiores (6,4%). Y lo que es más importante, los tres sectores productivos sumaron en positivo en comparación con el mismo mes del pasado año. La industria, en menor porcentaje, con un 1,4%, pero tanto la construcción (10,8%) como los servicios (12,6%) vieron incrementarse su facturación en dobles dígitos.

¿Cambio de viento?

Hasta que no se publique a finales de este mes si el cambio de tendencia iniciado en agosto tuvo continuidad o no en un mes con mayor actividad como es septiembre no podremos comprobar si el viento a vuelto a rolar a favor de las empresas guipuzcoanas y de sus resultados. Mientras, tenemos diversos 'inputs' que apuntan a direcciones contrapuestas. Por un lado, el mensaje positivo que la patronal del territorio trasladó la pasada semana de cara a este final de ejercicio, con un 83% de empresas que mantiene o aumenta su cartera de pedidos, un 95% que prevé mantener o aumentar su plantilla y un crecimiento total del 2,8% del PIB del territorio.

A ese mensaje de optimismo se le puede sumar que la confianza de los empresarios alemanes -junto a Francia, el principal destino de las exportaciones guipuzcoanas- apunta en positivo sobre la evolución de sus negocios en los próximos seis meses. «La economía alemana espera un otoño dorado», señaló la pasada semana el presidente del Instituto de Investigación Económica alemán, Clemens Fuest.

Por contra, las estadísticas referentes a importaciones arrojan algo de tierra a estos pronósticos. Y es que por primera vez desde que hablamos de recuperación, las importaciones en Gipuzkoa han registrado un cuatrimestre consecutivo de descensos, lo que, en parte, puede ser consecuencia de una perspectiva de menor producción desde las compañías del territorio. En julio, las importaciones se redujeron un 16% y en agosto un 3,2%.

En lo que a empleo y salarios se refiere, la evolución sigue siendo positiva en lo que llevamos de ejercicio. Entre enero y agosto el número de empleados ha aumentado un 2,8% en las empresas de Gipuzkoa, con los servicios (6,1%) en cabeza. Por su parte, en lo que a salarios se refiere, la cuantía total abonada en los ocho primeros meses del año por firmas guipuzcoanas es un 2,6% mayor que en 2015.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate