Diario Vasco

Adegi alerta contra la tentación de subir la fiscalidad a las firmas ante unos márgenes «asesinos»

José Miguel Ayerza, Pello Guibelalde y Patxi Sasigain presentaron ayer la Encuesta de Coyuntura de las empresas correspondiente al mes de septiembre.
José Miguel Ayerza, Pello Guibelalde y Patxi Sasigain presentaron ayer la Encuesta de Coyuntura de las empresas correspondiente al mes de septiembre. / LOBO ALTUNA
  • La patronal reclama impuestos homogéneos en Euskadi y respecto a España y Europa para poder competir en igualdad de condiciones

La comparecencia de los responsables de Adegi sirvió para que éstos pusieran de relieve los grandes factores de preocupación de las empresas guipuzcoanas. La debilidad de las economías española e internacional, la morosidad, el tipo de cambio, los costes laborales, el precio de las materias primas, la financiación, la competencia o el clima sindical (por cierto, el último en la escala de los doce más importantes) son algunos de los aspectos que, en mayor o menor medida, quitan el sueño a los empresarios.

Pero el presidente de la patronal, Pello Guibelalde, hizo especial hincapién en algo que, resaltó, «nunca sale en los medios». Se trata de la rentabilidad de las empresas, de los beneficios. «Parece que es algo que sólo nos preocupa a nosotros; los márgenes bajan ostensiblemente y todos estamos tratando de aumentar un 30% o un 40% la facturación para mantener los beneficios», dijo.

«Se habla mucho de la precariedad y de los salarios, pero no de unos márgenes que son asesinos; y no hablo del Ibex 35, sino de las empresas de Gipuzkoa y de unos beneficios que son los que, después, permiten realizar inversiones y también crear empleo», afirmó.

Con este asunto aún en el aire, se planteó la posibilidad de que -como esta sucediendo en el conjunto del Estado, donde se ultima una reforma del Impuesto de Sociedades-, la obligación de cuadrar las cuentas en Euskadi para respetar los compromisos de déficit y la consecuente necesidad de mejorar una recaudación fiscal que flojea de manera ostensible (no así en Gipuzkoa) pudiera disparar la tentación de elevar el Impuesto de Sociedades en la comunidad autónoma. Y saltó la luz roja.

A largo plazo

Fue el director general de Adegi, José Miguel Ayerza, quien salió al ruedo de los impuestos para, primero, indicar que la recaudación «no va mal, sólo por debajo de lo previsto». «El IRPF avanza, y eso es síntoma de que el empleo y la actividad avanzan, también el IVA, y por tanto el comercio, mejora, aunque sí es cierto que el comportamiento de Sociedades es menos positivo», declaró.

A continuación dejó bien claro que los empresarios guipuzcoanos no quieren ni oír hablar de posibles subidas de impuestos. «Al final habrá que ver qué presupuestos se hacen; si las expectativas son muy altas, luego podremos pensar que hemos fracasado», resaltó. A su juicio, «la economía ha de tener en cuenta a la empresa, que es la que emplea al 85% de los ocupados y que tiene que ser el referente fundamental de cualquier política económica», dijo, para añadir que «cualquier subida iría en contra de la rentabilidad de las empresas».

Y lanzó un mensaje a navegantes: «Conviene pensar más allá de los objetivos del corto plazo o de cómo evolucionará la recaudación en el corto plazo; habrá que ver cómo favorecer la actividad empresarial y, con ella, la recaudación». «Hay que cuidar de modo especial cuando se hace este tipo de reformas el impacto que pueden suponer sobre la actividad y el empleo», zanjó el ejecutivo.

«Aunque no es lo que más nos preocupa, nuestra demanda pasa por una armonización, primero en el País Vasco, para, después, tener una fiscalidad homologable con España y Europa; recordemos que el mercado es global y los competidores, también», zanjó.

Cuestionados ambos por la reciente recomendación del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, de subir los salarios en toda Europa (el italiano busca desesperadamente subir la inflación), Ayerza dejó claró que «Draghi no es el que dicta la política salarial de Gipuzkoa, donde, por cierto, los salarios subieron en el primer semestre un 0,3% en el Metal y un 0,4% en Servicios, con un IPC en negativo», sentenció. «En nuestro territorio ya hay una subida real; luego, como siempre, será cuestión de cada empresa, siempre en función de su marcha, el subirlos o no», añadió. También hubo mensaje ante el sainete que vive la política en Madrid, y Pello Guibelalde recomendó la filosofía de Adegi de «menos soka-tira y más trainera» para avanzar. «Otro gallo cantaría», dijo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate