Diario Vasco

«Frente a los pisos turísticos alegales, quisimos trabajar de modo ejemplar»

Los donostiarras Asier Pereda y Unai Cruz frente a la sucursal de su empresa en la calle Zubieta, en San Sebastián.
Los donostiarras Asier Pereda y Unai Cruz frente a la sucursal de su empresa en la calle Zubieta, en San Sebastián. / LUSA
  • Asier Pereda y Unai Cruz, fundadores de 'The Rentals Collection S.L.', abrieron su empresa dedicada a la gestión de alquileres vacacionales cuando su regulación estaba aún en pañales. ¿Su obsesión? Hacerlo muy bien, «al estilo guipuzcoano», dicen

Seguro que a aquel inquilino moroso que traía de cabeza a la familia de Asier Pereda ni se le pasó por la cabeza que su insistencia en permanecer en un piso sin pagar el alquiler acabaría dando origen a una empresa precursora en el negocio de moda en San Sebastián: los alquileres vacacionales. Pero así fue. Cuando al fin abandonó la vivienda corría el mes de mayo y a Pereda, que trabajaba en Decathlon junto a Unai Cruz a la par que cursaba sus estudios de Empresariales - Ingeniería informática en el caso de Cruz-, se le ocurrió que aquel piso podría alquilarse sólo por quincenas, a turistas, para ahorrarse los sinsabores, una opción que por aquel entonces, hace bastantes años ya, era novedosa. La experiencia fue un éxito y el punto de partida de un recorrido empresarial que llevaría a los dos amigos a constituir The Rentals Collection, una compañía pionera en alquiler vacacional en la capital guipuzcoana.

- Así que aquella alternativa temporal dio paso a esta empresa...

-Unai: Sí, con el tiempo y después de varias experiencias alquilando apartamentos vacacionales, en junio de 2013 creamos The Rentals Collection adhiriéndonos al decreto del Gobierno Vasco de 2013 por el que se regulan los apartamentos turísticos en la CAPV. Empezamos con la experiencia que teníamos y de forma más organizada, más profesionalizada.

- Asier: Nuestra ilusión cuando abrimos la empresa era además traer algo más que camas a Donosti. Queríamos traer también innovación y hacer las cosas como las hacemos en Gipuzkoa. Hacerlas bien.

- ¿Como han hecho con esa máquina para hacer el check-in que tienen fuera de la oficina?

- Asier: También. Es una máquina muy compleja que entrega las llaves y permite el cobro. Es algo pionero aquí, y queremos seguir avanzando en esa línea de mejoras en todos los ámbitos. Existen infinidad de soluciones de tipo software y de hardware que, como no las encontramos para diferentes aspectos de nuestra actividad las estamos desarrollando nosotros o junto a socios tecnológicos en colaboración con otras industrias locales. Nos toca ir abriendo brecha.

-Cuando empezaron el negocio de los alquileres vacacionales todavía estaba tomando forma. ¿Cómo han sido estos años?

- Unai: Durísimos. En un sector como el nuestro, aún inmaduro, te toca abrir camino. Los primeros que abrimos oficina a pie de calle fuimos nosotros, que ahora parece muy normal y en Europa está estandarizado, pero aquí antes lo que hacíamos era ir al piso y quedar con el cliente. Todo era más casero.

- Con 120 pisos eso será inviable... - Unai: Ni con 60...

- Asier: Y en un contexto en el que todo se movía de forma alegal vimos la oportunidad de hacer las cosas de forma ejemplar. Para eso nos dirigimos a Hacienda porque queríamos que los propietarios de las viviendas se dieran de alta en el impuesto correspondiente, y ni siquiera allí tenían claro en aquel momento cómo teníamos que proceder, éramos algo nuevo para ellos. Después de hacer un trabajo con una consultora y con Hacienda dimos forma a lo que es hoy en día The Rentals Collection. Hemos tenido que hacer mucho trabajo que no es puramente de explotación de viviendas de uso turístico sino que ha consistido en reunirnos con políticos, con instituciones, con todo el mundo, para reglar el funcionamiento de nuestra actividad y debíamos quitar los prejuicios a mucha gente.

- Lo dice por aquellos que asocian el sector a dinero negro...

- Unai: Y a cosas mal hechas.

- ¿Cómo es su trabajo?

- Asier: Al final somos como una empresa cualquiera en el sentido de que tenemos nuestros proveedores, que son los propietarios de las viviendas, y nuestros empleados, repartidos en los departamentos de recepción, mantenimiento... La lavandería la tenemos externalizada, como cualquier hotel. En realidad nuestra empresa en número de camas es tan grande como el mayor hotel de San Sebastián. Tenemos más de 500 camas, al final es una estructura equiparable a la de un hotel solo que en vez de en un edificio estamos en un municipio.

- Ahora se ha puesto de moda invertir los ahorros en un alquiler vacacional. ¿Tanto se gana?

-Asier: No sale rentable a no ser que tengas un piso tan exclusivo que no lo puedas alquilar de forma tradicional. En la forma en que trabajamos es muy gravoso explotar una vivienda de uso turístico.

- Parece lo contrario, la verdad.

- Asier: Sí, pero dentro de un año, cuando el propietario vea los beneficios tras pagar los impuestos pertinentes (IVA, IRPF, consumos de los clientes), es muy probable que vuelva al alquiler tradicional. Frente a la sensación que puede haber de que un piso turístico es un 'negociazo' -de media anual facturarían 30.000 euros- eso será así para el que no paga impuestos, porque pagando impuestos, solamente las viviendas de 'súper calidad' son más rentables que el alquiler tradicional. En realidad en la medida en la que todo el mundo pase por caja el mercado se ordenará solo.

- Unai: Viene mucha gente que piensa que podrá ganar 400 euros la noche por un piso cualquiera. Y no es así. El cliente demanda al final un piso casi equiparable tanto en ubicación como en calidades no te voy a decir al María Cristina, pero sí a un hotel de cuatro estrellas. Los demás pisos, en julio y agosto o en septiembre los puedes alquilar, pero el resto del año no son rentables.

- ¿Qué tipo de turista reciben?

- Unai: La edad media es de 52 años y el 85% de gente son extranjeros (Reino Unido, Australia, Francia...). Sobre todo son familias con niños.

- ¿Tienen miedo de que la burbuja se desinfle y les afecte?

- Asier: Estamos teniendo un volumen significativo de bajas por la competencia de viviendas no reguladas, que no juegan limpio. Viene mucha gente con ganas de invertir, de acondicionar viviendas, pero no prescribimos esas inversiones hasta que el mercado no esté limpio porque es muy difícil competir. Aún así, el contexto es positivo, se está trabajando mucho desde las instituciones y aunque aún falta por hacer, estamos acostumbrados a nadar contra corriente.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate