Diario Vasco
Nagore Iriberri, ayer en Oviedo.
Nagore Iriberri, ayer en Oviedo. / MARIO ROJAS

Nagore Iriberri: «Mi estudio revela que chicos y chicas reaccionan de forma diferente a la presión»

  • Nagore Iriberri (Profesora de la UPV), La donostiarra recibió ayer en Oviedo el Premio Fundación Banco Sabadell por sus trabajos sobre economía experimental

Nagore Iriberri recogió ayer en Oviedo el XV Premio Fundación Banco Sabadell a la investigación económica. Con este galardón se reconocen sus trabajos centrados en el campo de la economía experimental y la teoría de juegos aplicada al estudio del comportamiento social. Actualmente es profesora en la Universidad del País Vasco, pero lo ha sido también en la Pompeu Fabra de Cataluña y se doctoró en la Universidad de California.

- Sus investigaciones llegan a conclusiones llamativas. Por ejemplo, que las chicas obtienen peores notas que los chicos conforme aumenta la importancia de los exámenes.

- Bueno, eso hay que matizarlo. Las chicas siempre sacan mejores notas que los chicos, en Secundaria y en Bachiller. Lo que muestra el estudio es que esa diferencia se estrecha cuando el examen es más importante porque cuenta más para la nota final. Eso indica que chicos y chicas reaccionan diferente al aumento de la presión.

- O sea, que las chicas aguantan peor la presión.

- Todo lo que se puede decir es que reaccionan diferente cuando la presión aumenta. Pero no sabemos si las chicas bajan o los chicos suben al crecer la presión.

- ¿Y a dónde nos lleva eso? ¿Qué aplicación tiene?

- El interés del estudio viene de que se había observado que las diferencias de género disminuyen en exámenes como la Selectividad, con un peso del 50% en la nota de entrada, y no se entendía bien este fenómeno. Este experimento revela que un factor clave es la presión.

- Otro estudio gira en torno a la conveniencia de informar a un trabajador del resultado obtenido por sus compañeros para que se compare. Concluye que sólo funciona si el salario está ligado a los resultados.

- Así es. Hay una mejora del resultado, pero sólo si el salario está vinculado al rendimiento. También influyen las expectativas de la persona. Si uno esperaba hacerlo muy bien respecto al resto y ve que no, informarle de ello le impulsará a hacerlo mejor. Al contrario, si uno esperaba quedar mal y no es así, se relaja.

- También ha realizado un experimento sobre la utilización de lenguas minoritarias como el euskera.

- Sí, pero es menor.

- ¿Usted habla euskera? ¿Es necesario para trabajar en la UPV?

- Yo sí hablo euskera, pero no es necesario. Yo estoy en la UPV gracias al programa Ikerbasque. Soy una profesora de investigación y doy clases en inglés en el Máster de Análisis Económico.

Las diferencias

- Se ha doctorado en la Universidad de California, ha sido profesora en la Pompeu Fabra y ahora en la UPV. ¿Qué diferencias percibe?

- Yo estudié la carrera en Sarriko y luego hice la tesis en Estados Unidos gracias a una beca del Banco de España. Allí son punteros en investigación. Hay muchos incentivos para que publiques y se te evalúa cada tres años. Es un sistema que se está implementando en universidades como la Pompeu Fabra, que tiene uno de los mejores departamentos de Economía a nivel internacional. Ikerbasque, por su parte, está intentando atraer a científicos e investigadores que han destacado fuera y también tiene evaluaciones cada tres años con comités externos. Si no cumpliese con las expectativas, mi contrato se acabaría.

- ¿Y cómo son esas evaluaciones? ¿Qué se mide?

- El número de artículos que has publicado y la calidad de los mismos. Más lo segundo que lo primero. Una de las publicaciones más prestigiosas es la American Economic Review.

- ¿Cómo decide el tema de las investigaciones? ¿Por qué decide investigar sobre las diferencias de las notas de chicos y chicas según la importancia del examen?

- La elección de temas también forma parte de la labor investigadora. La gran motivación para estudiar las diferencias de género viene de lo que se observa en el mercado laboral. No solo hay diferencias salariales, sino que hay poca presencia de las mujeres en los puestos de más responsabilidad. El estudio sobre cómo chicos y chicas responden a la presión puede ser un factor que ayude a entender estas diferencias.

- ¿Pero no cree que esas diferencias tienen más que ver con que la mujer se sigue encargando de los hijos y para atenderlos frena su carrera? No parece que la resistencia a la presión sea un factor relevante, la verdad.

- Por supuesto, tiene razón. Hay estudios que siguen la carrera profesional de estudiantes de un máster que han acabado al mismo tiempo y se ve cómo la trayectoria de las mujeres está marcada por su reloj biológico.

Temas