Diario Vasco

Los incentivos fiscales impulsan a seis pymes en Gipuzkoa a legar la propiedad a sus trabajadores

El diputado de Hacienda y Finanzas, Jabier Larrañaga, durante su comparecencia en Juntas Generales el pasado jueves para explicar la nueva norma foral.
El diputado de Hacienda y Finanzas, Jabier Larrañaga, durante su comparecencia en Juntas Generales el pasado jueves para explicar la nueva norma foral. / GFA
  • Hacienda destaca que las ventajas tributarias han sido contrastadas con las empresas y su diseño «responde a sus necesidades»

  • La nueva Norma que se aprobará antes de fin de año y con retroactividad al 1 de enero despierta el interés de firmas industriales y de servicios

Fueron varias operaciones de ventas de empresas a fondos de inversión y multinacionales extranjeras las que pusieron en alerta a la Diputación de Gipuzkoa y apremiaron la necesidad de exprimir las capacidades de la herramienta fiscal en la medida de lo posible para que la opción de traspasar laporpiedad de la empresa a sus propios trabajadores ganase en atractivo. Casos como la adquisición del 50% de la donostiarra Ikor por parte de la alemana EBM-papst o la decisión de los cuatro socios fundadores de Laulagun Bearings de Olaberria de vender el 100% de sus acciones a la firma de capital riesgo de Madrid Portobello Capital, provocaron que en febrero la institución foral anunciara que implementaría una serie de mejoras fiscales que frenaran este goteo y sirvieran de acicate para reforzar el «arraigo» de las firmas en el territorio.

Desde entonces, el Departamento de Hacienda se ha afanado en ultimar una serie de modificaciones fiscales que serán aprobadas en pleno el próximo mes de noviembre. Unas mejoras que han sido contrastadas y diseñadas también «en contacto con las empresas y para responder a sus necesidades». Tal ha sido el grado de aceptación y adaptación a lo que reclaman las firmas, que ya son media docena las pymes que han confirmado a los responsables forales que pretenden acometer el proceso de traspaso de propiedad a los trabajadores a corto plazo empujados en cierta medida por esos beneficios fiscales que recoge la normativa.

Según ha podido confirmar DV, seis firmas de entre 50 y 200 trabajadores iniciarán el proceso de traspaso de acciones a sus empleados. Son empresas guipuzcoanas que se enmarcan en el sector industrial y en los servicios y tal y como apuntan desde el departamento que lidera Jabier Larrañaga, «se ha mostrado interés tanto por parte de la propiedad como de los trabajadores». Y aunque la norma se aprobará con carácter retroactivo una vez concluya su trámite parlamentario, dichas firmas están esperando a que se confirmen todas las cláusulas sin modificaciones para iniciar los distintos procedimientos.

Más incentivos

Apuntalar el tejido empresarial, amarrar las firmas a Gipuzkoa y elevar su competitividad gracias al mantenimiento del talento son las principales premisas a las que se orienta la optimización de la herramienta fiscal, que sobre todo, beneficiará, como ya se está comprobando, a pequeñas y medianas empresas guipuzcoanas.

La nueva norma foral que fue presentada esta semana por Larrañaga en las Juntas Generales, está enmarcada dentro del Plan de Reactivación Económica de la Diputación. Beneficiará tanto a la parte vendedora como a la compradora, a través de una serie de bonificaciones en el IRPF que harán más atractiva la operación para ambas partes. «Se mejoran los incentivos y se eliminan obstáculos», apunta el prólogo de la norma. El objetivo de Hacienda era el de aprobar las modificaciones antes del verano, pero la concatenación de periodos electorales ha provocado que hasta otoño no haya arrancado su paso por el Parlamento guipuzcoano.

Desde el punto de vista de la persona transmitente, la principal novedad que introduce la normativa es que el límite de edad para acogerse a los beneficios de la operación baja de 65 a 60 años. La ganancia patrimonial proveniente de la venta seguirá estando exenta (a diferencia de si la venta se hace a un agente inversor externo).

Esta flexibilización se trasladará también al incentivo previsto en el Impuesto de Sucesiones en cuanto a la sucesión empresarial en el ámbito familiar.

En cuanto a la parte compradora, se establece una deducción del 15% hasta un tope en el gravamen del IRPF de 1.500 euros anuales en el caso de los hombres y de 2.000 para las mujeres. Hasta ahora el límite deducible era del 10% y el tope, de 1.200 euros.

Además -lo que conforma otra de las principales novedades-, es que las cantidades no deducidas por exceder los citados límites anuales o por insuficiencia de la cuota íntegra podrán aplicarse en los cuatro ejercicios posteriores hasta un límite de 6.000 euros en el caso de los hombres y de 8.000 en el caso de las mujeres (hasta ahora la norma solo permitía deducir cuantías el primer año).

Y como tercer beneficio para los trabajadores y que evita 'sorpresas' posteriores en la declaración de la Renta, se estima que no tiene consideración de rendimiento de trabajo en especie la diferencia positiva que, en su caso, se pueda generar entre el valor normal de mercado y el valor de transmisión en el supuesto de transmisión onerosa a personas trabajadoras. Esto es, en muchos casos, el propietario hace un esfuerzo y rebaja el precio de la empresa para que sus trabajadores accedan a la compra, sin embargo, aunque abonen una cuantía inferior, después la diferencia hasta el precio de mercado la debían declarar como rendimiento de trabajo, con su consiguiente incremento en la factura fiscal. Con la nueva normativa, los trabajadores que se conviertan en socios no tendrán esa preocupación.

Estas medidas son, según los responsables de la Hacienda foral, los aspectos principaless en los que se gana «atractivo» para los trabajadores.

Cuantos más socios, mejor

La nueva norma elimina, asimismo, el requisito de que el propietario tenga que realizar una oferta previa a todas las personas trabajadoras en la empresa ya que, según Larrañaga, hasta ahora ejercía de obstáculo en este tipo de operaciones, y se podrá ejercer la compra a través de una empresa formada por miembros del citado colectivo.

Los grupos de la oposición, EH Bildu y Ahal Dugu Podemos, criticaron en la comisión del pasado jueves la retirada de este punto. El portavoz de la coalición abertzale, Xabier Olano, señaló que la suspensión de este punto podría suponer una «discriminación» para los trabajadores ya que a algunos no se les dará la oportunidad de implicarse. Para la Hacienda foral, lo «ideal» sería que «la totalidad o la mayoría» de los trabajadores optasen por participar en la oferta, pero creen que en un primer momento algunos podrían no tener la confianza necesaria para participar, por lo que podría suponer un freno para la operación que se corregiría suprimiendo este punto. No habría impedimiento en que en un futuro más personas entrasen en esa nueva propiedad.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate