Diario Vasco

Euskaltel elige a Telefónica para desarrollar su 4G en Euskadi y Galicia

El consejero delegado de Telxius (izquierda), Alberto Horcajo, y el de Euskaltel, Francisco Arteche.
El consejero delegado de Telxius (izquierda), Alberto Horcajo, y el de Euskaltel, Francisco Arteche.
  • El operador vasco sella una alianza con Telxius, filial del gigante español de las telecomunicaciones, que saldrá a Bolsa este próximo lunes

El nuevo consejero delegado de Euskaltel, el ingeniero donostiarra Francisco Arteche, se estrena con un movimiento estratégico para la compañía vasca, la firma, ayer, de un acuerdo con Telxius que le permitirá aprovechar la inmensa red de antenas de telecomunicaciones de la que dispone la filial de Telefónica que, casualmente, saldrá a Bolsa el próximo 3 de octubre. Aunque los detalles de la operación no se dieron a conocer, ambas firmas sí explicaron que la compañía vasca ha asumido el compromiso de usar un mínimo (no se sabe por cuánto tiempo) de 100 de las torres de su nuevo proveedor.

La alianza ofrece ventajas a ambos protagonistas. De una parte, Euskaltel podrá usar esas torres de Telxius para impulsar desde allí la licencia de telefonía 4G en la banda de 2.600 megahercios que ganó en pública subasta en 2011 y que apenas había desarrollado. Se trata, cabe recordarlo, de un permiso que se limita al País Vasco. También facilitará el desarrollo de servicios inalámbricos en entornos rurales o de difícil acceso, así como desarrollos de telefonía móvil.

Hasta ahora, la compañía presidida por Alberto García Erauzkin había dado los primeros pasos en el despliegue de esa red de 4G propia de la mano de Cellnex (la filial de telecomunicaciones de Abertis, también cotizada) y de Orange Towering; ambas construían las torres, que después alquilaban a Euskaltel. Esa entente, que se mantiene, prevé que a final de año haya 50 instalaciones en uso en Euskadi.

Ahora, el grupo vasco tendrá a su disposición a otro proveedor (Telxius), que cuenta con 448 antenas en el País Vasco. Pero la ventaja no termina aquí. R, la cablera gallega adquirida por Euskaltel, acudió a la misma subasta de 4G, y también la ganó -en este caso para dar servicio sólo en aquella autonomía-, aunque no ha iniciado por ahora ningún desarrollo. Telxius tiene en esa comunidad 674 torres.

Si Euskaltel siguiera con su estrategia de mancha de aceite en el norte de España y se planteara un segundo asalto (el primero fue fallido) a la asturiana Telecable, el pacto de ayer con Telefónica vendría como anillo al dedo, pues la cablera hoy en manos del fondo británico Zegona también ganó su respectiva subasta de 4G regional.

El acuerdo firmado con Telxius, que nadie se equivoque, es complementario al pacto existente entre Euskaltel y Orange a través del cual el segundo ofrece al primero el servicio de móvil 2G, 3G y 4G. «Este es un acuerdo que va más allá de los emplazamientos, y recoge una alianza de voluntad de colaboración conjunta que nos refuerza en nuestra estrategia de creación de valor para nuestra sociedad, nuestros clientes y nuestros accionistas», señaló Arteche.

El pacto también beneficia a Telxius, que ofrece una cierta imagen de independencia de Telefónica que le viene muy bien tan cerca de la salida a Bolsa.