Diario Vasco

Las eólicas vascas sacan pecho en la principal feria mundial del sector

  • Diez firmas, ocho de ellas guipuzcoanas, acuden a Hamburgo para captar contratos en un negocio que prevé un crecimiento anual de entre el 5% y el 10% hasta 2020

La energía eólica se está extendiendo por el mundo como una mancha de aceite, un enorme negocio dominado por una decena de grandes fabricantes de aerogeneradores. En un segundo plano, pero no por ello menos importante, se encuentran las empresas proveedoras de equipos para esos gigantes industriales. Y ahí las firmas guipuzcoanas pisan fuerte, con intención de hacerse con una parte lo más suculenta posible de un mercado (onshore y offshore) que crecerá a un ritmo de entre el 5% y el 10% anual hasta el 2020.

Parte de estas empresas, englobadas dentro de la marca Offshore Wind Energy Basque Country, impulsada por el Cluster Vasco de la Energía, participan desde el martes y hasta el viernes en la feria Wind Energy Hamburg, el encuentro más importante del mundo en este ámbito (1.200 participantes). En el stand vasco muestran sus productos ocho empresas, siete de ellas guipuzcoanas: Erreka, Euskalforging, Glual, Hine, Irizar Forge, Kimua Group y Laulagun Bearings. A estas se suma la vizcaína Antec. Además, Gamesa e Ingeteam (de la que forma parte la beasaindarra Indar) cuentan con expositor propio.

José Ignacio Hormaeche, director general del Cluster de la Energía, señala que la alta actividad que se registra en la feria es un ejemplo de la efervescencia que vive el sector. «La energía eólica se encuentra en un buen momento, con un fuerte incremento en la instalación de parques eólicos en todo el mundo, excepto en España, donde el mercado es cero».

Hormaeche añade que la fusión de empresas forma parte de esta ebullición, como la protagonizada por Siemens y Gamesa, una operación que afecta a los 300 proveedores guipuzcoanos de la firma con sede en Zamudio.

Hormaeche opina que la fusión es una «oportunidad» para estas compañías. «He hablado de este tema con las empresas que han acudido a Hamburgo y el clima general es de optimismo, porque indican que se abre la oportunidad de ser proveedores de Siemens. No tienen miedo a competir con proveedores de otros países. De hecho ya lo hacen, y con éxito. Llevan tiempo vendiendo a los grandes fabricantes por méritos propios, nadie les ha regalado nada».

El objetivo de las industrias vascas auxiliares del sector eólico es participar del enorme negocio que se está abriendo en todos los continentes. Se espera un crecimiento de entre el 81% y el 154% de la potencia offshore instalada en el mundo en cuatro años.

Hormaeche señala que el tejido industrial vasco se encuentra en «muy buena posición» para aprovechar estas oportunidades, ya que es capaz de cubrir la cadena de valor de forma integral. La potencia de tiro resulta evidente. Euskadi dispone de 105 empresas que fabrican componentes para aerogeneradores, con una facturación de 7.300 millones y 15.000 trabajadores, una parte de ellos muy cualificados.

Bancos de pruebas

La cadena de valor se completa con el Centro de Fabricación Avanzada del sector eólico (Windbox), entidad que también ha acudido a la feria de Hamburgo. El centro dispone de dos bancos de ensayo en activo, dedicados al sistema de cambio de paso de los aerogeneradores y al cuerpo de anillos. El próximo año se pondrá en marcha el banco de ensayo tripala. Las instalaciones, alojadas en la sede de IK4-Tekniker (Eibar), sirven para que las empresas prueben sus prototipos.

El Cluster de la Energía y varias empresas están trabajando en la posibilidad de construir una plataforma que permita realizar ensayos en el mar, con el fin de simular de la forma más precisa posible las condiciones corrosivas que afectan a los aerogeneradores en ese medio.