Diario Vasco

La pensión de los nuevos jubilados vascos repunta tras retroceder medio año

  • La media creció un 0,3% en Euskadi mientras que en el Estado la caída se situó en el 1,7%

Puede que sean los últimos extertores de un pasado dorado pero por primera vez en lo que va de ejercicio las nuevas pensiones de jubilación contabilizadas en un mes concreto (julio) en Euskadi han registrado una cuantía media superior a la del mismo periodo del año anterior. Un dato curioso y particular en un contexto en el que ninguna comparativa con años precedentes resultaba halagüeña y en el que las duras reformas implementadas en 2013 no hacían prever ningún repunte a corto plazo. Sin embargo, la nota discordante ha llegado y en julio los 1.535 nuevos jubilados con pensión en Euskadi, recibieron una media de 1.663,04 euros en su primera mensualidad, un 0,3% más que en el mismo mes del pasado curso.

El dato registrado por la Seguridad Social en julio apenas supone una mejoría de 4,3 euros en comparación con el mismo mes de 2015 en el País Vasco, pero sirve para cerrar una profunda herida que llegó a los 56 euros de diferencia negativa en el mes de abril. Desde enero pasado, las caídas se habían consolidado e incluso agudizado a medida que se dejaba sentir la influencia de las diferentes modificaciones introducidas por la ley 27/2011, de reforma de la Seguridad Social, que entraron en vigor en 2013. Euskadi puede presumir de ser una de las tres comunidades en las que la cuantía media recibida por los nuevos pensionistas en julio fue superior al curso precedente, un honor que comparte con Castilla-La Mancha (+2%) y Navarra (+2,4%).

El resto de comunidades autónomas continúa registrando caídas en las pensiones de nuevos retirados lo que lleva al conjunto del Estado a ver disminuirse la media en 23,5 euros, quedándose en los 1.328,63 euros, un 1,73% menos que en julio de 2015.

Por territorios, la subida en la nuevas pensiones de jubilación ha dependido del buen comportamiento de Gipuzkoa y Bizkaia. En el primero, el incremento se sitúa en los 28 euros, aunque su media sigue siendo la más baja de Euskadi con 1.609,47 euros. En Bizkaia, la comparativa determina una mejora de 21 euros, hasta alcanzar los 1.689,54. Ambos territorios enjugan el severo retroceso registrado en Álava, donde el descenso llega a los 96 euros, dejando la primera mensualidad de los nuevos jubilados en los 1.692,62 euros.

Cada vez más

Por otro lado, el Ministerio de Empleo y Seguridad Social publicó ayer las cifras referentes a las pensiones totales activas a 1 de septiembre de este ejercicio. El número de pensionistas vascos ha crecido un 1,3% con respecto al mismo mes de 2015 hasta alcanzar los 538.226 beneficiarios y su prestación media, de 1.124,23 euros, ha aumentado un 2% en términos interanuales. En el conjunto del Estado, el número de pensiones ha avanzado una décima menos (1,2%) hasta un total de 9.433.986 prestaciones, nuevo máximo del sistema. Aunque la tasa de crecimiento interanual de septiembre no es de las más altas dentro de la serie histórica de la última década, con ella ya se acumulan ocho meses consecutivos de crecimientos superiores al 1%.

Pero aunque la diferencia entre el incremento de la cifra de pensionistas vasca y la estatal se quede apenas en una décima, una distancia mucho más preocupante registra la subida en el número de jubilados, una tendencia que refleja un envejecimiento más veloz en Euskadi que en el resto de España. Así, mientras el Estado ha sumado en los últimos doce meses 96.253 nuevos jubilados al sistema, un incremento que se coloca en el 1,7%, en el País Vasco perciben una pensión de jubilación 6.761 personas más que hace un año, lo que representa un crecimiento del 2,01%.

Las prestaciones más numerosas en Euskadi son por jubilación. En septiembre hay 342.395 jubilados que cobran una media de 1.293,92 euros, la jubilación más alta de España por delante de Asturias (1.274,78) y Madrid (1.238,96). En el Estado, la media es de 1.046,28 euros.

Además, hay 42.517 vascos que reciben una pensión por incapacidad, que de media asciende a 1.191,86 euros; 135.305 son beneficiarios de una pensión de viudedad (760,74 euros), 15.697 que cobran una pensión de orfandad (442,30 euros) y 2.312 a favor de familiares (653,12 euros).