Diario Vasco

Iurbenor, del todo a la cárcel

Jabyer Fenrández, en un momento del juicio en el que fue condenado a tres años de prisión. /
Jabyer Fenrández, en un momento del juicio en el que fue condenado a tres años de prisión. / / EL CORREO
  • El empresario Jabyer Fernández, condenado a tres años de prisión por insolvencia punible, protagonizó uno de las mayores fiascos urbanísticos de la historia reciente de Bizkaia

El 4 de junio de 2015 el empresario Jabyer Fernández, propietario de Iurbenor, ingresó en la prisiónde Zaragoza para cumplir una pena de tres años por un delito de insolvencia punible a raíz del 'caso Puerta de Bilbao', una operación urbanística en el barrio barakaldés de Lutxana con la que se pretendían construir 2.000 viviendas y que finalizó en una ruina total, resuelta en los tribunales. La larga lucha ante los juzgados por este caso sacó a la luz las relaciones entre el empresario, uno de los hombres más pujantes en el mundo de los negocios vizcaínos en la pasada década, y el PNV, ya que durante las sesiones de la vista oral se desveló como una vez que la operación urbanística estaba en marcha, el propio Jabyer Fernández intentó negociar tanto con el diputado general de Bizkaia como con el propio presidente del EBB, Andoni Ortuzar, los aplazamientos de sus pagos con Hacienda. En sus declaraciones públicas, tanto en los tribunales como en medios de comunicación, Fernández ha reiterado que se sintió «engañado» por los jeltzales. Los jeltzales, sin embargo, siempre han rechazado que se le concediera ningún trato de favor. El que fuera diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao, resumió la actitud de Fernández con esta frase: «Cuando alguien se juega años de cárcel puede decir lo que quiera para defenderse».

Jabyer Fernández, surgido del mundo de la construcción y ferrallista de profesión, creó un entramado de empresas en 1987 en las llegaron a trabajar 2000 personas y que en 2007 llegó a facturar 281 millones de euros. Entre ellas se encuentran Fonorte, una empresa de construcción que también se vio salpicada por los escándalos o Afer. Además contaba como firman como Talleres Melma, dedicada a la máquina herramiento, o Cardgirus, dedicada a la construcción de bicicletas.

Burbuja inmobiliaria

Cuando la burbuja inmobiliaria estalló, las empresas de Jabyer Fernández se comenzaron a tambalear hasta convertirse en una pesadilla no solo para las familias que habían depositado su dinero en alguno de los proyectos inmobiliarios de Fernández sino también para las instituciones que se enfrentaron a una inminente quiebra con numerosas ramificaciones,.Una de las personas investigadas, por ejemplo, fue el expresidente del Athlétic, Javier García Macua, quien ejerció como asesor de Fernández pero finalmente no fue acusado.

En 2011, Jabyer Fernández obtuvo su primer varapalo en los tribunales al ser condenado a diez años de inhabilitación para administrar bienes ajenos por agravar la insolvencia de Iurbenor. La sentencia consideró probado que el empresario destinó parte del importe de la venta de los terrenos en Lutxana a invertir en otras sociedades del grupo. La sentencia más fuerte surgiría en 2014, cuando la Audiencia de Bizkaia le consideró culpable de haber agravado de «forma consciente» la quiebra de Iurbenor. El fallo judicial le absolvió de la acusación de fraude fiscal, aunque, según se ha desvelado hoy, su deuda fiscal asciende a los 52 millones de euros.

Otro de los escándalos en el que se vio envuelto Jabyer Fernández fue Habidite, un proyecto para la creación de casas modulares, que pretendía crear 2000 puestos de trabajo en Alonsotegi. En este caso, los tribunales de la Unión Europea consideraron ilegales los convenios firmados en 2006 por la Diputación de Bizkaia para impulsar esta inversión.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate